Aida. La historia oficial de objetos fuera de lugar.

by EL ARCA DE LOS DIOSES

La supresión de la evidencia histórica que cambiaría nuestra comprensión de cómo el hombre antiguo ha evolucionado, es bien conocida entre los que investigan la información sobre las primeras civilizaciones conocidas y desconocidas.

Sin embargo, aun cuando el nuevo material está cambiando la manera en que vemos nuestro pasado,  los acontecimientos que rodearon los sorprendentes descubrimientos de la década de 1960 en el centro de México específicamente en la región de Hueyatlaco, son verdaderamente innovadores. Durante una serie de excavaciones, los arqueólogos y geólogos descubrieron restos humanos que datan de una fecha increíble que revela una antigüedad de 250.000 años.

La pregunta de rigor es por qué no hemos oído hablar de este descubrimiento en los libros de historia u otros documentos.

La razón más lógica es que la evidencia coincide con los primeros restos de los seres humanos encontrados en África durante la investigación realizada por Louis Leakey.

El descubrimiento de Leakey es considerado la base para armar el rompecabezas histórico de la evolución humana. Lo que narra este descubrimiento increíble y que destaca el equipo de investigación que participo en el trabajo de campo, fue desprestigiado; pero estas personas no eran un grupo de aficionados, eran universitarios altamente capacitados, educados y científicos. Estos descubrimientos arqueológicos  realizados en México Central, evidenciaban que fueron la obra del hombre primitivo. Huesos de animales exquisitamente tallados y puntas de lanza avanzadas causaron mucho revuelo. Las pruebas científicas entraron en conflicto con la teoría, cuando Cinco pruebas geológicas mutuamente excluyentes, revelaron que tenían más de 250.000 años de antigüedad. A pesar de la geo-cronología, los arqueólogos insistieron que las fechas de edad eran incongruentes y afirmaban que Esta zona arqueológica de clase mundial se formó fuera de los límites de la investigación oficial, y fue catalogada como una zona profesional prohibida. El único problema era la datación. Puntas de lanza no podían ser fechadas con datación de radio carbono (porque no son orgánicas), pero las capas de ceniza de un volcán antiguo por encima de los artefactos pudieron ser fechadas, usando varios nuevos métodos de prueba. Los resultados fueron tan escandalosos, que los arqueólogos oficiales se negaron a aceptarlos. Es evidente que cuando un campo de la ciencia entra en conflicto con otros, los nuevos descubrimientos deben luchar contra la evidencia, contra la creencia, la exposición de lo que algunos han llamado “el lado oscuro de la arqueología “. Los testimonios hablan de que los “Federales”, intimidaron a los trabajadores con armas de fuego, para llegar a firmar confesiones falsas de que los artefactos se sembraron. El descubrimiento de Hueyatlaco México (validado por pruebas científicas), era tan completamente innovador en sus implicaciones, que fue suprimida inmediatamente por un número de universidades americanas. Si se revelaba que el desarrollo de los seres humanoides en América del Norte se habían producido al mismo tiempo que en África, sería completar el orden cronológico de cómo se entiende nuestra evolución. Se nos enseña que el hombre se desarrolló en África – y luego a través de miles de años de desarrollo y migración, cruzaron el Estrecho de Bering de Rusia – a Alaska y finalmente hizo su camino hacia el sur. El descubrimiento de América central obligaría a los científicos a cambiar por completo esta teoría. En junio de 1936 (o 1934 según algunas versiones), Max Hahn (1897-1989) y su esposa Emma, se fueron de excursión a lo largo de Red Creek, cerca de Londres, en Texas EEUU. Fue allí, que descubrieron un artefacto que parecía completamente fuera de lugar. Lo que encontraron fue una pieza única de madera que sobresale de una concreción de una roca. Cuando su hijo quebró la roca en 1947, se reveló un martillo de hierro con un mango de madera. El artefacto enseguida ganó la atención del mundo cuando Carl Baugh, un creacionista, compró el artefacto en 1983, “The London Hammer”, o el Martillo de Londres, como algunos lo llaman.

Esto fue promovido por Baugh como un descubrimiento monumental ‘Pre-Flood’ – pre-diluviano. Una curiosidad adicional se generó, cuando un informe de 1985 de la Creación Ex Nihile, fecha la formación rocosa que abarca el martillo de entre 400-500.000.000 años. El martillo es de seis pulgadas (15.24cm) de largo con un diámetro de una pulgada. El metal ha sido identificado como que consiste en 96,6% de hierro, 2,6% de cloro, y 0,74% de azufre. Los creyentes señalan que este martillo no se ha oxidado desde su descubrimiento, hace más de setenta años. Esta es sin duda una mezcla de metalurgia única, de los que algunos dicen ser una tecnología perdida del hombre antiguo. Así comienza el misterio. ¿Qué hace un martillo incrustado en tales rocas antiguas y qué significa eso de la edad de la humanidad, ya que se supone que el hombre aún no debió existir hace algunos cientos de millones de años? Al igual que con cualquier misterio y gran demanda, todas las pruebas deben presentarse, antes que la verdad finalmente se revele. El descubrimiento del Martillo de Londres, todavía nos deja con muchas preguntas. El artefacto se encuentra actualmente en el Museo de la Evidencia de la Creación. Tal vez les gustaría considerar y ofrecer una explicación para lo siguiente. Es una creencia aceptada es que los humanos y los dinosaurios no coexistieron. De acuerdo con el mundo académico convencional, los dinosaurios vagaban por la tierra hace entre 65 y 225 millones de años, mientras que el humanoide bípedo erguido más temprano, homo erectus, sólo apareció hace alrededor de 1,8 millones de años. Sin embargo, en 1968 un paleontólogo llamado Stan Taylor, comenzó sus excavaciones de huellas de dinosaurios fosilizados, descubiertos en el lecho del río Paluxy cerca de Glen Rose, Texas. Lo que él descubrió, sorprendió y dejó estupefacto la comunidad científica. Junto a las huellas de dinosaurios, en exactamente los mismos estratos de cretáceos fosilizados, se hallaron huellas humanas bien conservadas. Huellas humanas que cruzan huellas de dinosaurios de 3 dedos, fosilizadas en el lecho del río Paluxy, esto causo la reacción inmediata de los evolucionistas, arqueólogos, y la ciencia en general, queriendo desacreditar el hallazgo como un engaño.  Dicen que fueron talladas en la roca por los falsificadores o Ellas no son huellas humanas, que son más bien huellas de dinosaurios que han sido erosionadas hasta parecer humanas, fueron los argumentos más comúnmente propuestos. Sin embargo, su línea de razonamiento cae de plano, cuando uno se pregunta por qué sólo se erosionaron las impresiones humanas y no también las huellas del dinosaurio de 3 dedos? Además hay que considerar, si las huellas humanas fueron talladas como un engaño, ¿cómo es que los falsificadores consiguieron tallar otras huellas humanas que continuaron bajo la roca madre, que fue retirada más tarde por el lado de la cama del río? cientos de huellas humanas más se han descubierto y desenterrado, tanto en Paluxy como en muchos otros lugares del mundo. Debemos considerar otro hallazgo descubierto dentro de una piedra caliza cretácica de 100 millones años de edad. Un dedo humano fosilizado, que fue encontrado junto con un diente de un niño y cabello humano. Este dedo ha sido objeto de numerosas pruebas y análisis científicos. El seccionamiento reveló la estructura del hueso poroso, típica esperada en un dedo humano. Además, un Cat-scan y la MRI o resonancia magnética, identificó articulaciones y tendones trazados a lo largo de los fósiles. Este es un descubrimiento que la ciencia no puede explicar como un engaño. En otro contexto se ha encontrado un extraño objeto de 31 millones de años de edad en Groenlandia, cuya tecnología se ha denominado retro causalidad toroidal. El Objeto de bronce en forma toroidal de 121cm de diámetro Artículo #: SCP -1968, Clase de objeto: Keter. Está asegurado en un búnker subterráneo de 300 metros de profundidad, accesible solamente por el elevador que requiere medidas activas en ambos extremos para ser operado. Guardias armados han de estar presentes en ambos extremos. En el caso de una incursión de dentro o fuera, el hueco del ascensor tiene un explosivo de auto-destrucción activado,  haciéndolo intransitable. SCP -1968 aparece en su estado inactivo como un toroide de bronce de fabricación desconocida. Está marcado con una escritura en relieve o con grifos, la presunción es que ellos actúan como superficies de control planteadas en color gris. SCP -1968 tiene un diámetro mayor de 121cm y un diámetro menor de 28 cm. Visualmente es difícil centrarse en el artefacto, ya que parece curvar la luz ligeramente. También se han observado leves efectos de gravedad fluctuantes. Se ha demostrado que es imposible tomar una muestra del artefacto. Intentos espectrográfico han demostrado ser inconsistentes. Aunque no es particularmente pesado (un peso de ~ 40 Kg.), los estudios de impulso inercial y angulares sugieren que  neutronium1 – aunque en cantidades sumamente pequeñas – pueden estar presentes en el núcleo del mecanismo. SCP -1968 demuestra sus propiedades anómalas cuando es manejado por un ser humano. Cuando se aplica una fuerza moderada a la misma, se deforma de manera impredecible. Mientras la deformación progresa, su composición material parece cambiar, hasta que en un momento se convierte en un estado animado, que parece rodar alrededor del sujeto en forma ondulada y a una alta tasa de velocidad. Sus efectos principales se manifiestan cuando se cumple un umbral impredecible, después del cual, el artefacto vuelve rápidamente a su estado inerte. SCP-1968 en fotografiado en estado inerte, presenta un desenfoque que aparece alrededor, por tanto, no es un artefacto fotografiable. En este punto, el objeto se habrá cambiado su memoria de un pasado radicalmente diferente. Ya no estará de acuerdo con el registro histórico y a veces hasta categóricamente. Su historia personal auto inscrita, no está de acuerdo con los registros del personal de la Fundación. Como consecuencia, frecuentemente asumirá una postura de agitación y paranoia. Cuanto más pronunciada es la deformación, más divergentes serán los recuerdos. Es la hipótesis de que los grifos, a través de un medio aún desconocido, de alguna manera indescifrable, afecta el grado de deformación y sus efectos resultantes. SCP -1968 se recuperó a finales de 2001 a partir de un núcleo de muestra extraída a 20 Km. de profundidad durante un estudio de petroquímica cercaZackenburg, Groenlandia. Sobre la base de la profundidad de la que se recuperó, junto a la corroboración con lecturas paleo atmosféricas, el artefacto se estima que posee una antigüedad entre 31,000.000 ± 2,3 millones años de edad. El personal de la Fundación interceptó la transmisión de la radio de su descubrimiento, a causa de su inusual naturaleza y su edad, posteriormente movieron el artefacto a un lugar seguro. Amnésicos de la Clase B se administraron al personal en Groenlandia, junto con dichas personas en la autoridad del gobierno en Dinamarca que habían sido informados de su descubrimiento. Una vez en el sitio, se descubrió que uno de los ingenieros geólogos había sido sometido a una retención psiquiátrica de 72 horas, después de su violenta agresión a un colega y comportarse de una manera acorde con el tema de prueba de la Fundación. Se presume que había manejado el artefacto. En 1991, la aparición de artefactos muy pequeños, helicoidales se encuentran cerca de las orillas de los ríos Kassim, Narada, y Balbanyu de Rusia, provocó un debate que ha continuado hasta nuestros días. Estas estructuras misteriosas y minúsculas, sugieren que puede haber habido una cultura capaz de desarrollar la nanotecnología hace 300.000 años. Estas bobinas fabricadas fueron descubiertas inicialmente durante la investigación geológica asociada a la extracción de oro en las montañas Urales. Estas piezas incluyen bobinas, espirales, ejes y otros componentes no identificados. Según un análisis de la Academia de Ciencias de Rusia en Syktyvkar, las piezas más grandes que se encuentran, en su mayoría son de cobre, mientras que los más pequeños son de tungsteno y molibdeno. Mientras que el más grande de estos objetos mide 1,18 pulgadas, el más pequeño tiene sólo 1 / 10.000 de una pulgada, y muchos presentan proporciones áureas. Su forma sugiere que fueron fabricados y no fragmentos de metálicos que ocurren en la naturaleza. De hecho, se ha encontrado, que se parecen mucho a los mismos componentes de la nanotecnología en miniatura contemporánea. Aunque algunos han afirmado que estas diminutas estructuras no son más que escombros arrojados de cohetes de prueba. Que se pusieron en marcha desde la cercana estación espacial Plesetsk, pero un informe del Instituto de Moscú, determinó que son demasiado viejos para haber venido de la manufactura moderna. En 1996, el Dr. EW Matvejeva, de la Ciencia Departamento Central de Investigación de Geología y Explotación de Metales Preciosos en Moscú, escribe que, a pesar de tener miles de años, los componentes son de origen tecnológico. Las piezas fueron encontradas a