Meditación caminando , la meditación activa perfecta.

En la meditación caminando usamos la experiencia de caminar como nuestro enfoque. Tomamos conciencia de nuestra experiencia mientras caminamos y tratamos de mantener nuestra conciencia involucrada con la experiencia de caminar.

meditación caminando

Meditación caminando

La meditación caminando es una de las formas más difundidas de la religión budista. Tiene la ventaja de que se puede hacer en cualquier momento del día. A veces se usa como una forma de romper los períodos de meditación sentada, dando un descanso al cuerpo. Pero a menudo se realiza como una práctica de meditación por derecho propio.

Todo lo que realizamos en nuestro día a día, podemos realizarlo meditando. Comer, conducir, lavar, limpiar la casa y por supuesto caminar. Desde la antigüedad, los monjes budistas hacían que caminar fuera una parte importante de su práctica diaria, permaneciendo atentos mientras caminaban y realizaban las tareas cotidianas de la vida.

La meditación caminando también se convirtió en una actividad programada en la que los practicantes caminaban durante un período de tiempo determinado, al igual que habrían fijado un tiempo de meditación sentada. Los períodos de meditación caminando ayudan al cuerpo a permanecer relajado y a recuperarse de cualquier tensión que se acumule debido a la inactividad. Pero también es una oportunidad para experimentar el cuerpo en acción. En la meditación sentada el cuerpo está quieto, mientras que en la meditación caminando podemos prestar atención al cuerpo mientras se mueve, produciendonos sensaciones más fuertes y más fáciles de observar.

Hay muchas formas de meditación caminando. La forma principal que voy a enseñar aquí tiene la ventaja de que no requiere que camines de una manera particularmente lenta. Esto significa que puedes hacerlo mientras caminas en un parque o incluso en tu calle principal local sin llamar la atención.

La meditación en movimiento es quizás la forma de meditación más adecuada para el estilo de vida moderno. A muchas personas les resulta difícil reservar tiempo para sentarse, pero casi todos caminan un poco, aunque solo sea para ir al supermercado. La meditación caminando nos da la oportunidad de mantener sanos tanto el cuerpo como la mente.

Caminar meditando puede ser muy divertido. Nos ayuda a disfrutar la experiencia de tener un cuerpo, y puede ser muy sensual e inmensamente placentero.

¿Qué es la meditación caminando?

La meditación caminando es una forma de meditación en acción.

En la meditación caminando usamos la experiencia de caminar como nuestro enfoque. Tomamos conciencia de nuestra experiencia mientras caminamos y tratamos de mantener nuestra conciencia involucrada con la experiencia de caminar. En realidad, hay varios tipos diferentes de meditación caminando. Solo veremos uno de ellos en detalle.

Obviamente, hay algunas diferencias entre la meditación caminando y la sentada. ¡Por un lado mantenemos nuestros ojos abiertos durante la meditación caminando! Esa diferencia implica cambios en la forma en la que la realizamos.

Tenemos que ser conscientes de las cosas fuera de nosotros (objetos con los que podemos tropezar, otras personas con las que chocar) y otras cosas fuera de nosotros de las que seremos más conscientes que cuando estamos sentados. Estos incluyen el viento, el sol y la lluvia y los sonidos de la naturaleza, de la sociedad y de las máquinas.

Pero una de las mayores diferencias es que es más fácil para la mayoría de las personas, hacer la meditación caminando, en comparación con la sentada. Cuando su cuerpo está en movimiento, generalmente es más fácil ser consciente de él en comparación con cuando está sentado. Cuando estamos sentados quietos en meditación, las sensaciones que surgen en el cuerpo son mucho más sutiles y más difíciles de prestar que las que surgen mientras caminamos. Esto puede hacer que la meditación caminando sea una experiencia intensa.

La práctica de la meditación caminando también puede ajustarse a nuestras vidas con bastante facilidad. Caminar desde el auto al supermercado puede ser una oportunidad para una meditación caminando corta.

La forma de meditación caminando que presentaremos aquí se realiza mejor al aire libre. Para tu primera práctica, es posible que desees encontrar un parque o espacio abierto donde puedas caminar durante veinte minutos sin encontrarte con tráfico.

Cómo hacer meditación caminando.

Creo que la mejor manera de aprender esta práctica es guiarse a través de ella. En cierto modo, esta práctica es más sencilla ya que uno experimenta mientras camina. Pero existen otras formas más complejas, simplemente porque hay muchas cosas de las que puedes estar consciente mientras haces la meditación caminando.

En pie

Para comenzar esta meditación caminando, primero, simplemente pongámonos de pie. Parate en el lugar siendo consciente de que tu peso se transfiere a través de las plantas de los pies hacia la tierra. Estate consciente de todos los movimientos sutiles que se producen para mantenernos equilibrados y erguidos. Muy a menudo damos por sentado nuestra capacidad para poder mantenernos en pie. Pero en realidad, nos tomó un par de años aprender a hacer esto. Por lo tanto, tenga en cuenta los ajustes constantes que está realizando para mantener su equilibrio.

Empezamos a caminar

Podemos comenzar a caminar a un ritmo bastante lento de manera normal. No vamos a cambiar la forma en la que caminamos, simplemente vamos a ser conscientes de ello.

Conciencia de tu cuerpo.

En primer lugar vamos a mantener la atención en las plantas de los pies, siendo consciente de los patrones alternativos de contacto y liberación. Vamos a ser conscientes del pie, cuando el talón hace el primer contacto, mientras su pie pisa hacia adelante y luego se levanta y viaja por el aire. Se consciente de todas las diferentes sensaciones en sus pies, no solo un contacto en las plantas de los pies, sino el contacto entre los dedos, la sensación del interior de los zapatos, la tela de los calcetines y deja que los pies estén relajados. Toma conciencia de tus tobillos. Observa las sensaciones en estas articulaciones en el momento en el que tu pie está en el suelo y mientras viaja por el aire.

