La tierra, un mar de satélites

Desde que la tecnología y las telecomunicaciones han invadido nuestras vidas, algunas veces para bien y otras para mal, nos hemos visto en la necesidad de crear más y más satélites que satisfagan la demanda de información que queremos hacer circular de un punto hacia otro.

El primer satélite enviado a órbita fue obra de la Unión Soviética, en 1957 y con fines puramente militares, aunque oficialmente fueron una contribución al Año Geofísico Internacional. El satélite se llamó Sputnik 1. El segundo enviado a órbita muy poco después fue un hito más, pues fue el primero en llevar un tripulante, la famosa perra llamada Laika.

Una vez perfeccionadas las formas de llevar un satélite a órbita y lograr mantenerlo estable, un tema muy difícil de lograr y que requiere mucha ingeniería, nuevos satélites fueron sumándose y ya no sólo la Unión Soviética los enviaba. Poco a poco la tecnología los fue mejorando, sumándole atributos y características, ya no solo rebotaban información, sino que podían ser nuestros ojos en el cielo.

Actualmente existen más de 5 mil satélites orbitando la tierra, más de 4 mil de ellos están muy cerca de nosotros a unos 700 kilómetros aproximadamente, y el resto circula por la órbita geoestacionaria alrededor de la tierra, a unos 35 mil kilómetros de distancia de la superficie.

Quizás te parezca un número muy grande, pero no lo es, y se estima que el número seguirá creciendo de forma directamente proporcional a la demanda de dispositivos móviles y telecomunicaciones en general.

Entre las aplicaciones más usadas para los satélites se incluyen aquellas referidas a la meteorología, las aplicaciones militares, las que aportan datos a los científicos que estudian la superficie terrestre y su atmósfera, hasta inclusive radioaficionados que desean hacerse escuchar en otras zonas del mundo, y por supuesto las telecomunicaciones que nos convierten en el mundo globalizado de hoy en día.

La tierra, un mar de satélites

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *