“La Ciencia de los Milagros: El lenguaje cuántico de sanación, de paz, de sentir y creer” Gregg Braden.


Gregg Braden, geólogo jefe de Philips Petroleum, ingeniero y diseñador de sistemas aeroespaciales, es un científico conocido por unir el mundo de la espiritualidad con el de la Ciencia.
Experimentos científicos demuestran cómo se interrelacionan los sentimientos, las emociones y los pensamientos en la creación de la realidad.
Estos descubrimientos nos muestran, más allá de toda duda razonable, que tenemos el poder de revertir la enfermedad, redefinir el envejecimiento, crear la paz entre las naciones e incluso cambiar la propia realidad a través del poder de las emociones basadas en el corazón y las creencias.
Nuestro ADN es un código que podemos cambiar y “actualizar” por elección!
En los primeros años del siglo 21, los científicos confirmaron la existencia de un campo de energía que nos conecta con todo en nuestro mundo. Se le han atribuido nombres como: El Holograma de Quantum, El Campo, La Matriz Divina, La Mente de Dios…
Las investigaciones han demostrado que, a través del conducto de esta energía, los sentimientos, creencias y oraciones dentro de nosotros, cambian el mundo que nos rodea.


Annaisa Fuentes
www.greggbraden.com

3 comentarios en ““La Ciencia de los Milagros: El lenguaje cuántico de sanación, de paz, de sentir y creer” Gregg Braden.

  1. Fantástico…. un ingeniero dedicado a curar…. con NADA…

    ¿alguien se da cuenta de lo peligroso de este tipo?

    ¿que responsabilidad guarda con respecto a lo que dice?

    Es un criminal.

    Profesor J

  2. Cuando busco información, veo q siempre a los agentes del combo cosmico, los traducen y cuando hay documentos serios o existen pocos , o nunca son traducidos por nadie y he visto hasta de aquellos que hicieron investigaciones profundas de un dia para otro, los desaparecen..como asi en medios lejanos, no hay quien deje de citarlos…mas cuando se habla de periodismo, de investigación. Lo que si estos eruditos salen siempre de los mismos lugares que hoy se encuentran, seriamente afectados. Y tal es la decadencia, que las exportan. El problema es, de quienes las compran. Saludos Profesor J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *