COVID-19. El mutante israelí, las predicciones de las FDI israelí y la realidad sobre el terreno

Covid-19. El mutante israelí, las predicciones de las FDI israelí y la realidad sobre el terreno

Gilad Atzmon

En el momento de escribir este artículo, el 75,4% de los nuevos casos de Covid-19 en Israel tienen menos de 39 años. Sólo el 5,5% tienen más de 60 años. Sólo el 59,9% de los pacientes críticos tienen más de 60 años. El 40% tiene menos de 60 años. El país también ha detectado un fuerte aumento de casos de Covid-19 entre las mujeres embarazadas. Muchas de ellas están hospitalizadas, y ocho se encuentran actualmente en estado crítico.

En Israel, los casos de los recién nacidos Covid-19 han experimentado un aumento significativo del 1300% (de 400 casos en niños menores de dos años el 20 de noviembre a 5.800 en febrero de 2021).

El número de casos de Covid-19 por habitante en Israel aumentó bruscamente y fue uno de los más altos del mundo (si no el más altos) durante el primer mes de la campaña de vacunación masiva «exitosa». En dos meses de inoculación intensiva con la vacuna Pfizer, Israel logró duplicar el número de muertes que acumuló en los diez meses anteriores a la pandemia. Estamos hablando de 2.700 ciudadanos israelíes, una cantidad similar a la cantidad de los soldados ejército israelí que murieron en la guerra de Yom Kippur, supuestamente el evento más traumatizante en la historia moderna de Israel.

Cuando le presenté estos números a David Scott de UK Column hace apenas dos días, su reacción fue directa y lúcida: «lo que usted describe aquí es, en realidad, una nueva enfermedad». Me temo que Scott tenía razón. Esto es exactamente lo que vemos en Israel.

Ayer vi la discusión en directo de Ynet con el profesor Nachman Ash, el “jefe de Covid-19” israelí. Durante el debate en línea, el profesor Ash intentó abordar las preocupaciones de los israelíes con respecto a la situación de Covid-19 y el impacto de la vacuna Pfizer. Sorprendentemente (o no), Ash tuvo problemas para responder a la mayoría de las preguntas por razones obvias. Nadie, incluido el profesor Ash, conoce las respuestas a la mayoría de las preguntas cruciales sobre el Covid-19 y las llamadas «vacunas».

Nadie sabe qué eficacia tendrá la sustancia Pfizer a largo plazo. Nadie sabe cómo evolucionará el Covid-19 en un futuro próximo. Nadie sabe si los israelíes están a punto de enfrentarse a una oleada masiva de ADE (mejora dependiente de anticuerpos), aunque esperemos que no. Lo que sí sabemos con certeza es que los especialistas médicos israelíes que expresan estas preocupaciones tan legítimas son objeto de abuso y acoso demenciales. Pueden perder  fácilmente su licencia médica de por vida. El doctor Avshalom Karmel , que tuvo la valentía de advertir a sus conciudadanos sobre las posibles consecuencias de la vacuna, denunció ayer en un tuit: “El Ministerio de Salud me está amenazando, el director de mi hospital me regaña…” ¿Es así como se supone que debemos tratar a los profesionales de la medicina en una sociedad «libre»?

Escuché la entrevista en directo con el profesor Ash aunque realmente no tenía nada que ofrecer, pero entonces llegó la pregunta que estaba esperando. Un israelí le preguntó al profesor Ash «¿durante cuánto tiempo va a ocultar el hecho de que estamos tratando con un “mutante israelí”?» El presentador de Ynet calificó la pregunta de «conspiranoica», sin embargo Ash admitió que «estamos detectando muchos mutantes». No pude escuchar un desmentido categórico.

Lo cierto es que la discusión sobre un «mutante israelí» viene de lejos. A finales de enero, los servicios de inteligencia del ejército israelí advirtieron de la posibilidad de un mutante israelí Covid-19 es una posibilidad probable. El 24 de enero, el Times of Israel informó de que «un grupo de trabajo dirigido por militares advirtió sobre la posible aparición de una variante israelí mutada del coronavirus resistente a las vacunas» y que «el lanzamiento masivo de la vacuna en el marco de la epidemia en curso podría ejercer una “presión evolutiva” sobre el coronavirus…»

Una lectura de la política israelí actual sugiere que la Inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel (AMAN) puede haber acertado en sus predicciones. A juzgar por los síntomas únicos y novedosos asociados a Covid-19 en el Estado judío, estamos ante una enfermedad con características novedosas. Ataca a los jóvenes y a las embarazadas, ha abandonado a los mayores y a los vulnerables. A medida que Israel baja la edad de los vacunados, los casos de menor edad aumentan exponencialmente.

Es difícil ignorar la posibilidad de que el éxito de la campaña de vacunación masiva sea la tarjeta electoral del primer ministro Benjamin Netanyahu. Si la campaña demuestra ser un éxito en vísperas del día de las elecciones, se espera que Bibi debería ganar. Sin embargo, si la vacunación masiva resulta ser una empresa desastrosa, imprudente y políticamente motivada que ha puesto en riesgo a toda la población israelí, no solo se destruiría su futuro político, sino que probablemente vería ampliarse considerablemente los procedimientos penales contra él, y no sólo en Israel.

No estoy en posición de verificar si la profecía de AMAN sobre la posible aparición de un mutante israelí se ha cumplido, pero puedo intentar analizar las políticas actuales de Israel a la luz de un posible desarrollo tan preocupante.

