Revisar el móvil constantemente afecta tu cerebro

Los smartphones han llegado para quedarse. Tanto es así que en la actualidad la mayoría de las personas no concebiría su vida sin este artilugio. Sin embargo, el móvil no solo ha cambiado nuestra forma de comunicarnos sino que también ejerce una profunda influencia en como procesamos la información proveniente del medio e incluso puede afectar el funcionamiento de nuestro cerebro, aunque estos cambios se producen de manera tan gradual que casi nunca somos conscientes de ellos.

¿Cómo te cambia estar continuamente pendiente del móvil?

1. Nuestro cerebro se vuelve adicto a la estimulación contínua. El flujo constante de información que nos llega a través del móvil hace que nuestro cerebro se acostumbre a una estimulación continua. Por consiguiente, cuando estamos rodeados de paz y tranquilidad, sin el móvil al lado, comenzamos a experimentar una sensación parecida al síndrome de abstinencia. Nos sentimos nerviosos y porque nuestro cerebro echa en falta esos estímulos. Por eso, no es extraño que un estudio realizado en la Universidad de Isfahan haya encontrado que las personas que más usan el móvil también tienen una mayor tendencia a la adicción y al trastorno obsesivo-compulsivo.
2. Nos volvemos intolerantes a la soledad. El móvil nos permite estar conectados en cualquier momento y en cualquier lugar, por lo que al final la soledad se convierte en una rara compañera que deseamos evitar a toda costa. Estamos tan pendientes de las redes sociales, los mensajes y el correo que prácticamente no pasamos tiempo con nosotros mismos. Como resultado, nos volvemos intolerantes a la soledad. Sin embargo, la soledad no es sinónimo de vacío emocional y no siempre es negativa sino que es la base para promover la introspección y nos permite madurar como personas.
3. Nos convertimos en personas hiperreactivas. Estar continuamente pendientes del móvil genera un estado permanente de alerta que termina causando irritabilidad. Si el cerebro se ve obligado a mantenerse siempre vigilante, redistribuirá sus recursos y comenzará a evaluar las situaciones a las que nos exponemos en términos simplistas, calificándolas simplemente como “peligrosas” o “seguras”. Como resultado, es normal que reaccionemos de manera exagerada ante ciertos estímulos, lo cual terminará provocando dificultades en nuestras relaciones interpersonales. De hecho, un estudio realizado en la Kent State University desveló que el uso frecuente del móvil está relacionado directamente con un aumento de la ansiedad y una satisfacción menor con la vida.
4. Dejamos de reflexionar. Si no nos quedamos a solas con nuestros pensamientos, no tenemos la oportunidad de reflexionar y valorar los pros y los contras de las decisiones. Como resultado, terminaremos actuando de manera irreflexiva y tomando decisiones de las cuales podríamos arrepentirnos. Obviamente, el hecho de tener siempre a mano una respuesta a través de Internet tampoco estimula la resolución de problemas. Hoy es más fácil buscar una respuesta online que intentar atar cabos sueltos, reflexionar y llegar a nuestras propias conclusiones. En práctica, desconectamos cada vez más la corteza prefrontal del cerebro, que es precisamente la encargada de ayudarnos a planificar, resolver problemas y tomar decisiones.
5. Nos roba la energía que el cerebro necesita para recuperarse. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Michigan analizó cómo las personas usan sus móviles después de la jornada laboral y encontró que la mayoría se conectaban a este prácticamente hasta el momento de irse a la cama. Estos investigadores notaron que usar el móvil cuatro horas antes de dormir afecta considerablemente la calidad del sueño, dejándonos sin energía para el día siguiente. Esto se debe a que la luz azul que emiten estos dispositivos afecta nuestro ritmo circadiano, lo cual es especialmente peligroso si tenemos en cuenta que durante el suño nuestro cerebro se encarga de eliminar las sustancias de desecho de su metabolismo.

¿Cuál es la solución?

En realidad no se trata de renegar el uso del móvil sino de limitar el tiempo que pasamos delante de esta pantalla. Más allá de esas pulgadas hay una vida intensa e interesante esperándonos, no tiene sentido reducir nuestro mundo a ese universo virtual.
Fuentes:
Babadi, Z. et. Al. (2014) The Relationship between Mental Health and Addiction to Mobile Phones among University Students of Shahrekord, Iran. Addict Health; 6(3-4): 93–99.
Lepp, A. et. Al. (2014) The relationship between cell phone use, academic performance, anxiety, and Satisfaction with Life in college students. Computers in Human Behavior; 31: 343–350.
Johnson, R. et. Al. (2014) Beginning the workday yet already depleted? Consequences of late-night smartphone use and sleep. Organizational Behavior and Human Decision Processes; 124: 11-23.

Rincón de la Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.