“9 Principios prácticos para caminar”

Andar y la claridad mental

Resultado de imagen para caminar imagenes

Debido a la mejora de la función cardiovascular, el cuerpo de una persona que anda con regularidad se encuentra en mejores condiciones de asegurar la llegada de oxígeno a los distintos órganos, incluyendo el cerebro.

No es de sorprender que aquellas personas que dan vueltas de forma regular afirman que la claridad mental ha mejorado y se centran más fácilmente en las tareas que tengan entre manos. Puesto que tienen capacidad para relajar la mente y dejarla vagar mientras andan, se dan cuenta de que la creatividad va en aumento. Los senderistas disfrutan del paisaje bonito por el que pasan y, a la vez, tienen la oportunidad de considerar cosas desde una perspectiva diferente: por todo ello, se estimulan los procesos creativos y la imaginación. Si le interesa mejorar el cuerpo, la mente o los dos, los beneficios de este forma de ejercicio deberían alentaros a dedicar tiempo a ella”.

Mike Garofalo
www.egreenway.com

***

9 Principios prácticos para caminar

Resultado de imagen para caminar imagenes

1. Use zapatos que se ajusten cómodamente y que ayuden a estar en equilibrio. Busque zapatos con una estabilidad de punta a punta y con una buena amortiguación. Deberían permitirle caminar cómodamente y sin problemas, proporcionándole espacio suficiente para mover los dedos de los pies y manteniendo el talón ajustado.

2. Cuando inicie el paso, siempre comience desde el talón. Después extienda el peso de su cuerpo hasta el final de su pie, a modo de balancín. Ésta es la manera natural de caminar (talón-punta). Si no puede caminar de esta manera, necesitará contactar con su médico o fisioterapeuta para solicitarle un diagnostico. Si usted está caminando con la parte plana de los pies o la parte anterior del pie, se sentirá desequilibrado a cada paso que haga.

3. Permita que su peso se hunda en los tobillos y en las rodillas cómo si fueran resortes. Esto dará un sentido de dinamismo a su cuerpo mientras camina. Si las articulaciones de sus rodillas y de sus tobillos se mantienen en una posición rígida o bloqueada, su modo de andar no será fluido y por lo tanto, aumentará la probabilidad de caídas.

4. Al caminar, tenga en cuenta el cambio de peso de un lado a otro – Tai chi Walking

5. Camine desde su ombligo. Los chinos llaman a esta área, Tan-Tien (pronunciado “Dahn T-yen”). Es aproximadamente el centro del cuerpo y el lugar de almacenamiento de la energía Chi. Imagine que tiene un cinturón alrededor de su cuerpo con un trozo de cinturón saliendo desde su ombligo. Cuando camine, hágalo como si alguien estuviera tirando de ese trozo de cinturón, con la sensación de meter el ombligo hacia dentro. Recuerde que esto es sólo una imagen, Usted no debe caminar con el abdomen hacia fuera. Nadie debería saber que Usted está usando esta imagen !!

6. Camine con el cuerpo erguido. Imagínese un hilo saliendo de su cabeza y que el cielo le está tirando del hilo. Ésta es una imagen importante en el Tai Chi Walking. Funciona para evitar la tendencia a inclinarse. Si Usted se inclina, tiene probabilidad de seguir en esa dirección incorrecta

7. Antes de cambiar de dirección, primero gire la cabeza y mire en la dirección que desea ir. A continuación, gire su cuerpo en esa dirección. Muchas caídas ocurren al girar demasiado rápido.

8. Los brazos deben moverse de forma natural a los lados del cuerpo. Esto es importante porque los brazos proporcionan el equilibrio y el impulso. Si llevamos las manos los bolsillos, no se pueden utilizar para prevenir o para amortiguar una caída.

9. Respire profundamente de manera natural para relajar el cuerpo. Un cuerpo rígido es como un palo listo para caerse. Respirar profundamente también mitigará el factor miedo mental.

Por Arieh Lev Breslow
Traducido por Ana López
mpgtaijiquan.blogspot.com.es

7 comentarios en ““9 Principios prácticos para caminar”

  1. Genial. No he podido evitar recordar el cuento de Julio Cortázar titulado ” instrucciones para subir una escalera “. En ocasiones lo obvio se torna confuso.

    Reproduzco el cuento por si a alguien le interesa y lo desconoce :

    Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

    Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

    Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

    — Julio Cortázar –.

  2. E notado que falta un punto que no se a tenido en cuenta y es un detalle muy particular en las mujeres … “ese suave bamboleo de caderas al caminar” que desgraciadamente en la actualidad muy pocas tienen esa feminidad al desplazarse. La gran mayoria camina con las caderas rígidas como lo hacen normalmente los hombres.
    Puede que el habito de usar pantalones haya influido en algunas características del caminar.
    Hasta puede que ese suave bamboleo le resulte en algunos beneficios a la mujer.
    Bue, es solo mi punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *