Tus abismos

Tus abismos
Nunca podrás escapar de ti. Cada noche al acostarte y apagar la luz estarás solo y en tu cabeza azotarán las voces de tu sima. Y a ellas no puedes engañarlas. Puedes darte la vuelta y seguir como si no pasara nada, seguir fingiendo que todo son flores y que no hay malas hierbas por donde pisas. Que el abismo queda lejos y que sonríes porque eso lo cura todo. Pero ellas no van a callarse y cada vez harán más y más ruido.

Al principio será como un pequeño rumor de olas, casi apacible, como si de la banda sonora de una playa desierta se tratase, pero poco a poco ese sonido se irá convirtiendo en tempestad y romperá contra tus rocas en una letanía ensordecedora que no podrás ignorar.

Se te sujetará al pecho la presión de esa marea y empezarás a sentir que te ahogas aunque nunca te falte el aire. Y dejarás de poder dormir con tranquilidad. Sufrirás pesadillas. Verás rostros de mujer que no conoces con los ojos en blanco, te desafiarán y aguantarás su mirada. Tendrás que encender la luz varias veces para calmarte, para secarte el sudor. Para tratar de seguir durmiendo.

Sabes que tarde o temprano tendrás que citarte con tus fantasmas. Dejarlos pasar sin miedo y de golpe en tu habitación. Tomar un café con ellos. Que te rodeen. Que te cuenten cosas que no conoces y otras que no quieres escuchar, para después, dejarlos marchar en paz. Intuyes que esa es la solución y sin embargo retrasas el momento. ¿Por qué? ¿A qué viene esta absurda fortaleza? ¿Por qué tanta coraza?

Tal vez tendrás que buscar esas respuestas en tu corazón roto. En la decepción de la última huida. En aquel fracaso que no reconoces como fracaso y que temes llamar “abandono”.

Y sabes que vas a tener que romper cosas en el camino, es inevitable, tendrás que alejarte de lo que te daña. Tendrás que cerrar círculos y quebrar lazos. Y dolerá. Pero el dolor también puede curarte.

Todo empieza por dejar de llamar cicatriz a lo que todavía sangra. A lo que todavía duele. A lo que nunca se ha cerrado. Es el momento de saltar a tus abismos. Dejar la seguridad del puente.

Disfruta del vuelo y de las vistas. Y no olvides tu paracaídas.

Autor: Óscar Sejas

http://utopiaendiasrojos.blogspot.com.es/

Un comentario en “Tus abismos

  1. Este escrito de Sejas es Muy lindo y espectacular ………………para hundirle el barco al mas bravo de los “desolados” que se aferran a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *