Un aguja de 50.000 años en la cueva de Denisova

http://arqueologiaenred.paleorama.es/2

Ha aparecido en unos niveles y una cronología asociada que no corresponden con rastros de Homo Sapiens

En la campaña arqueológica estival que se realiza en la cueva de Denisova, en las montañas siberianas de Altai, ha sido hallada una aguja de hueso con unos 7 centímetros de largo que fue hecha y utilizada por el grupo genéticamente diferenciado de homínidos denisovanos. La aguja se fabricó en un hueso procedente de algún ave de gran tamaño, que hasta ahora no se ha identificado. Para los científicos es una prueba más de alto grado de sofisticación tecnológica al que llegó este grupo humano

Fuentes de información digital utilizadas
The Siberian TimesDaily Mail
Fuente de las imágenes
The Siberian Times
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico, Neandertales, sapiens, denisovanos, Siberia, Rusia, Altai, Cueva de Denisova, evolución

Los científicos encontraron que la herramienta para coser se hallaba completa, incluso con un agujero para el hilo, y con una cronología estimada de cómo mínimo 50.000 años.
El profesor Mikhail Shunkov, director del Instituto de Arqueología y Etnografía en Novosibirsk, dijo: “Es el hallazgo más singular de esta temporada, incluso se puede decir que es sensacional.”
“Es una aguja de hueso. A día de hoy, es la aguja más antigua encontrada con alrededor de 50.000 años de edad.” La aguja se considera que proporciona una prueba de que los homínidos de Denisova, desaparecidos hace tiempo eran más sofisticados de lo que se creía anteriormente. Es anterior en unos 10.000 años a una pieza similar en aspecto a joyas complejas actuales y que se pulió en clorita, también por los denisovanos.
La aguja se fabricó a partir de un hueso de algún ave de gran tamaño, que hasta ahora no se ha identificado.
Dr. Maksim Kozlikin, director de las excavaciones en la cueva de Denisova, dijo: “La longitud de esta aguja es de 7 centímetros y 6 milímetros. Es la aguja más larga y antigua que se ha encontrado en la cueva de Denisova. Antes hemos encontrado agujas, pero en niveles arqueológicos más recientes.”
La aguja vuelve a escribir la historia dado que el anterior ejemplo encontrado data de hace 40.000 años, según los científicos rusos. Se supone que la aguja recién descubierta fue hecha por Denisovanos, ya que se encontró en la misma capa, donde se encontraron previamente restos de estos homínidos.
La cueva ha proporcionado una sucesión muy importante de revelaciones sobre el hombre antiguo. Fue aquí en 2008, donde científicos siberianos descubrieron un fragmento de hueso de un dedo de “la mujer X” una joven que se cree vivió hace alrededor de 41.000 años.
El análisis de ADN mostró que era genéticamente distinta de los neandertales y de los humanos modernos. En 2010, el análisis de un molar superior de un adulto joven, que se encontró en la cueva diez años antes, mostró que el diente también era de un denisovano.
Las niveles arqueológicos de la cueva demuestran que ha sido ocupada por seres humanos durante alrededor de 282.000 años. Los científicos creen que los Denisovanos se remontan hasta hace 170.000 años.
La pulsera fue descubierta en 2008, y desde entonces los científicos han sugerido que es una muestra de lo avanzados tecnológicamente que eran los denisovanos, más incluso que los sapiens que vinieron después, cuyos restos no son tan relevantes. Los científicos encontraron que había un agujero perforado en parte de la pulsera con tal precisión que sólo se podría haber hecho con un taladro de alta rotación similar a los utilizados en la actualidad.
También fue cuidadosamente pulida y machacada, a la que se añadió un pesado colgante en el centro, probablemente, pendiendo de una correa de cuero corta.
La cueva además proporciona evidencias de cruces entre Homo Sapiens moderno con Neandertales y Denisovanos.
Todo ello, según los investigadores, es una prueba de que el hombre primitivo surgió fuera de África unos 35.000 años antes de lo asumido hasta ahora por los expertos.
“Es la primera evidencia genética de los humanos modernos fuera de África”, dijo Sergi Castellano, un científico del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, a principios de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *