Aida. Estoy sanando. El mundo está sanando

Me cuido, me amo, dejo que los demás me amen, digo lo que me nace de dentro, sin callarlo, hago lo que siento que quiero hacer, sin “deber” ni “tener que”. Me respeto. Me honro. Y yo soy tú, así que si me cuido, te cuido. Y si te cuido, me cuido, pero nunca una cosa sin la otra. Cuidarte sin cuidarme no es vivir, es desgastarse. Cuidarme sin cuidarte, tarde o temprano me dolerá en el alma. Y esto lo hago contigo, contigo, con ella, con él, con vosotros, con ellos. Con todos. Sí, hablo de eso que dicen los maestros, hablo de aquéllo de “ama al prójimo como te amas a ti mismo”. Pues eso, ni más, ni menos. Sanar a la humanidad no es fácil ni difícil, es simplemente lo que toca hacer. Y lo haremos, no pensando que es una dura tarea que cumplir, ni pensando que “alguien” lo hará y nos salvará a todos a modo de héroe o de mesias. No amigos. De esta saldremos todos juntos, siendo Todos partícipes. Lo bonito de todo esto es que lo haremos todos, cada uno a su ritmo, pero avanzando, paso a paso, algunos acompañando, otros solos, otros cogidos de la mano, otros con sonrisas, otros con lágimas. Pero al final, el camino lo habrá hecho Cada Uno. Con su cuerpo. Con su par de pies habrá labrado cada paso. Y esto es lo bonito, que todos estamos haciendo camino. Se trata de que cada uno se cuide con amor a sí mismo, de que cada uno se Sane a sí mismo de cualquier enfermedad, resentimiento, rencor, miedo, o sinónimo de todo esto y lo sustituya por amor y sinónimos de él (compasión, paz interior, reposo, capacidad, salud…). Un consejo que me dió un amigo: Si crees que no puedes hacerlohaz como si pudieras hacerlo. El universo se encarga del resto. Pon laintención. Rompe cadenas, tira creencias por la ventana, haz estallar tus corazas. Todos somos sanables. Todos somos humanos. Todos somos uno. Y este uno está en buen camino.sanando el mundo

Esto lo digo yo hoy, pero lo habréis leído y escuchado de muchos otros. De quién te resuene da igual, lo importante es que hagas lo que nazca de tu interior. Eso es lo que más te resonará. Cuando empieces a Real-izar lo que tu interior pide (desde un bocadillo de atún en lugar de uno de chorizo), cada vez te será más fácil hacer real lo que tu interior quiere. Empieza por los detalles: los colores a escoger en todo,  la tipología de letra cuando escribes un email, el color de la camiseta o la camisa. El boli en lugar de la pluma. O la pluma en lugar del boli. Cada detalle que te haga sentir más tu mismo, te acerca más a tu alma y te permite coger carrerilla para hacer lo que has venido a hacer. Coge esta carrerilla, sin prisa pero sin pausa ( o incluso con pausas, pero cógela).

Este texto es para tí, que has sonreído en algún momento del texto, y para tí, que alguna frase se te ha contestado dentro tuyo como un “Sí! Eso es.”. Acción, sin estresarse, pero accionando. VSA: Valientes Sonrientes, Adelante!

Tomado de http://universo-espiritual.ning.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *