“Por un plato de lentejas” Omraam Mikhaël Aïvanhov.

“Conocéis, ciertamente, este episodio del Antiguo Testamento en el que Esau, hambriento, cede su derecho de primogenitura a su hermano Jacob a cambio de un plato de lentejas. Se trata, evidentemente, de un relato simbólico que hay que interpretar.
Esau representa al ser humano que está dispuesto a sacrificar esta dignidad, simbolizada por el derecho de primogenitura, que le da un gran valor ante los ojos de su Padre celestial, a cambio de placeres inmediatos: el plato de lentejas. Porque el hambre es el sinónimo de todos los apetitos, de todas las codicias. ¡Cuántas otras hambres, distintas del hambre física, reclaman ser satisfechas y hacen que los humanos pierdan su derecho de primogenitura, su dignidad de hijos de Dios! Cada vez que un ser cede a un instinto y no solamente a la gula, sino también a la sensualidad, la ira, los celos, la ambición, el odio… vende su derecho de primogenitura, su realeza interior por un plato de lentejas y se empobrece, se somete, se vuelve un esclavo. A cambio de algo que no vale la pena, abandona un bien extremadamente precioso que hay en él: la vida divina.”


www.prosveta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *