¿Tienes en claro la dirección de tu camino?

http://www.caminosalser.com/i1702-tienes-en-claro-la-direccion-de-tu-camino/

Jóvenes y Adultos de Hoy

Tantos jóvenes se ven preocupados, desanimados por no estar descubriendo su camino, aquel que es solo para ellos. No hallan su vocación, el trabajo de sus vidas, las relaciones humanas que ayuden a crecer…
Tantos están hoy preguntándose hacia dónde dirigirse, y qué han hecho mal para andar sin rumbo claro.

Tal vez tenemos la idea de que todo aquel que se siente realizado y pleno en lo relacional, laboral, emocional y espiritual, no ha pasado nunca por este tipo de cuestionamientos o crisis; que simplemente se ha encontrado a la vuelta de casa con su camino, y fue feliz por siempre.
Pero, si hablamos con aquellas personas que admiramos e idealizamos, descubriremos que, en algún momento de sus vidas, se perdieron para encontrarse consigo mismos desde otro lugar, atravesaron miedos, rompieron barreras, cerraron los ojos y confiaron al caminar.

En otras palabras, se entregaron a lo incierto, pero a la vez, no bajaron nunca los brazos ni perdieron de vista su meta. Siempre se mostraron entusiastas, con iniciativa, con deseo de auto-superarse.

La confianza y la entrega no tienen nada que ver con la pasividad, sino por el contrario, nos invitan a una actividad centrada y observadora de la realidad. Porque la realidad nos habla constantemente, y estas personas han sabido oírla.
El afuera siempre nos estará diciendo “es por aquí” o “no es por aquí”. Cuando intentamos y solo nos topamos con dificultades, algo parece indicarnos “por allí no”, al igual que, cuando todo responde a favor, esta inteligencia nos confirma que vamos en dirección acertada.
Solo que, muchas veces obstinados, insistimos en ir hacia el camino que, quizás, no es el nuestro, y ahí entonces, perdemos rumbo, dirección, guía interna.

Antonio Machado nos hace reflexionar al respecto en esta bella poesía:

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

¿Y qué se despierta en nosotros ante la posibilidad de crear nuestro camino personal, dejar una huella única, irrepetible, sencilla pero profunda? Habrá quienes experimenten miedo; otros, absoluta responsabilidad; estarán aquellos que se sientan fracasados, y otros también inspirados, ya que más allá del camino trazado, hay mucho aun que transitar.

La realidad es que la edad cronológica no resulta un límite, ni denota madurez ni inmadurez… Hoy vemos a muchos jóvenes maduros, reflexivos, poderosos en su voluntad, y vemos también muchos grandes dubitativos, impulsivos, desordenados.

No es lo importante si eres mayor o muy joven, si eres especialista en alguna actividad o un artesano de la vida. Nada puede frenar ni evitar el encuentro con lo que se ha venido a hacer. Solo serán necesarios la iniciativa, y el avance hacia ello, sabiendo escuchar las señales indicadoras del universo.

Puedes armar una familia, trabajar en el campo, ser maestro, terapeuta, o lo que fuere… En ningún título adquirido estarán el valor y la importancia. Sí, en cambio, los darán la entrega y la vivencia transformadora que dicha actividad ofrezca a tu vida y a la de otros. Esto es lo único que puede convertir a tu camino en algo original y único.

¿Qué aportas al mundo desde el lugar en donde estás? ¿Estás transitando tu camino o el de otros? ¿Puedes a partir de ahora renovar tu andar? ¿Por dónde podrías comenzar?

Unas bellas preguntas para que empieces a indagar…

2 comentarios en “¿Tienes en claro la dirección de tu camino?

  1. Caminante No Hay Camino
    Joan Manuel Serrat

    Todo pasa y todo queda
    Pero lo nuestro es pasar
    Pasar haciendo caminos
    Caminos sobre la mar

    Nunca perseguí la gloria
    Ni dejar en la memoria
    De los hombres mi canción
    Yo amo los mundos sutiles
    Ingrávidos y gentiles
    Como pompas de jabón

    Me gusta verlos pintarse de sol y grana
    Volar bajo el cielo azul
    Temblar súbitamente y quebrarse
    Nunca perseguí la gloria
    Caminante son tus huellas el camino y nada más
    Caminante, no hay camino se hace camino al andar

    Al andar se hace camino
    Y al volver la vista atrás
    Se ve la senda que nunca
    Se ha de volver a pisar
    Caminante no hay camino sino estelas en la mar

    Hace algún tiempo en ese lugar
    Donde hoy los bosques se visten de espinos
    Se oyó la voz de un poeta gritar
    Caminante no hay camino, se hace camino al andar

    Golpe a golpe, verso a verso
    Murió el poeta lejos del hogar
    Le cubre el polvo de un país vecino
    Al alejarse, le vieron llorar
    “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”

    Golpe a golpe, verso a verso
    Cuando el jilguero no puede cantar
    Cuando el poeta es un peregrino
    Cuando de nada nos sirve rezar
    Caminante no hay camino, se hace camino al andar

    Golpe a golpe, verso a verso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *