No es terrestre

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

El libro No es terrestre fue escrito por el famoso Peter Kolosimo en el año de 1970 con el titulo original «NON È TERRESTRE» (© 1970, PLAZA y JANES) que se publico en la colección otros mundos con una traducción por JOSE FERNANDEZ GONZALEZ.
Huellas misteriosas, objetos no identificados, presencias inquietantes, mitos … Por el autor de Tierra sin Tiempo y Sombras en las Estrellas. Premio Bancarella 1969.

No es terrestre

QUIEN DISPARABA CONTRA LOS DINOSAURIOS

Una vez, había un señor llamado Zebra, cuyo verdadero nombre era Horace Reid, que se ganaba la vida en el Chicago de 1965 leyendo los periódicos y escuchando la radio en busca de determinadas noticias. El señor Zebra era un extraño tipo de espulgador, Los palpitantes titulares sobre la guerra del Vietnam y la candente atmósfera en las fronteras chino-indias no le interesaban; tampoco los angustiosos interrogantes sobre el discutido compromiso de Beatriz de Holanda conseguían producirle un estremecimiento de deliciosa angustia.

En compensación, nuestro amigo, trastornado, clamaba al cielo por noticias como ésta: «En las proximidades de una pequeña ciudad de Illinois, el profesor Forrestor, de la State Normal University, ha localizado, con sus alumnos de la Facultad de Arqueología, un nuevo túmulo indio, el cual se remonta a cuatrocientos años de antigüedad. Se han sacado a la luz diversos esqueletos, sepultados con armas, adornos y objetos varios.

Se trata de hallazgos notables, si bien no sensacionales, a los que, sin embargo, ha seguido un descubrimiento del todo insólito: el del cuerpo de un piel roja, con un solo brazo, que estrecha contra sí una vasija de cerámica llena de peniques que llevan grabada la cabeza del indio. »El profesor Forrestor ha pensado, en principio, haber sido víctima de una broma de sus alumnos, quienes, no obstante, han protestado enérgicamente ante tal suposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.