LA GLOBALIZACIÓN DE LAS EMOCIONES COMO ESTRATEGIA POSTMODERNA DE LA DOMINACIÓN

Los pueblos, una vez habituados a los amos, no pueden pasarse sin ellos.

Rousseau

Las emociones básicas, desarrollos evolutivos de los tiempos iniciales de los sistemas vivos.

Las emociones humanas, son el espacio predilecto de las estrategias de la producción y del capital para alcanzar el máximo de consumo, llevando al individualismo, con la manipulación del principio de libertad y el de la democracia, ha sido una herramienta muy bien utilizada y con excelentes frutos para el sistema social domínate; los discursos distorsionadores es un denominador común utilizado para estos fines, así el uso y abuso de palabras, de conceptos, de símbolos, es una herramienta aplicada, ejemplo con la inclusión de la población en la toma de decisiones, como sinónimo de democracia, sirve para la manipulación y confusión de los públicos, como lo indica Nicolás Paredes (2018), la inclusión es una construcción demagógica, utilizada en los discursos pero que dista de ser cierta en la práctica, estamos muy distanciados para que aquello sea una realidad, y que es parte de la lucha por una sociedad en pleno ejercicio de la democracia, es sólo un decir con instituciones que aparecen como inclusivas pero son un teatro de lo que debería ser. Esta forma de actuar característica de la gubernamentalidad, genera incertidumbre, temor, asombro, miedo, desesperanza en la población.

Fuente: renaceralavida

Las emociones son producto del desarrollo del sistema nervioso central (SNC), a partir del tronco cerebral, se formaron los centros olfatorios, para diferenciar olores que eran reconocidos como buenos, sanos para la vida de aquellos nocivos, perniciosos y malos para la existencia; así mismo les permitían identificar el momento para realizar la copula por el olor que emanaban los animales heterosexuales de su misma especie. Un dato particular, corresponde a la captación a través del olor para discriminar aquellas substancias que eran producidas y eliminadas por distintos seres vivos o que estaban presentes en la naturaleza sea la tierra, el agua o el aíre, una vez ubicado e identificado esos olores que habían sido catalogados como nocivos, la reacción de huida, de protección, de defensa se ponía en marcha de manera inmediata. Esto significa, que estos centros nerviosos no sólo permitían captar el olor, sino discriminar sus características que le podían poner en alerta o inmediatamente huir, es la forma primaria del desarrollo de los mecanismos de sobrevivencia. El miedo es la expresión de la evolución, desde el primer momento de su aparición permitió la posibilidad de mantener la vida, colocando a todo el cuerpo en alerta y en condiciones de huida, de escape de la situación, y que fue estructurándose con mayor especialización y complejidad en el cerebro límbico, en una gamma cada vez mayor de posibilidades ante las diferentes circunstancias y eventos, en ese mundo lleno de adversidades para los sistemas vivos.

De allí, que sea esta estructura nerviosa, el sistema límbico, principalmente con la amígdala*, la que en los humanos domina las emociones, el  llamado cerebro emocional, el mismo que se conecta con las variadas partes del encéfalo, que coloca a todo el cerebro en situación de alerta ante el evento que es percibido como peligro o riesgo para su sobrevivencia, y de esta manera el resto del organismo se encuentra integrado con los patrones de respuesta respectivas e inmediatas.

Pero no solo el miedo, es parte de las emociones, que en el caso humano se refieren también a la angustia, al temor, la alegría, la tristeza, al afecto, la nostalgia, la excitación, la apatía, el menosprecio, la indiferencia, y muchas más, que permiten colocar significados a las palabras e ideas, dando el sentido humano, que nos permite relacionarnos, para mantener la empatía, la cooperación, el sentido de la importancia de la existencia de los otros, la responsabilidad compartida, es decir, mantener la humanidad como humanos, preservando el bien común, el respeto, la consideración, el apoyo, la solidaridad, los derechos humanos, etc., etc.

Las emociones, son respuestas estructuradas biológicamente en el SNC, no hay que crearlas, nacemos con ellas como parte de la evolución, y están inscritas en el ADN, esta estructura genética es muy estable y las mutaciones son muy escasas, y sólo se mantienen estas modificaciones si son positivas para la vida; por ello, para el momento actual, ante las nuevas formas y modos de vida social de la humanidad, varias de esas alertas y respuestas, no corresponden a las nuevas exigencias y situaciones, porque estas no son peligrosas o riesgosas para la sobrevivencia, sin embargo el cerebro límbico reconoce a varios eventos actuales como de riesgo y peligro y reacciona con esas premisas estructuradas hace millones de años atrás. Viceversa, otros eventos son riesgosos y peligrosos pero no son captadas de esa manera por el sistema límbico, para su reacción con inmediatez.

La conexión que mantiene el sistema límbico y de manera particular la amígdala cerebral con el lóbulo frontal, contribuye eficazmente para el control e inhibición si es el caso de las emociones, dotándole de racionalidad, de contenido explicativo, o de verificación de si el suceso es peligroso o riesgoso y cuan necesario es la inmediatez de la respuesta. Este es un proceso predilecto para la manipulación de las emociones, por facilitar los mecanismos de control según los propósitos del sistema en distintos escenarios y momentos sociales, que se presentan de manera consciente, voluntaria, en donde las personas creen poder o no resolver las situaciones, o consumir las soluciones que están a disposición en el mercado.

El pensamiento racional, sin las emociones es vacío, no tiene contenido, deja de ser humano. Nuestro comportamiento, nuestra conducta, es emocional, pero al mismo tiempo es racional, está mediado y controlado por el lóbulo frontal. Es además cultural, es parte de la experiencia individual y social, en la que se desenvuelve y se encuentra en contacto,  como parte de las relaciones sociales de cada persona. Las experiencias que cada persona tiene a lo largo de su vida, le dotan de los eventos, o sucesos que gatillan al sistema límbico para que reaccione de manera inmediata, y otros pasan a través del córtex cerebral, para dotarles de la reflexión que requiere la respuesta a ese evento, y pueda ser controlado o inhibido la respuesta emocional; siendo este el camino un tanto más largo.

4- Formas globalizadas de los conflictos y problemas actuales.

El mundo tiene en su delante conflictos globales de distinto orden: económicos, sociales, culturales, religiosos, cósmicos, del conocimiento, etc., que se interrelacionan, interactúan, son interdependientes, forman tejidos, por ello emergen nuevos entornos, nuevas organizaciones, nuevas estructuras, nuevos conflictos, que hacen casi imposible su comprensión, siendo necesario la presencia de instituciones internacionales que permitan una gobernanza mundial; pero la posibilidad de ello, parece una utopía inalcanzable, aunque su existencia aflora como una necesidad urgente. Los intereses de dominio encabezan las variadas decisiones, algunos países europeos dejan la posta y ceden los puestos a las nuevas economías emergentes de los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), en dónde sobresale China como la primera economía mundial, pero que no está dispuesta a liderar el mundo; sin embargo en el escenario está Rusia y la misma China con la decisión de retirar al dólar como la única moneda de reserva mundial, y colocar sus propias monedas que tengan ese fin. En estos escenarios de juegos del poder, sin instituciones internacionales creíbles,  tipo de la ONU, FMI, Banco Mundial, OEA, OMS, OMC, OTAN, empiezan a visualizarse expresiones de imposición fuera de todo control, como lo ha venido ejecutando Estados Unidos en nombre de la libertad y protección del mundo. Todas estas expresiones de dominio/sojuzgamiento, de las potencias sobre los demás países del mundo, vuelven imposible una gobernabilidad global sostenible. Los países con economías dominantes no tienen como parte de su agenda la democracia en las instituciones internacionales, buscan las formas de continuar en su esquema de dominio hegemónico. No están a la par en las mesas de discusión los países con economías emergentes, peor aún los países en vías de desarrollo o pobres.

Y en diferentes tonos, para imponer el dominio y sojuzgamiento, se inventan formas jurídicas que contribuyen a ocultar los verdaderos intereses por los cuales se hace intervenciones militares, con genocidios, y sin importar las autonomías de los países. Por eso, “el terrorismo” ocupa un lugar preponderante, y en su nombre se realizan grandes matanzas, ocupaciones territoriales, imposiciones de toda índole. Se mata a la ultranza romana, utilizando el poder sobre la vida de comunidades, de naciones, “hacer morir o dejar vivir” del poder del Rey, hoy se llaman Bush, Obama, o Trump; o de otros lados rusos, chinos, árabes, etc., o en diferentes países como los latinoamericanos, se les conoce como H. Chaves, N. Maduro, R. Correa, E. Morales, o D. Ortega, que en nombre de mantener la revolución ciudadana utilizan el nombre de “terroristas” para callar las voces de los que disienten, de los que no concuerdan con las ideas de los gobernantes y de los grupos con manejo del poder político; a ellos, las voces desde distintos rincones sociales, se encarcelan, o se les mata, por lo menos tratan de acallar sus gritos con un denominador común, el pisoteo de los derechos ciudadanos para una convivencia entre diversos y diferentes.

En este magma de incertidumbres y juegos del poder, las TICs son una herramienta eficiente para estos fines, y sirven como estrategia para llegar a los ciudadanos y tener adeptos que coreen sus mandatos, y así cumplir con el objetivo central de servir a los intereses del Estado o a los grupos de poder en cada nación, con el fin último de beneficiar a las organizaciones de carácter transnacional, y en términos más genéricos en beneficio del sistema capitalista actual con la globalización económica, y su interés de imponer las políticas, ideologías, sus formas de control, vigilancia y regularización programadas, y a veces coreadas y hasta solicitadas por los mismos ciudadanos. En el camino de la esclavitud voluntaria, en algunos países, como los latinoamericanos, siendo el Ecuador un ejemplo, en la década del 2007- 2017, desde el gobierno central y los gobiernos autónomos descentralizados, encontramos las intervenciones a cada instante en los medios de comunicación masivos, -sean los tradicionales como las radios y la televisión, o por los nuevos, a través de los medios digitales, en especial con las redes sociales-, con la finalidad de distorsionar la realidad y colocar sus formas de reflexión conveniente a sus fines; esto es, con la difusión de contenidos científicos o no, sustentados en realidades o de construcciones imaginativas, que tengan la potencia de establecer en la conciencia de las personas, la imagen de peligro o riesgo y sirvan como desencadene del miedo, no sólo individual sino con efecto de masa, para toda la población.

5- Las emociones básicas: el miedo, la soledad y el olvido, como formas de control del sistema capitalista.

…las emociones son contagiosas,… y  la mayor parte del contagio emocional tiene lugar de forma mucho más sutil y es parte del intercambio tácito que se da en todo encuentro interpersonal.

(Goleman. D. 2010)

Frente a los procesos de la globalización, a nivel económico, cultural, ambiental, biológico, y humano, es obligación realizar miradas que intentan poner en evidencia de este momento social construido por los humanos en largos períodos históricos de lucha por alcanzar el poder absoluto sobre los demás.

Intentando una respuesta a la pregunta de Etienne de la Boétie, desde un rincón de la reflexión, una de las estrategias desarrolladas desde tiempos inmemoriales de la humanidad ha sido y es la acción sobre las emociones, hasta alcanzar el objetivo de la dominación, de la sujeción de las personas a los intereses del poder sea estatal o de personas o grupos sociales.

Hay tres emociones sustantivas que la humanidad y en especial en la sociedad moderna y contemporánea, se han utilizado para la dominación y el esclavismo voluntario, estas no actúan por separado sino en una completa simbiosis, como un sistema, con tres emociones en interacción, interrelación, e interdependencia; estas son el miedo, el silencio y el olvido.

El miedo:

El miedo es una emoción consustancial con el ser humano, y se refiere al conjunto de reacciones orgánico-funcionales que le ponen en alerta para la huida o  la precaución ante eventos de riesgo y peligro que de manera inmediata es captado por el cerebro límbico. Aunque después ese mismo evento, al pasar por el cortex cerebral sea considerado un evento inofensivo o confirmado el riesgo o peligro para su vida e integridad, o el de su seguridad.

Los eventos que gatillan el desencadenamiento del miedo, pueden ser tan diferentes entre personas del mismo lugar, y más aún entre regiones y países; dependen de las experiencias amenazantes vividas por cada quien, y por la cultura y memoria colectiva que preforma de contenidos a los eventos; además, los cambios tecnológicos y los avances hoy presentes, así como los modos de vivir diferentes, no concuerdan siempre con esa memoria colectiva de eventos hostiles y amenazantes para la persona, sin embargo al estar presente en nosotros respondemos con las emociones respectivas y/o con el miedo ante su presencia. Pero el miedo es necesario que esté presente porque contribuye para esas reacciones inmediatas requeridas frente a eventos nocivos y así aporta a la supervivencia.

La parte que está en constante cambio, no es el miedo, sino los eventos que lo gatillan, estos pueden ser reales o imaginarios, pero con alto potencial de representación mental del riesgo o peligro. Por eso que en nuestra sociedad, que es sobre la cual todos podemos dar cuenta con nuestras propias vivencias, tenemos avisos de muy diversa forma, o vías de comunicación con dirección a diferentes personas, con sentidos propios para la diversidad, que tienen como motivo la representación mental del mal, de lo negativo para la vida o bienestar de las personas, o hacen relación a situaciones no deseadas por afectar al bien común, y así una lista enorme de situaciones que van desde los llamados eventos no saludables hasta aquellos del bienestar, ligados a la esperanza, al futuro, a la alegría, a la paz, a la prosperidad, que llenan nuestra mente colocándonos imágenes que luego sirven como detonadores del miedo o la angustia, teniendo presente que la angustia “es un estado en el que el individuo expresa su interioridad ante la propia existencia” (Filomanía. 2011). Bien vale indicar lo que Göbbels responsable de la propaganda nazi decía: “una mentira repetida mil veces se trasforma en una verdad”, esta premisa ha sido muy bien utilizada por quienes detentan el poder económico y social del sistema capitalista mundial, y aplicada en cada parte del mundo por las diferentes instituciones sociales.  Se miente sobre lo que se dice, señalando que es verdad, se promueve las ideas para luego tener las bases de reacciones prediseñadas. Somos unas marionetas en el escenario social actual.

Pero además hay un hecho controversial, el miedo ha sido colocado en el umbral de la vergüenza, -reconociendo que este estado reactivo se observa más en los pueblos latinos-, es considerado como algo que hay que vencer, que se debe superar, que es cuestión y situación de cobardes, es algo negativo. El decir popular, debes perder el miedo, y seguir adelante, intenta quitar el miedo de nuestros cuerpos a través del control mental, sin apreciar su bondad, el de servir como elemento previsor ante sucesos o eventos que pudiesen ser peligrosos para la vida personal o de colectivos humanos. Con ese presupuesto callamos nuestra emoción, el miedo es ocultado, es disimulado, es silenciado. Tenemos miedo, pero no expresamos, mentimos a los demás, y nos mofamos de aquellos que dicen tener miedo.

Sin embargo, no hay como cerrar los ojos ante los eventos actuales, de carácter universal, que involucra a toda la humanidad, y que son muy evidentes con sus grados de afectación a la vida humana y a la existencia del propio planeta. La humanidad se ve amenazada a perder algo que cree es suyo, o que le afecta a su existencia. La disminución de la capa de ozono, el calentamiento global,  la disminución de la capa de hielo, el incremento del nivel del mar, las tormentas, las inundaciones, las sequias, producto del cambio climático; por otro lado los problemas económicos globalizados, afectan a todos, se ha integrado la economía, y los beneficios así como los problemas tocan a todos los países. Las guerras y la industria de armas, la delincuencia con sus diferentes brazos, la propia industria y la destrucción del ambiente, la forma social de relacionarnos con la individualidad extrema, colocan a la humanidad en la primera línea del peligro de extinción. Estos eventos, llegan a las personas como eventos negativos para la vida o la integridad, y pueden desatar o no el miedo en las personas; sin embargo, detrás de estos procesos se encuentran los intereses mercantiles, de allí la necesidad para unos, de que conozcan masivamente estos hechos pero que no reaccionen con el miedo, que vean como eventos alejados a él, que se insensibilicen; para otros, será bueno la reacción con miedo o angustia moderados o descontrolados. Dentro de este mismo, análisis no hay que olvidar los eventos riesgosos y peligrosos locales y los propios de las culturas a las cuales pertenecemos, por estar ligados a la inseguridad ante ellos.

Pero el miedo, es una estrategia global a ser desarrollada para la mayoría de la población del planeta, por esta razón es una forma civilizatoria, que opera desarrollando comportamientos a seguir por la sociedad en todos los lugares, a donde haya llegado con sus mensajes  referidos al rechazo, fracaso, al cambio, o a la pérdida de poder; como también a situaciones ligadas con la vida biológica, como es a enfermar o a morir, o a padecer de incapacidades o discapacidades, en donde el miedo ocupa un sitial trascendente, porque atrapa no solamente a una persona, sino a toda una colectividad, o más generalizado a todo el mundo, volviéndonos impotentes para mantener la calma, y poder enfrentarlo y superarlo.

Saben en con qué y cómo manipular nuestras emociones, en especial el temor y el miedo, conocen cada proceso a detalle para detonar el miedo en diferentes intensidades, con ese efecto de masa, para actuar sobre poblaciones, y adecuadas para las diferentes culturas, ahora surge como inquietud, como controlan para evitar el otro lado, en el que, ese mismo miedo sirve como momento social de cohesión, de solidaridad, de resistencia, no son los eventos desencadenantes del miedo, sino el mismo miedo el que actúa de cohesionador social, el efecto se ha vuelto causa de solidaridad, de resistencia. Con este fin, los mensajes de los políticos, de las instituciones estatales, y no gubernamentales, y de los medios de comunicación sirven a este fin, al presentar las soluciones a la población, para evitar los procesos de organización social, mostrando sus propias estructuras llamadas a prevenir, paliar los efectos negativos, que corresponden a los mecanismos-solución, que da el propio sistema a los problemas, riesgo-peligro generados y difundidos por ellos. Producen las causas –el mal- y después nos dan la solución, con curas aparentes, paliativas, sin tocar la raíz del mal, esto es actuando sobre las verdaderas causas.

El olvido:

En ese ir y venir de mensajes, las TICs, tienen otro objetivo sustancial, el de generar el olvido colectivo, acerca de los eventos con potencial amenaza para las personas, más todavía de aquellos que amenazan al planeta, o a conjuntos poblaciones. Esto consiguen llenando los espacios sociales con información “basura”, aplicando el aprendizaje interferente, que ralentiza las reacciones emocionales, y diluyen la fuerza de los procesos amenazantes, porque la mente está captando otras informaciones que empiezan a cobrar importancia en la consciencia de las personas, con ello consiguen que los eventos trascendentes, que tienen el potencial de riesgo y peligro para las personas se corran de lugar, vayan del consciente al inconsciente y no sea accesible voluntariamente o con la misma facilidad que a un inicio.  De esta manera se logra anestesiar a los colectivos y controlar las formas de resistencia, porque las personas desestiman la importancia que tienen esos eventos, porque están priorizando otros en su mente, producto de esa información basura, sin embargo los eventos riesgosos que el sistema social requiere se mantenga ralentizados, siguen fluyendo con las TICs y son exacerbados según los intereses del momento. De esta manera logran diluir la cohesión, disminuir el interés por el riesgo, y retirar la resistencia social.

Pintura de Alexander Mann llamada El camino solitario. La soledad puede ser deseada en algunas personas, para alcanzar un estado de concentración o llegar a objetivos que necesitan llegar solos.

La soledad:

Otro espacio humano invadido para los fines de la esclavitud voluntaria, es la manipulación de la ‘Soledad’, ese sentimiento en el que los humanos nos sentimos solos, no acompañados, a pesar de que pueden estar otras personas a nuestro lado, pero esa percepción de encontrarse solo, alejado, distanciado, aislado, con falta de contacto con los otros, de no pertenecer a nada, o de creer que a nadie uno le importa, es lo que conforma la soledad, y es por lo tanto  una experiencia subjetiva, producto del grado de interacción social, en la que hay disminución o pérdida del vínculo social, pudiendo en determinado grado de soledad ser adecuado para realizar actividades reflexivas acerca de las múltiples necesidades que tenga la persona o sobre sí mismo; o por el contrario, ser negativa y le afecte a su psicología, a su bienestar.

En los inicios de la humanidad, la soledad quizá fue la compañera de la vida, y le permitió vivir en libertad en una relación directa con la naturaleza, en medio de la armonía con otros seres vivos como con algunos animales, y además le permitió construir los conocimientos iniciales entre mágico-mítico y empíricos, a través de la observación, y así entendieron poco a poco el cosmos, la naturaleza, los diferentes sistemas vivos, y ubicaron las diferencias y similitudes para las primeras formas de clasificación, así como la identificación de aquello que le era bueno o malo para su consumo y sobrevivencia; es decir la soledad, es un espacio que sirvió para el desarrollo del pensamiento abstracto, y continua aportando en esa línea a la humanidad, hay que estar a veces solo para realizar reflexiones que únicamente se alcanza en esa condición, para luego analizar y reflexionar con los demás. O en esa situación se puede alcanzar la paz, la tranquilidad, ese bien estar, ese bien ser, y seguir adelante con la vida.

Pero este espacio, que tiene esa bondad, para el crecimiento y desarrollo humano, es un objetivo de intervención de parte del Poder, para conseguir otros objetivos, como la incomunicación, el aislamiento ante los problemas comunes, la dilución de la resistencia, el desarrollo de la incapacidad para enfrentar los problemas que se presentan en cada persona pero que requieren de soluciones más amplias, a veces de carácter global, internacional. El nuevo modelo de sociedad postmoderna cumple muy bien ese papel, con el individualismo al extremo, que es producto de procesos de largos años, ligados al propio desarrollo urbano de las ciudades, de la organización del trabajo de tipo repetitivo –especializado en hacer una sola cosa- y no saber hacer nada de las demás cosas del proceso productivo; o debido a los formatos de competitividad, de solvencia académica, de creerse por cumplir ciertos requerimientos ser los mejores, los superiores a los demás. La lucha de todos contra todos, vueltos enemigos en el mundo de competición, al romper los lazos de la solidaridad, del acompañamiento, de la sinceridad, del apoyo; vueltos unos lobos de la humanidad, logran la idea global, del individuo que sabe mucho de poco, y no sabe nada de lo demás; peleador de los espacios sociales, sin importarle los problemas del conjunto social, en la medida que él se siente bien, cómodo y con capacidad de satisfacer sus necesidades; pero al mismo tiempo dependiente extremo del consumo, porque es incapaz de resolver problemas o situaciones elementales, que en el ayer las personas sabíamos hacerlo sin recurrir a otros, aunque en ese tiempo existía grandes necesidades no satisfechas, de allí el decir popular ‘siete oficios catorce necesidades’.

4- Conclusión:

El sistema social dominante, del hoy, ha logrado constituir el sistema de intervención sobre la humanidad, con la manipulación de la emociones de forma civilizatoria universal, ha globalizado su política, y aspiración, ingresando al interior de la vida misma de las personas al manipular las emociones, las que hacen a los humanos hacerse y comportarse como humanos en una relación armoniosa con la razón; aplican estrategias múltiples, de forma sutil, que no se muestran con todo el rostro de quién lo hace y a quien sirven, pero que la población piense, sienta, y vea como bien común, o como un riesgo o peligro para ella –humanidad- sin que sea tocado las verdaderas causas, esto es sin que sea visualizado que es el propio sistema social dominante uno de los principales culpables, y quienes diseñan esas formas de acciones y comportamientos humanos.

Por eso es importante no cegar el camino, en el objetivo de visualizar nuevas formas de accionar humanos para el crecimiento y desarrollo de la humanidad. Hay que continuar con el incremento de la solidaridad, del acompañamiento, del apoyo, pensando en el bien común, con acciones que beneficien a todos y no a unos pocos. La riqueza no está en el dinero sino en el desarrollo de la humanidad responsable de sí, de los demás y de la naturaleza.

Referencias bibliográficas

Filomanía. (2011). El miedo: una mirada filosófica. Disponible en: http://cafefilomania.com/?p=1139

Goleman. D. (2010). Inteligencia Emocional. Ed. Kairós. Bajado el 15/09/2018. Disponible en: http://iespedroantoniodealarcon.es/exlibris/download/inteligencia_emocional(2).pdf

Cornejo, J. (2017). El Encubrimiento como delito autónomo en el COIP. DerechoEcuador. com. Bajado el 08/11/2018. Disponible en: https://www.derechoecuador.com/-el-encubrimiento-como-delito-autonomo-en-el-coip–

Paredes, N. (2018). Inclusión: La construcción demagógica del término. Blog Ssociólogos. Disponible en: https://ssociologos.com/2018/12/02/inclusion-la-construccion-demagogica-del-termino/

* La amígdala debe este nombre por la apariencia a una almendra.  No confundir con la amígdala palatina de la garganta, que es una formación linfática, sino aquella ubicada en el cerebro límbico y que es una formación nerviosa de varios núcleos, aunque tenga el mismo nombre el de amígdala, se le conoce también como cuerpo amigdalino, complejo amigdalino, o amígdala cerebral.

https://ssociologos.com/2018/12/23/la-globalizacion-de-las-emociones-como-estrategia-postmoderna-de-la-dominacion-ii/

1 comentario en “LA GLOBALIZACIÓN DE LAS EMOCIONES COMO ESTRATEGIA POSTMODERNA DE LA DOMINACIÓN

  1. De entre lo tanto que como ciudadanos de a pie, comunes y silvestres, podemos hacer, es pronunciarnos por el uso del talento colectivo (posiblemente la principal fuente de riqueza y bienestar inmanente a la humanidad).
    Una de las innumerables acciones positivas pendientes de concreción, en principio con la difusión, es la de una película futurista, de ciencia ficción, de lo que sería interactuar en una civilización avanzada.
    Un guion y un resultado que bien puede ser elaborado en equipo. A mi juicio, unos cuantos elementos imprescindibles:
    – El talento como centro de atención social.
    – Cada integrante social con un mínimo digno.
    – El crimen, la miseria, el hambre, la contaminación, etc., prácticamente reducido a cero.
    – Cierto tiempo en trabajos tediosos, garantiza ciertos privilegios.
    – El arte en su mejor expresión.
    – Cada año, olimpiadas mundiales de propuestas ciudadanas.
    – Cada hora rifándose extras (lo misterioso participa en la administración)
    – Compartiendo rutinas, funciones y responsabilidades, con diferentes civilizaciones galácticas.
    – Los integrantes sociales con las imágenes en directo, de los estados civilizatorios en la vecindad.
    – …………………………………….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.