EL OBSERVADOR

      

  La Meditación, especialmente el Zen, nos dice que debemos sentarnos y ser el simple observador de lo que acaece.

          En silencio, sin opinar, sin reaccionar, sin juzgar o discriminar, aquello que es percibido por el observador, que debe permanecer meditando, sin inclinarse a un lado u otro.

          Tras años de práctica, cuando parece que está alcanzando la meta, el Zen nos dice que no hay observador, que no hay algo que observar, que no hay espejo donde puedan depositarse nuestras ilusiones y sueños, que no hay ilusiones y sueños en una realidad, donde los sueños son sueños reales, las ilusiones son reales ahora, y sin embargo no pueden depositarse o ser observadas, al existir en su Seidad que existe en un solo Ser.

          Nos parece incongruente, nos parece que el Zen es una serie de mentiras, en las que nos niegan el tiempo, el espacio, al hablarnos del Aquí y Ahora, que nos niegan lo que somos, al decirnos que somos Vacío, que tratan de confundirnos, cuando nos dicen que nos encontraremos siendo el observador, y cuando casi lo conseguimos, nos dice que no hay observador o algo que observar.

          Recuerdo que en uno de mis viajes estuve varios días sin comer, tenía un hambre terrible y se escuchaba más fuerte el ruido de mis intestinos que mi voz.

          Me hablaron de que debería comer, que todos mis males estaban resueltos en la comida, desgraciadamente, cuando comí: mis intestinos dejaron de hablar, mi hambre murió y desapareció y dejaron de interesarme los alimentos.

          A veces, cuando soñamos, cuando nos ilusionamos en ir a algún sitio, sólo podemos tenerlo, hasta que vamos y lo convertimos en el único lugar del Universo donde no podemos ir.

          Ser el Observador, no puede conseguirse sin trascender la Dualidad, donde existen el observador y lo observado, donde se rompe la discriminación y prejuzgar del ego, pero que es necesario que el yo y el ego sigan existiendo, para que alguien lo haya conseguido.

          El Observador Zen, tiene que ir un paso más allá, donde sólo existe: Meditación, Zen, Universo, Todo, Observador, pero sin alguien que pueda saber, conocer, llamarles o darles nombre, por lo que se dice que hay Vacío, no porque no hay todo cuanto hay, sino porque no hay diferenciación, separación o percepción del yo, y por tanto de demás.

https://yuishinsan.blogspot.com/2021/07/el-observador.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.