Maltrato abierto y maltrato encubierto.

El maltrato psicológico puede ser de dos tipos: abierto y encubierto

Maltrato abierto:

Se trata de un tipo de maltrato que resulta claro y evidente. Insultos o críticas claramente despreciativas, expresadas con ira u odio. El control, manipulación o celos constituyen también un tipo de maltrato abierto.

Entre las conductas que suponen abuso emocional abierto se encuentran las siguientes:

─ Gritar, insultar, despreciar, rebajar, criticar, ridiculizar a la víctima ante los demás, expresar asco hacia ella.

─ Arrojar objetos (no necesariamente hacia la víctima), dar golpes a las paredes, portazos, romper cosas.

─ Retirar el afecto e ignorar a la pareja, o amenazarla con romper la relación. Por ejemplo, no hacerle caso mientras habla, negarse a mantener una conversación, rechazar cualquier gesto de afecto de la pareja, irse de casa.

─ Impedir que vea a sus familiares y amigos, de modo que quede aislada del contacto con otra persona que no sea el maltratador.

─ Celos y deseo de posesión excesivos. Controlar lo que hace y con quien está.

─ Restringir recursos: impedir hacer llamadas telefónicas, impedir el acceso al dinero, interferir en las oportunidades de trabajo, etc.

─ Amenazas de muerte o amenazas de integridad física o sexual, amenazas de dañar a sus hijos o animales domésticos. El maltratador puede amenazar con dañar a los familiares de la víctima y decirle que es responsabilidad de ella impedir que eso suceda.

Maltrato encubierto:

El maltrato encubierto es un patrón sutil mediante el cual el abusador desprecia y rebaja las acciones, pensamientos y emociones de la víctima de una manera indirecta.
Si expresas algún temor, en vez de apoyarte y ayudarte a superarlo, te mira con condescendencia dando a entender que eres débil y cobarde. De este modo, casi cualquier pensamiento, sentimiento, preferencia o deseo que expresa la víctima es considerado inadecuado o negado de un modo indirecto.
La comodidad y bienestar del maltratador es lo único que importa, y no es capaz de sentir empatía por las emociones de la otra persona. Al despreciar sus necesidades y sentimientos le está diciendo, de manera indirecta, lo poco importantes que son.
Muchas de estas personas no son conscientes de que están siendo víctimas de abuso emocional y tienden a pensar que lo que les sucede es debido a sus errores e inadecuación. Muchas se sienten tremendamente deprimidas y no son capaces de expresar con claridad porqué se sienten así. Por eso, el primer paso hacia la curación es reconocer que está siendo víctimas de abuso emocional y establecer una asociación entre sus síntomas y la experiencia traumática que están viviendo.

https://psicorenacer.wordpress.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *