“Sun Gazing: Cómo Alimentarnos y Sanarnos con el Sol” Hira Ratan Manek.

“En nuestra cultura nos han enseñado a temer al Sol y a escondernos
de él, cuando en realidad toda nuestra vida depende del Sol,
empezando porque nutre a los vegetales,
que están al inicio de la cadena alimenticia.
Él es nuestro gran benefactor; equilibra la naturaleza y la ecología.
Siempre está ahí. Nos ofrece, gratis y por siempre, vida y salud…
Usted mismo, como los vegetales podrá
incorporar directamente la energía del Sol”
Hira Ratan Manek

El hombre que mira al sol en la foto de llama Hira Ratan Manek (HRM) y nació en 1937 en India. Desde 1995 vive exclusivamente de energía solar y agua y tras 30 años de investigación y práctica personal divulga su método personal, el SUN GAZING, por el mundo en conferencias y cursos gratuitos.

Su objetivo es compartir sus conocimientos para la mejora de la vida en el planeta y ayudar a las personas a sanar física, emocional y mentalmente y a desarrollarse espiritualmente.

Aquí hacemos una introducción sobre él y en sucesivos posts detallaremos cómo realizar el Sun Gazing y resumiremos las enseñanzas de una de sus conferencias.

La técnica solar y alimentarse de agua o prana no es algo nuevo, pero el mérito de HRM es ser un gran divulgador y la persona que más está extendiendo los conceptos de cargarnos de luz solar.

Otros autores que han tratado este tema son el Maestro Omraam Mikhaël Aïnvanhov en su libro “Hacia una civilización solar”,  Jasmuheen en “Vivir de luz” y Paramahansa Yogananda que en “Autobiografía de un yogui” cita muchas personas que a principios del siglo XX se alimentaban de Sol, entre ellas el muy documentado caso de la mística Teresa Neumann.

Los orígenes son tan antiguos como la Humanidad, pero han permanecido ocultos por intereses de poder y por ser algo tan beneficioso y gratuito. HRM lo explica así:

Es una técnica milenaria, que se aplicaba en la antigüedad en todo el mundo, incluida Europa. Hoy quedan pocos pueblos o grupos que lo apliquen. En Bulgaria y Grecia es una práctica que ha prevalecido hasta hace poco; en Bulgaria incluso hoy lo aplican algunos médicos. Pero las religiones establecidas erradicaron el culto al Sol.

Definitivamente, en los textos religiosos modificados han eliminado las referencias al Sun Gazing, para que la gente estuviera bajo la influencia de los sacerdotes y no pudiera ser realmente independiente. Han modificado todos los textos; no queda casi ninguno sin modificar. Si la gente está desconectada del Sol puede ser explotada por los demás.

El caso es pues que el Sol tiene poder y que el hombre puede alinearse con él y conseguir su libertad. Yo llevé a cabo una investigación durante varios años. Empecé en 1962; contaba entonces con 25 años de edad. Madre, la compañera de Sri Aurobindo, me enseñó la práctica de mirar al Sol. Investigué varias culturas y descubrí que el auténtico Surya Namaskar (el Saludo al Sol) del que se habla en yoga consiste en realidad en mirar al Sol.

Investigué prácticas egipcias relacionadas con el dios Ra; estudié tradiciones de Méjico y Perú y conocí el Día del Saludo al Sol boliviano; también entré en contacto con creencias que aún hoy están vigentes en Bulgaria y en Grecia. Asimismo, estuve en contacto con los nativos americanos, etc. Tras muchos años investigando empecé a practicar con mi propio protocolo.

Me costó tres años de ensayo y error establecerlo. Cuando empecé padecía depresiones, a causa de mis negocios. Tenía problemas para dormir y problemas con la comida. A medida que practicaba, el sentimiento de hambre iba desapareciendo. El protocolo de mirar al Sol durante nueve meses con una progresión de diez segundos lo establecí yo, y es una manera segura, que cualquier persona puede aplicar, de llegar al máximo beneficio en su relación con el Sol.

El Sun Gazing que enseña HMT es sencillísimo y se basa en mirar al Sol en las horas más suaves, a su salida y ocaso, y con unos tiempos determinados.

Son 3 fases de 3 meses cada una en la que se va ampliando poco a poco la exposición. Se empieza en 10” y se acaba en 45′ pero a los 9 meses ya hemos acabado esta práctica y nos hemos cargado de energía solar porque las células del cuerpo se convierten en células fotovoltaicas, como un panel solar o como si fuésemos plantas:

La fotosíntesis no es una prerrogativa de los vegetales. La luz solar penetra dentro de la tierra, la cual lleva a cabo su propia fotosíntesis. Es así como se generan el oro, la plata, el cobre, los diamantes, las gemas preciosas. CON EL SUN GAZING HACEMOS NUESTRA PROPIA FOTOSÍNTESIS. Cogemos los fotones del Sol, los cuales constituyen una energía muy poderosa, un néctar que no está polarizado en positivo-negativo.

HRM asegura que la finalizar los 3 primeros meses, en los que se llega a 15’ de exposición, se consiguen beneficios físicos importantes. A los 6 meses y con 30’ se experimenta una importante mejora a nivel mental y a los 9 meses en que se alcanzan 45’ llegan las mejoras espirituales.

Se ha comprobado que el Sol, cuando el índice de rayos ultravioleta es inferior a 2, es una poderosa medicina. Él la denomina “quimioterapia natural” pero sin ningún efecto secundario.

La energía solar llega desde el ojo al cerebro multiplicando y regenerando las neuronas y las glándulas endocrinas cerebrales (pineal, pituitaria e hipotálamo). Además fortalece el sistema inmunitario, equilibra la insulina y aumenta nuestra aura. La lista de enfermedades que puede sanar esta práctica es realmente extensa y sorprendente.

Existen dos libros sobre el poder curativo de la luz solar:
“The Healing Sun” de Richard Hobday
“Light: the medicine of the future” de Jacob Lieberman

En la revista Athanor le realizaron una excelente y muy completa entrevista titulada “Hira Raran Manek: el mensajero del Sol“  de donde hemos extraído las citas superiores, y a continuación publicamos la entrevista de El Periódico del 25-3-09 que es más breve y sintética.

 

Éstas son las palabras de Hira Ratan Manek:

¿Es cierto que usted no come?
Muy raramente tomo comida sólida. Muy de vez en cuando, para no herir los sentimientos religiosos cuando visito un templo, tomo ofrendas conocidas con el nombre de prasad. Pero no, no como.

¿Y?
Solamente bebo líquidos, especialmente agua y té, y a veces café.

Y está vivo.
Y voy a su país el mes que viene. He demostrado ante varios equipos científicos que puedo sobrevivir sólo a base de agua. Me estudiaron en varias ocasiones, por periodos de 130, 211 y 411 días. Los informes médicos están en mi web. Mi contribución a la humanidad es la de dar a conocer la ciencia de vivir de la luz solar. No como: me alimento del Sol. Es una técnica milenaria, que en la antigüedad se conocía en todo el mundo, incluso en Europa. Las religiones establecidas erradicaron el culto al Sol.

¿Se trata de mirar al Sol?
Sí. Mirar al Sol durante la franja de tiempo que yo llamo segura, es sencillo y los resultados son fantásticos. Se obtiene una salud perfecta para mente, cuerpo y espíritu. Se experimenta un incremento de la memoria y la inteligencia. El proceso de envejecimiento se hace más lento.

Mirar al Sol: ¡qué peligro!
No es peligroso. Los primeros rayos de Sol de la mañana y los últimos rayos de la tarde son más beneficiosos que la televisión y los ordenadores. La franja segura no es peligrosa. Los ojos necesitan una buena luz para estar sanos. Nadie ha dañado sus ojos por mirar al Sol en la franja de tiempo segura y durante unos segundos; en cambio, salirse de esta franja sí que puede ser peligroso.

¿Y el cáncer de piel? ¿Y las lesiones en los ojos?
Existen cada vez más libros y estudios escritos por médicos que hablan de curaciones debidas a los rayos solares. Puede consultar mi página web.

No creo que haya muchos médicos ni oculistas que estén de acuerdo con usted.
Se equivoca. Hoy en día ya hay muchos oftalmólogos que creen en los beneficios del sungazing. En Atlanta, decenas de oftalmólogos pudieron estudiar los ojos de numerosas personas que practicaron sungazing y comprobaron que en ningún caso la práctica causó daño alguno. Poco a poco empieza a verse un cambio en las creencias de los oftalmólogos. ¡No se trata de mirar el Sol a las doce del mediodía!

¿De qué se trata?
Daré cursos y charlas en Catalunya para explicar la técnica. Pero, para resumirla, le diré que se trata de mirar el Sol durante una hora segura sólo 10 segundos. Y después, se trata de añadir 10 segundos por día. Solamente pocos segundos. El Sol no es fast food. Cuando el Sol es suave, cuando nos llegan menos rayos ultravioleta, entonces constituye una poderosa medicina. Es una energía inofensiva y carece de efectos secundarios.

¿Y por qué no hablamos de ello?
Todo el mundo sabe que el Sol tiene poder curativo, pero hoy en día este conocimiento queda ocultado por la industria médica y farmacéutica. La ciencia misma afirma que la vida no es posible sin el Sol, pero aún así, los expertos nos mantienen alejados del Sol y no hacen más que hablar de sus peligros.

¿Es usted feliz?
Sí, me considero una persona feliz. El Sol trae felicidad a nuestras vidas presentes en todos los sentidos. Las personas podemos liberarnos de las enfermedades y también la muerte es más feliz.

¿?
La muerte y la vida después de la muerte.

¿Por qué dejó de ser ejecutivo?
Para dedicarme al servicio de la humanidad. Me interesa el bienestar de la humanidad.

¿Cuándo empezó a darse cuenta del poder del Sol?
Me habló de ello la Madre Mira del Aurobindo Ashram, en Pondicherry, cuando yo tenía 25 años. Seguidamente empecé a investigar sobre el tema. Después de 30 años de investigación y búsqueda, a partir del año 1992 empecé a experimentarlo en mí mismo. Me tomó tres años poder recoger los frutos de mi búsqueda y luego expuse mi éxito ante los expertos médicos. Desde entonces ofrezco mi cuerpo a la ciencia, para que sea estudiado.

Usted que tiene práctica, ¿cuánto rato mira al Sol?
La práctica que enseño se realiza solamente durante un período de 270 días, de forma regular o irregular. Una vez que el cuerpo se haya convertido en un chip solar, entonces no es necesario seguir con el sungazing. No es una práctica que tenga que realizarse durante toda la vida. Si usted practica el sungazing durante 270 días (lo que equivale a un total de 111 horas), ya habrá completado la práctica.


Sitio oficial: Solar Healing Center
/www.elblogalternativo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *