El Ciclo Perdido del Tiempo – Parte 1

Ciclo Perdido del Tiempo

El Ciclo Perdido del Tiempo – Parte 1

Las culturas antiguas de todo el mundo hablaban de un vasto ciclo de tiempo con la alternancia de la Edad de las Tinieblas y la Edad de Oro; Platón lo llamó el Gran Año. A la mayoría de nosotros nos enseñaron que este ciclo era solo un mito, un cuento de hadas. Sin embargo, según Giorgio de Santillana, ex profesor de historia de la ciencia en el MIT, muchas culturas antiguas creían que la conciencia y la historia no eran lineales sino cíclicas, que se elevaban y caían durante largos períodos de tiempo. En su obra emblemática, Hamlet’s Mill, de Santillana y la coautora Hertha von Dechend, muestran que el mito y el folclore de más de treinta culturas antiguas hablan de un ciclo de tiempo con largos períodos de iluminación interrumpidos por edades oscuras de ignorancia, impulsados ​​indirectamente por fenómenos astronómicos conocidos, la precesión del equinoccio. Aquí es donde este articulo se pone interesante.

Todos conocemos los dos movimientos celestes los cuales tienen un profundo efecto en la vida y la conciencia. El movimiento diurno, la rotación de la Tierra sobre su eje, hace que los humanos pasen de un estado de vigilia a un estado de sueño y regresen cada veinticuatro horas. Nuestros cuerpos se han adaptado tan bien a la rotación de la Tierra que produce estos cambios regulares en la conciencia sin que pensemos que el proceso sea notable. La rotación de la Tierra alrededor del sol, el segundo movimiento celeste, que Copérnico identificó, tiene un efecto igualmente significativo, lo que hace que miles de millones de formas de vida broten del suelo, florezcan, fructifiquen y luego se descompongan, mientras miles de millones de otras especies hibernan, engendran, o migrar en masa. Nuestro mundo visible, literalmente, cobra vida, cambia completamente su color y zancada, y luego se invierte con cada aumento o disminución del segundo movimiento celestial.

El tercer movimiento celeste, la precesión del equinoccio, es menos comprendido que los dos primeros, pero si hemos de creer en las culturas antiguas de todo el mundo, su efecto es igualmente transformador. Lo que disfraza el impacto de este movimiento es su escala de tiempo. Al igual que la mosca de mayo, que vive solo un día al año y no sabe nada de las estaciones, el ser humano tiene una vida útil promedio que comprende solo un ciclo de 360 º del ciclo de precesión de aproximadamente 24,000 años. Y así como la mosca de mayo nace en un día nublado y sin viento no tiene idea de que hay algo tan espléndido como la luz del sol o la brisa, también nosotros, nacidos en una era de racionalidad materialista, tenemos poca conciencia de una edad de oro o estados superiores de conciencia – aunque ese es el mensaje ancestral.

Como señalan Giorgio y Hertha, la idea de un gran ciclo vinculado a la lenta precesión del equinoccio era común en numerosas culturas antes de la era cristiana, pero hoy no se nos enseña nada al respecto. Sin embargo, un creciente cuerpo de evidencia astronómica y arqueológica sugiere que el ciclo puede tener una base de hecho. Más importante aún, comprender su flujo y reflujo y el carácter de cada época proporciona una visión de la dirección de la civilización. Hasta ahora, los antiguos están en lo cierto; La conciencia parece estar expandiéndose desde las profundidades de las edades oscuras, reflejadas como vastas mejoras en toda la sociedad. Entonces, ¿qué impulsa estos cambios y qué podemos esperar en el futuro? Comprender la causa de la precesión es clave.

Precesión observada

La observación de los tres movimientos de la Tierra es bastante simple. En la primera rotación, vemos que el sol sale en el este y se pone en el oeste cada veinticuatro horas. Y si miráramos las estrellas solo una vez al día, veríamos un patrón similar durante un año: las estrellas se levantan en el este y se ponen en el oeste. Las doce constelaciones del zodíaco, los antiguos marcadores del tiempo que se encuentran a lo largo de la eclíptica, la trayectoria del sol, pasan por encima del radio en promedio una vez al mes y regresan al punto de inicio de nuestra observación celestial al final del año. Y si miráramos solo una vez al año, digamos en el equinoccio de otoño, notamos que las estrellas se mueven retrógradas (frente a los dos primeros movimientos) a un ritmo de aproximadamente un grado cada setenta años. A este ritmo, el equinoccio cae en una constelación diferente aproximadamente una vez cada 2,000 años, demorando alrededor de 24,000 años en completar su ciclo a través de las doce constelaciones. Esto se denomina precesión (el movimiento hacia atrás) del equinoccio en relación con las estrellas fijas.

Precesión del eje de rotación de la Tierra debido a la fuerza de marea elevada en la Tierra por la gravedad de la Luna y el Sol (Fuente: Wikipedia).

Precesión del eje de rotación de la Tierra debido a la fuerza de marea elevada en la Tierra por la gravedad de la Luna y el Sol (Fuente: Wikipedia).

La teoría estándar de la precesión dice que es principalmente la gravedad de la Luna que actúa sobre la Tierra oblata la que debe ser la causa de la cambiante orientación de la Tierra hacia el espacio inercial, también conocida como «precesión». Sin embargo, esta teoría se desarrolló antes de que los astrónomos supieran que el sistema solar podría moverse y La Unión Astronómica Internacional ha descubierto que es «inconsistente con la teoría dinámica». La antigua astronomía oriental enseña que un equinoccio que se mueve lentamente o que «precesa» a través de las doce constelaciones del zodiaco se debe simplemente al movimiento del sol que se curva en el espacio alrededor de otra Estrella, que cambia nuestro punto de vista de las estrellas de la Tierra. En el Instituto de Investigaciones Binarias, hemos modelado un sistema solar en movimiento y encontramos que efectivamente produce mejor la precesión observable, al mismo tiempo que resuelve varias anomalías del sistema solar. Esto sugiere fuertemente que la antigua explicación puede ser la más plausible, a pesar de que los astrónomos aún no han descubierto una estrella compañera al Sol de la Tierra.

Más allá de las consideraciones técnicas, un sistema solar en movimiento parece proporcionar una razón lógica por la que podríamos tener un gran año, para usar el término de Platón, con la alternancia de las edades oscura y dorada. Es decir, si el sistema solar que transporta la Tierra realmente se mueve en una órbita enorme, sometiendo a la Tierra al espectro electromagnético (EM) de otra estrella o fuente de EM en el camino, y configurando los sutiles campos eléctricos y magnéticos a través de los cuales nos movemos, podría esperar que esto afecte a nuestra magnetosfera, ionosfera y, muy probablemente, a toda la vida en un patrón acorde con esa órbita. Así como los movimientos diurnos y anuales más pequeños de la Tierra producen los ciclos del día y la noche y las estaciones del año (ambos debido a la posición cambiante de la Tierra en relación con el espectro EM del Sol), también se puede esperar que el movimiento celeste más grande produzca una ciclo que afecta la vida y la conciencia a gran escala.

En el año 2014, la NASA descubrió que la rotación y el movimiento de la Tierra a través del espacio reorganizan los electrones en el cinturón de radiación en un patrón de cebra. Esto fue completamente inesperado. Siempre se creyó que estas partículas se movían con demasiada rapidez para verse afectadas por el movimiento de la Tierra.

Una hipótesis de cómo la conciencia podría verse afectada por un ciclo tan celestial puede basarse en el trabajo de la Dra. Valerie Hunt, ex profesora de fisiología en la UCLA. En varios estudios, descubrió que los cambios en los campos eléctricos, sutiles y electromagnéticos del ambiente (que nos rodean todo el tiempo) pueden afectar dramáticamente la cognición y el rendimiento humanos. En resumen, la conciencia parece verse afectada por los campos sutiles de la luz, o como el físico Amon Goswami podría indicar: «La conciencia prefiere la luz». De acuerdo con el mito y el folclore, se basa el concepto detrás del Gran Año o modelo cíclico de la historia en el movimiento del Sol a través del espacio, someter a la Tierra a campos estelares cada vez más pequeños (todas las estrellas son generadores enormes de espectros EM) y como resultado el legendario ascenso y caída de las edades en las grandes épocas del tiempo.

Autor: Walter Cruttenden

https://www.ancient-origins.es/historia/ciclo-perdido-tiempo-005353

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.