BMW confirma que los coches eléctricos siempre serán más caros que los de gasolina y diesel

En teoría, el precio de los coches eléctricos debería bajar progresivamente durante los próximos años, a medida que aumente la demanda de los mismos y se pudieran reducir los costes de producción de sus baterías. Son estas, las baterías, las que implican un importante sobrecoste en su producción. Pero BMW ha querido romper esta teoría y aclarar que los coches eléctricos nunca tendrán el mismo precio que los de motor térmico, porque hay un factor que cambia la ‘ecuación’: el cobalto, que es un recurso limitado.

Las baterías modernas, de los coches eléctricos actuales y futuros –algunos de ellos- están basadas en el cobalto. Es un mineral, y es un recurso de disponibilidad limitada. La creciente demanda de minerales necesarios para la fabricación de las baterías modernas, han explicado desde BMW, es lo que provocará que ‘los coches eléctricos sean siempre más caros que sus equivalentes con motor térmico’. Da igual la evolución tecnológica, y tampoco importa la tendencia de crecimiento de la demanda, porque tal y como han explicado desde la directiva de la marca bávara, ‘no existe economía de escala’ aquí.

Dependiendo del cobalto, los coches eléctricos nunca serán ‘tan baratos’ como sus equivalentes con motor térmico

El problema está en la dependencia del cobalto. En BMW han dado datos concretos señalando que, incluso a plena escala, el precio de 1 kWh se mantendrá en torno a los 100 ó 150 euros provocando que un coche eléctrico cueste –en producción- entre 10.000 y 15.000 euros solo por contar con una batería de entre 90 y 100 kWh. En estas cifras se puede incluir el coste de producción completo de un vehículo –con motor térmico-, según explica BMW. No obstante, hay datos sobre el mercado que apuntan a que el precio del kilo-vatio hora puede seguir bajando hasta los 80 dólares.

Sea como fuere ¿a dónde quiere llegar BMW con todo esto? A que es necesario optar por otros recursos. La marca bávara prepara su quinta generación de motores eDrive sin cobalto –ni otros minerales limitados-, mientras que Toyota y Fisker, o Ford, están apostando por baterías de estado sólido y grafeno. Si se mantiene la dependencia del cobalto, en la producción de baterías para coches eléctricos, como señalan desde BMW nunca podrán costar lo que un coche con motor térmico.

Escrito por Carlos González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.