Una sociedad de guerreros: valor y disciplina en la antigua Esparta

http://www.ancient-origins.es/

Portada - Espartanos, fotograma de la película ‘300’. (Σταύρος / Flickr)

La antigua ciudad-estado griega de Esparta es famosa por haberse estado dedicada casi exclusivamente al arte de la guerra. Las tareas no relacionadas con la guerra ni la política eran realizadas por esclavos, de modo que los ciudadanos varones podían centrarse en pulir sus aptitudes como guerreros. Los ciudadanos varones de Esparta comenzaban a la edad de siete años un riguroso programa de adiestramiento en el que se les entrenaba físicamente y aprendían a combatir hasta la edad de veinte años, a la que se incorporaban al ejército de hoplitas espartano. Una importante cuestión histórica es, ¿cómo acabó Esparta rigiéndose por este sistema? ¿Qué fue lo que inspiró a los espartanos a desarrollar uno de los ejércitos más disciplinados de la antigua Grecia? El origen del estilo de vida espartano debemos buscarlo en un estadista espartano llamado Licurgo y en la relación de Esparta con sus vecinos, a los que había sometido a la esclavitud.

Las mujeres espartanas también aplicaban la ideología de militarismo y valentía propia de la ciudad. Plutarco narra cómo antes de que entrara en batalla, la mujer espartana entregaba a su hijo el escudo, advirtiéndole que debía regresar “con él, o sobre él” (es decir, victorioso o muerto). (Public Domain)

Las mujeres espartanas también aplicaban la ideología de militarismo y valentía propia de la ciudad. Plutarco narra cómo antes de que entrara en batalla, la mujer espartana entregaba a su hijo el escudo, advirtiéndole que debía regresar “con él, o sobre él” (es decir, victorioso o muerto). (Public Domain)

Vida militar

Todos los ciudadanos varones de Esparta de edad menor a los sesenta años eran considerados soldados espartanos. La vida militar de un varón espartano empezaba desde su nacimiento. A la edad de siete años, los niños espartanos eran apartados de sus familias y enrolados en una institución conocida como agogé, en la que eran sometidos a una rigurosa educación física. Se les enseñaba asimismo a leer, escribir, poesía y política, pero la mayor parte de la educación espartana consistía en entrenamiento físico y en mejorar la resistencia física del estudiante, aprender a soportar el dolor y habilidades de supervivencia. Se alimentaba insuficientemente a los muchachos a propósito para que tuvieran que acostumbrarse a robar comida sin ser atrapados. En caso de serlo eran duramente castigados. La cosa no quedaba ahí, ya que habitualmente se les golpeaba y azotaba para aumentar su capacidad de resistir el dolor. A los muchachos mayores, con edades de dieciocho y diecinueve años, se les empezaba a impartir una instrucción militar formal. A la edad de veinte años se convertían oficialmente en soldados del ejército espartano y miembros de la asamblea de ciudadanos de Esparta.

Tres muchachos espartanos practican el tiro con arco (Public Domain)

Tres muchachos espartanos practican el tiro con arco (Public Domain)

Como soldados, los jóvenes espartanos vivían en barracones con sus camaradas los demás soldados, y comían en común en comedores llamados syssition. Ya que se suponía que debían concentrarse en su instrucción militar y evitar distracciones, no se les permitía acumular posesiones ni vivir lujosamente, lo que incluía no llevar ropa coloreada con tintes caros ni participar en actividades recreativas. Plutarco nos ofrece un ejemplo de ello al describir un campamento espartano en el que no disponían de artistas ni bailarinas para entretener a las tropas. En su tiempo libre, los soldados practicaban y depuraban sus habilidades en combate. Por la misma razón, no se permitía a los guerreros espartanos casarse hasta la edad de treinta años, y hasta entonces estaban obligados a vivir con sus camaradas. A la edad de treinta, un soldado espartano ya era un curtido veterano. Era entonces cuando finalmente se le permitía casarse y asumir nuevas responsabilidades. No podían retirarse del servicio militar hasta la edad de sesenta años.

Estatua al rey Leónidas I en la Esparta moderna (CC BY-SA 3.0)

Estatua al rey Leónidas I en la Esparta moderna (CC BY-SA 3.0)

Licurgo

Los antiguos historiadores atribuyen los valores espartanos de austeridad y destreza militar a un legislador espartano de nombre Licurgo. Plutarco dice de él que vivió en una época anterior al 772 a. C. Según Herodoto, Licurgo era hermano del rey de Esparta, y cuando estaba ejerciendo de tutor de su sobrino, viajó a la isla de Creta, donde aprendió una forma mejor de estructurar la sociedad espartana basada en la disciplina, la austeridad y la preparación militar. Con anterioridad, Herodoto había afirmado de los espartanos que eran “los peor gobernados de prácticamente todos los helenos.” Herodoto también nos ofrece una versión del relato en el que Licurgo recibe la constitución espartana del Oráculo de Delfos. Plutarco añade que Licurgo también habría visitado Egipto en el transcurso de sus viajes.

El filósofo espartano Licurgo (Public Domain)

El filósofo espartano Licurgo (Public Domain)

Los historiadores no están seguros de si Licurgo fue un personaje histórico o mítico, pero se dice de él que fundó la agogé espartana para entrenar a los jóvenes y también la Gerousia, el consejo de ancianos espartano. Tras su muerte, se construyó un templo en su honor.

Los ilotas

Otro factor importante que habría influido poderosamente en los espartanos a la hora de adoptar este sistema habría sido la amenaza de una rebelión por parte de los esclavos. El historiador griego Tucídides escribe que en el siglo VIII a. C. los espartanos conquistaron a los mesenios y esclavizaron a gran parte de su población. Sus descendientes se convertirían finalmente en los ilotas. Existen numerosos relatos sobre el origen de los ilotas. Estrabón narra en su Geografía que los ilotas debían únicamente pagar tributo a Esparta en un principio, pero que al negarse fueron aplastados militarmente y esclavizados por los espartanos. De todos modos, cualquiera que fuera el origen de los ilotas, eran más numerosos que los espartanos y conservaban sus propias familias y comunidades, lo que probablemente les dotaba de una mayor cohesión que la que tenían las poblaciones esclavas de otras ciudades-estado griegas, que habitualmente habían perdido el contacto con sus familias y comunidades de origen.

Padre espartano con sus tres hijos ante un esclavo borracho (Public Domain)

Padre espartano con sus tres hijos ante un esclavo borracho (Public Domain)

La fuerte cohesión y el mayor número de los ilotas hacían que las revueltas organizadas contra el estado espartano fueran más probables y frecuentes. Este hecho obligaba a los espartanos a estar siempre alerta por si los esclavos ilotas se rebelaban. Por esta razón, la sociedad espartana estaba constantemente preparada para la guerra y para defender su modo de vida.

Imagen de portada: Espartanos, fotograma de la película ‘300’. (Σταύρος / Flickr)

Autor: Caleb Strom

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Fuentes:

Godley, Alfred Denis. “Herodotus, the histories.” (1921).

http://www.ancientgreece.co.uk/staff/resources/background/bg1/home.html — a page from the British Museum

http://www.ancient.eu/sparta/ — an article from the Ancient History Encyclopedia, a non-profit educational history site

Plutarch, Life of Lycurgus (translation by Bernadotte Perrin)

Plutarch, Cleomenes (translation by Bernadotte Perrin)

Strabo, Geography (translation by H.C. Hamilton)

Thucydides, the Peloponnesian War (translation by M. Hammond)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *