La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida

La mayoría de nosotros suele ceder un poco el control a la mente cuando esta intenta viajar en el tiempo e ir hacia el futuro, hacia donde no tenemos el control de nada, ni podemos efectivamente reaccionar, porque simplemente ese momento solo existe en nuestra imaginación.

Y cuando  sentimos ansiedad, esa conducta que nos empuja al futuro, la imaginación normalmente no está trabajando para ofrecernos el escenario más bello, más placentero. Sino que está generando una serie de posibilidades una más nefasta que la otra que lo que hacen es cargarnos de miedo, de angustia y de la incertidumbre desagradable de que las coas puedan no ocurrir como deseamos.

Siempre podemos reprogramar nuestra mente

Ansiedad

Reprogramar nuestra mente a favor, es posible y muy recomendable, llamarla cada vez que nos demos cuenta de que estamos fuera del presente a estar aquí y ahora, nos permite disfrutar mucho más de la vida.

Dejarla viajar al futuro puede convertirse en una estrategia que usemos a nuestro favor, ¿Cómo? Imaginando los resultados que queremos, los escenarios que sí queremos vivir, visualizándonos y proyectándonos en ese futuro creado en nuestra mente aguardando nuestra llegada.

¿Cómo podemos reconocer la diferencia de esos viajes a futuro de nuestra mente?

Identificando las emociones que sentimos mientras nuestra mente se adelanta del tiempo presente. Si nos emocionamos, si sentimos gusto, placer, alegría, estamos colaborando con nosotros mismos, con nuestro bienestar y le estamos dando cabida a aquello que creamos en nuestra mente.

Si por el contrario, sentimos angustia, miedo, impotencia… Estamos dándole cabida a la ansiedad y ello solo va a contribuir a que llamemos a nuestras vidas todo aquello que potencie esa sensación de malestar.

El Universo trabaja a tu favor

Ansiedad

El universo es un gran sí, que no entiende de buenos y malos, solo de vibración, si vibramos a la frecuencia de la alegría, atraeremos cosas que nos hagan sentir de esa manera. Si vibramos con el miedo o con la tristeza, atraeremos cosas que nos hagan sentir así.

Es por ello que es tan importante sentirnos bien, porque esa es nuestra mejor protección y la garantía de que vamos a atraer lo mejor a nuestras vidas.

Mira el futuro con optimismo, con pasión, con emoción… puedes conseguir todo lo que quieras en la vida, puedes ser lo que quieras, no te preocupes por el cómo, encárgate de confiar en ti, en la vida, en el universo con todo y sus misterios.

Ocúpate hoy de lo que este día tiene para ti, este momento te ofrece muchas posibilidades, abrázalas, encoge la que sientas que es la mejor. Cada día trae sus propias cosas, mantente en el presente, convence a la mente de que aquí hay mucho que atender y esa será la mejor manera de vivir.

El futuro es incierto, si lo podemos decir en este momento, donde hace un mes ninguno de nosotros se imaginó que podríamos estar en esta situación actualmente. Los planes cambian, la vida cambia, ser flexibles nos permite fluir con la experiencia sin generarnos mayores dolores.

Ya cuando llegue el día de mañana veremos qué trae… Por ahora ocupémonos de vibrar con lo que nos gusta, con lo que queremos, con todo lo bueno que podemos reconocer en nuestras vidas. Saquemos de todo lo que vivimos lo mejor y seamos siempre optimistas, esperando los mejores resultados posibles de todo lo que hagamos.

La ansiedad siempre va a estar en la puerta, esperando ver a la mente desligarse del presente para guidársele del cuello y cargarla con su malestar… pero eso lo podemos cambiar estando el mayor tiempo posible en el único momento que tenemos y mirando siempre con fe el futuro que nos espera.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida

1 comentario en “La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida

Responder a AL BAEZZ Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.