1. Israel ejerce una presión increíble sobre todos los israelíes para que se vacunen. Mediante un «pasaporte verde», planea limitar drásticamente las libertades de los no vacunados y su capacidad para ganarse la vida. Netanyahu prometió el 24 de febrero que, para el 10 de abril, todos los israelíes estarían vacunados. Por supuesto, esto puede ser interpretado por algunos como la «verdadera preocupación» de Bibi por la salud de su pueblo. Una explicación más cínica es que Bibi entiende ahora que si hay una cepa israelí desencadenada por la campaña de vacunación masiva, la única forma de combatirla es vacunar a todos los israelíes vivos con la esperanza de que la vacuna pueda reducir la enfermedad y la muerte, como sugieren varios estudios.

2. Los aeropuertos internacionales, puertos marítimos y pasos fronterizos de Israel permanecen bloqueados indefinidamente. Algunos israelíes pueden llegar en avión, pero nadie puede salir del país. Uno puede preguntarse por qué no se permite salir a los israelíes (o incluso sólo a los vacunados). Una posible explicación es que Israel insiste en impedir la salida del país de una cepa potencialmente única de Covid-19. ¿Por qué Israel no permite viajar a su amplia comunidad de personas vacunadas? Una posibilidad es que Israel reconozca que los vacunados pueden propagar la cepa. Incluso se podría insistir y preguntarse por qué Israel se preocupa por la propagación de un mutante. No sé si a Israel le importa o no, pero sé que tienen elecciones en menos de un mes. Bibi hará todo lo que sea necesario para mantener la imagen de un éxito rotundo en la lucha contra el Covid-19. A los israelíes que han sido los conejillos de indias en este experimento se les pide que se mantengan en la fila durante al menos un mes más.

3. Nos enteramos por diferentes fuentes israelíes de que algunas cuestiones relativas a la política israelí sobre el  Covid-19, incluidos los debates en el Gabinete Gubernamental  de La Corona, están ahora sujetos a leyes de confidencialidad de 30 años. En Israel, solo los asuntos relacionados con la seguridad nacional (como las operaciones secretas de las FDI y el Mossad) gozan de ese estatus de «confidencialidad». ¿Qué es lo que el gobierno israelí y su primer ministro insisten en ocultar a su pueblo y al mundo y por qué?

Hay un número creciente de estudios realizados en Israel que indican que la vacuna ha permitido prevenir la enfermedad y la ha reducido en más del 90%.  Ayer, un nuevo estudio “confirmó” que la vacuna de Pfizer «funcionó tan bien en el mundo real como en el ensayo clínico que ha conducido a su utilización”.

Por mi parte, no tengo ninguna duda de que la vacuna podría tener éxito a corto plazo para proteger a quienes estén dispuestos a tomarla. Pero tampoco puedo hacer la vista gorda ante la aterradora correlación entre la vacunación masiva y el aumento exponencial de los casos de Covid-19 y las muertes que se pueden detectar en todos los países que participaron en la vacunación masiva. No puedo hacer la vista gorda ante el hecho innegable de que la rápida vacunación masiva en Israel se correlaciona con un cambio radical en los síntomas de Covid-19 hasta el punto de que aparece como “simplemente  una nueva enfermedad”.

Por lo tanto, pido a todas las personas y gobiernos responsables que traten el caso israelí con cautela y que examinen la evolución en los síntomas como un evento peligroso crucial.

Si AMAN del ejército israelí estaba en lo cierto al emitir una advertencia e Israel se enfrenta a  su propia cepa única, entonces Israel debería sincerarse y decirle al mundo que es el caso. Esto es lo que hicieron China y Gran Bretaña. Esto es lo que acaba de hacer California. Esto es exactamente lo que esperamos de una nación responsable, pero Bibi puede preferir mantener sus cartas cerca del  pecho. Si este es el caso, puede tener dos caminos para elegir. La primera es bloquear el país y evitar la propagación de la variante israelí antes de las elecciones. La otra es alentar a otros países y gobiernos irresponsables a seguir el camino israelí para que que acaben desarrollando sus propios mutantes letales.

gilad.online

http://www.verdadypaciencia.com/2021/03/covid-19.el-mutante-israeli-las-predicciones-de-las-fdi-israeli-y-la-realidad-sobre-el-terreno.html

1 comentario en “COVID-19. El mutante israelí, las predicciones de las FDI israelí y la realidad sobre el terreno

  1. Correlación de hechos no implica causalidad. Olvidar ése matiz demuestra ignorancia o interés.

    Que hayan aumentado los casos ( y por tanto las muertes ) tras la aplicación de la vacuna no significa que sea por la vacunación. Y que aparezcan cepas nuevas tampoco.

    El aumento de casos en enero y febrero se debe a los acontecimientos poblacionales de diciembre. Yo lo anticipé en esta misma página, era evidentemente previsible. Ha coincidido con la administración de vacunas, pero eso es sólo una coincidencia temporal.

    Sin vacunas habría habido igualmente un incremento notable de casos y muertes, por los muchos contagios producidos en diciembre. Eso es indudable. El virus lleva un año comportándose de manera muy lógica, muy previsible. Retorcer los argumentos para sacar un beneficio de opinión propia es mezquino.

    ¿ Las nuevas variantes ? Lo más probable es que existan muchas más de las que creemos y conocemos. Incluso una o varias específicas de paises o zonas geográficas. No es extraño, el virus no ha estado un año leyendo el periódico y pasando el rato. Ha estado optimizándose allí donde ha podido propagarse. Y va a continuar haciéndolo mientras se lo permitamos.

    ¿ La correlación con la vacunación ? Es como si un conductor recorre 300 km sin problemas y se detiene en un área de servicio a tomar un bocadillo de jamón. Y tras reanudar la marcha, a los 10 km, sufre un accidente grave. ¿ La causa ha sido la ingesta del bocadillo ?

    O analizamos las cosas con seriedad o sólo perdemos el tiempo. Y ya llevamos mucho perdido, no sólo tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.