una profundidad entre 10 y 40 pies, (3.05 – 12.2m) en un estrato geológico entre 20.000 y 318.000 años de edad. ¿Cómo es posible, que los seres humanos fueron capaces de fabricar tales componentes diminutos en el pasado distante, y cuáles fueron su uso? Algunos creen, que las bobinas prueban que la raza humana disfrutó de un alto nivel de tecnología sofisticada en la era del Pleistoceno, mientras que otros afirman que los hallazgos son obra de extraterrestres. Los artefactos se han estudiado en cuatro instalaciones diferentes, en Helsinki, San Petersburgo y Moscú. Sin embargo, nuevas investigaciones sobre estas diminutas estructuras parecen haber terminado en 1999, con la muerte del Dr. Johannes Fiebag, investigador principal del hallazgo. Los pescadores de la ciudad de Labinsk, en la región de Krasnodar, encontraron una extraña piedra con un elemento parecido a un microchip. Después de examinarlo en profundidad, un grupo de científicos rusos han llegado a una sorprendente conclusión: el artefacto tiene, al menos, 250 millones de años. El arqueólogo marino Frank Goddio aún no ha encontrado a la Atlántida, pero se encontró con algo muy cercano. En el mar Mediterráneo, en la bahía de Abukir, en la costa de Egipto, se encuentra la ciudad hundida de Thonis-Heraclion. Así es, una ciudad egipcia hundida hace miles de años, fue encontrada en el mar Mediterráneo. Thonis Heraclion era una ciudad portuaria de Egipto fundada en el siglo 8 A.c. Debido a una serie de desastres naturales, la ciudad se perdió en el mar en el siglo 8 D.c. Frank Goddio y su equipo descubrió la ciudad perdida, junto con toneladas de artefactos y tesoros del mundo antiguo. El equipo de buzos fue muy cuidadoso al retirar estas antiguas estatuas y traerlas a la superficie, ya que realmente estos son objetos increíbles, que nos dan información histórica acerca de esta ciudad y su cultura. Es increíble cuánto tiempo estuvieron estas reliquias en las profundidades de la bahía de Abukir. Esto realmente fue un descubrimiento monumental, y sin duda, un sueño para cualquier arqueólogo marino. Este es uno de los descubrimientos más maravillosos en cuenta que sólo hemos explorado alrededor del 5% de todos los océanos de este planeta. Un grupo de arqueólogos subacuáticos descubrió lo que fue un gran ejército egipcio del siglo 14 A.c., situado en el fondo del Golfo de Suez, a 1.5 kilómetros de la costa de la moderna ciudad de Ras Gharib. Los arqueólogos se encontraban en la búsqueda de restos de barcos y objetos antiguos relacionados con la Edad de Piedra y la Edad de Bronce en el comercio de la zona del Mar Rojo, cuando de pronto se toparon con una gigantesca masa de huesos humanos oscurecidos a causa del tiempo. Meses Descubren los restos de lo que fue el gran ejército egipcio del Éxodo Bíblico buceo. Es así, como científicos conducidos por el Profesor Abdel Mohamed Gader y asociados con la Facultad de Arqueología de la Universidad del Cairo, han recuperado alrededor de 400 esqueletos diferentes, así como cientos de armas y piezas de armaduras, además de restos de dos carros de guerra dispersos en un área de aproximadamente 200 metros cuadrados. Los científicos estiman que otros 5mil cuerpos podrían estar dispersos sobre un área más amplia, lo que sugiere que un ejército de gran tamaño pereció en el lugar. Muchas pistas sobre el sitio han traído Profesor Gader y su equipo a la conclusión de que los cuerpos podrían estar relacionados con el famoso episodio del Éxodo. En primer lugar, los antiguos soldados parecen haber muerto en la tierra seca, ya que no se han encontrado restos de barcos o buques en la zona. Las posiciones de los cuerpos y el hecho de que estaban atrapados en una gran cantidad de arcilla y roca, permite especular que podrían haber muerto en una avalancha de lodo o un maremoto. El número de corte de los cuerpos sugiere que un gran ejército antiguo pereció en el sitio y la forma dramática por la que fueron asesinados, ambos parecen corroborar la versión bíblica del Cruce del Mar Rojo, cuando el ejército del faraón egipcio fue destruido por las aguas que Moisés había separado. Este nuevo hallazgo, sin duda demuestra que efectivamente había un ejército egipcio de gran tamaño que fue destruido por las aguas del Mar Rojo durante el reinado de Akenatón. Descubrimientos extraordinarios, aunque extraños, no son únicos o incluso raros. Hay literalmente miles de ellos recogiendo polvo, encerrados lejos del escrutinio público en las bóvedas de los museos de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *