Los monolitos de Asuka Nara y la nave de piedra de Masuda

http://oculto.eu/

El pueblo de Asuka está situado en el distrito de Takaichi en la Prefectura de Nara en Japón. Asuka es una antigua tierra rica en interés histórico, de hecho, conserva parte de las ruinas de los antiguos palacios imperiales. En diferentes puntos del territorio de Asuka se encontraron algunos megalitos tallados en granito, cuyo origen es todavía desconocido.

Asuka Nara tiene sus orígenes en el período de la historia japonesa que se define Jidai Kofun (250-552 d.C.), que se caracteriza por la realización de numerosos túmulos funerarios.

La zona también es conocida por sus numerosos templos budistas, santuarios y estatuas, pero también hay monumentos de piedra en las colinas que rodean Asuka que no encajan en el estilo de la escultura budista, y que nadie parece saber quién los ha hecho, o cuando.

En la mayoría de los casos, de hecho, los túmulos consisten en un montículo levantado de la tierra, rodeado por un foso. Pero los que se encuentran en Asuka desafían la forma tradicional de los montículos.

Primero de todo, hay algunos kofun de piedra, incluyendo el Ishibutai kofun, construido con enormes rocas, uno de los cuales pesa 75 toneladas. Se cree que es la tumba del poderoso hombre del estado Soga no Umako.

Pero lo más singular de todo es llamado el Masuda no Iwafune (La Nave de Roca de Masuda), de 11 metros, con una anchura de 7 metros, y de hasta 5 metros, pesa casi 800 toneladas y está completamente tallado en granito.

Masuda no Iwafune

Masuda no Iwafune

La parte superior de la escultura es completamente plana, consta de dos huecos cuadrados con un anncho de un metro con una losa de piedra en paralelo. En la base de la piedra, hay huecos en forma de celosías que algunos relacionan con el proceso utilizado por los fabricantes para trabajar la piedra.

El propósito, el método y el período de construcción son un completo misterio. La única pista está dada por la alineación de la depresión central y la cavidad de la cordillera, en la que se encuentra Masuda no Iwafune, especialmente porque que, según algunos investigadores sugieren que la piedra megalítica había alguna función en la astronomía relacionada con el desarrollo del calendario lunar en Japón.

Como fue informado por Ancient Origins, por desgracia, las respuestas definitivas a las numerosas preguntas que surgen no existen. Sin embargo, no se han propuesto muchas hipótesis sobre el propósito de esta estructura única e inusual.

Uno de ellos es el nombre de la misma roca, la piedra de la Nave de Masuda. Se cree que la piedra fue tallada en conmemoración de la construcción del lago Masuda, un tramo de agua que una vez estuvo cerca y que, más tarde, se secó y se convirtió en una parte de la ciudad de Kashiwara.

Otros historiadores, sin embargo, sugieren que la roca es parte de una tumba destinada a los miembros de la familia real. Sin embargo, esto no explica las características peculiares de la construcción, ni nunca han sido encontrados los cuerpos u objetos en las proximidades de piedra megalítica. Tal vez, dicen los expertos, es una tumba inacabada.

Algunos investigadores han propuesto una correspondencia entre Masuda no Iwafune y Ishi no Hoden, una piedra megalítica que se encuentra en la ciudad de Takasago, con un tamaño de 6,45 x 5.7 x 5,45 m, y con la parte superior muy similar a la de Asuka.

Ishi no Hoden

Ishi no Hoden

Aunque en la actualidad está integrada en el santuario shintoista dedicado al dios sintoísta Oshiko Jinja, nadie sabe cuando fue construido, y sobre todo ¿por qué?.

Una de las pocas conclusiones compartidas es que toda la región que comprende de la enigmática zona de megalitos debe ser anterior a la era Jidai Kofun, dada la gran cantidad de piedras talladas en la zona, y sin embargo, también en este caso, no hay ninguna prueba definitiva de que pueda confirmar este punto de vista.

Al final, el verdadero origen y propósito de estas enigmáticas esculturas del antiguo Japón, sigue estando envuelto en el misterio y, tal vez, perdido para siempre en las páginas de la historia antigua de nuestro planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.