Deja que las articulaciones de los tobillos se relajen. Ahora puedes darte cuenta de la parte inferior de tus piernas: tus espinillas, tus pantorrillas. Puedes estar consciente del contacto con la ropa. Siente la temperatura de la piel. Estate consciente de los músculos. Nota lo que hacen los músculos de la pantorrilla mientras caminas. Es posible que incluso desees exagerar unos de los pasos para observar que hacen los músculos de la pantorrilla y luego dejar que el caminar vuelva a un ritmo normal. Anima a los músculos de tu pantorrilla a relajarse.

Tomemos conciencia de las rodillas, experimentando las sensaciones en las articulaciones. Luego expande tu conciencia a tus muslos. Se consciente de la piel, el contacto con su ropa, la temperatura. Se consciente de los músculos y nota lo que están haciendo en la parte frontal y posterior de los muslos. Una vez más, es posible que desees dar algún paso solo para exagerar lo que hacen esos músculos. Luego deja que tu caminar vuelva a un ritmo normal.

Toma conciencia de tus caderas y relaja esos músculos. Observa cómo el ritmo y la marcha de su caminar cambian a medida que sus caderas se relajan. Puedes estar al tanto de toda la pelvis y notar todos los movimientos que se producen en la pelvis. Una cadera se mueve hacia adelante y luego la otra. Una cadera levantándose, la otra hundiéndose.

Puedes ser consciente de la compleja forma tridimensional que tu pelvis está formando a través del espacio a medida que avanza. La parte más baja de tu columna vertebral, su sacro, está incrustada en la pelvis. Entonces, cuando sienta que su columna vertebral se extiende hacia arriba, puede notar cómo se mueve junto con la pelvis. Su columna vertebral está en constante movimiento. Se está balanceando de lado a lado. Hay un movimiento de torsión alrededor del eje central. Tu columna está en un constante, sinuoso y movimiento sensual.

Observe su vientre y observe cómo es el centro de su cuerpo. Busca hasta qué punto puedes sentir que tu vientre es el centro de tu cuerpo, como el centro de tu ser. Fíjate en tu pecho, y solo deja que tu respiración suceda. Fíjate en el contacto que hace tu pecho con tu ropa. Nota tus hombros. Observa cómo se mueven con el ritmo del caminar. Deja que los hombros se relajen y que transmitan pasivamente el ritmo de su caminar hacia tus brazos. Ten los brazos simplemente colgando a los lados y balancéalos naturalmente. Observa todos los movimientos en tus brazos: la parte superior de los brazos, los codos, los antebrazos, las muñecas, las manos.

Toma conciencia de tu cuello y de los músculos que sostienen tu cráneo. Nota el ángulo de su cabeza. Experimenta que al relajar los músculos en la parte posterior del cuello, su barbilla se dobla ligeramente y su cráneo llega a un punto de equilibrio. Es posible que desee jugar con el ángulo de la cabeza y ver cómo cambia tu experiencia. Si levantas el mentón y lo mantiene en el aire, notará que se vuelve mucho más consciente del mundo exterior. Luego vuelve la cabeza a un punto de equilibrio.

Relaja tu mandíbula. Relaja tus ojos y deja que tus ojos estén suavemente enfocados, mirando suavemente hacia adelante, sin mirar a nada, sin dejarte atrapar por nada que pase por delante.

Sentimientos

Puedes estar consciente de los sentimientos que estás teniendo. ¿Hay cosas que se sienten agradables?… ¿Hay cosas que se sienten desagradables?… ¿En tu cuerpo o fuera de ti?… Entonces, si observas cosas en tu cuerpo que son agradables o desagradables, simplemente siéntelas, experiméntalas. No te aferres a ellas, ni las apartes, solo nótalas. Si observas cosas en el mundo exterior que son agradables o desagradables, simplemente permíteles que se desplacen, simplemente notándolas a la deriva, sin seguirlas o evitando mirarlas.

Pensamientos y emociones

Puedes notar tus estados emocionales. ¿Estas aburrido? ¿Estás contento? ¿Estás irritado? ¿Te sientes muy feliz de estar haciendo lo que estás haciendo?. Una vez más, simplemente nota las emociones que están presentes. Observa también tu mente. ¿Está tu mente clara o aburrida? ¿Está tu mente ocupada o esta tranquila? ¿Estas pensando en cosas que no están relacionadas con esta práctica?. Simplemente nota estas cosas sin un juicio particular, simplemente observando.

Equilibrio interno y externo

Ahora experimenta el equilibrio entre tu experiencia de lo interno y lo externo. A menudo me doy cuenta de que puedo ser consciente tanto del mundo interior, como del mundo exterior en equilibrio. Vea si puede encontrar ese punto de equilibrio, donde esté igualmente consciente de lo interno y de lo externo y tu mente esté en calma, contenta y tranquila.

Parada

Entonces, en unos segundos, voy a pedirte que te detengas. Me gustaría que te detuvieras de forma natural. No estés congelado en el lugar. Sólo permítete parar y experiméntate de pie. Nota que es no estar en movimiento. Observa una vez más el complejo acto del equilibrio que lo mantiene en posición vertical. Siente una vez más el peso bajando a través de las plantas de tus pies hacia la tierra; simplemente de pie, experimentándote. Finaliza esta sesión de meditación.

Meditación caminando , la meditación activa perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.