Sacerdotes o cosmonautas?

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

EL autor es un Ufólogo germano-español que se dedico a investigar la conexión entre los OVNIS 5 y las antiguas religiones del mundo. Andreas Faber-Kaiser en Sacerdotes o cosmonautas? publicado en 1971, nos habla de la astroarqueología 29 y los indicios de tecnologías superiores en el ámbito religioso.
Se publicó en la colección en septiembre de 1974, junto con otros escritores españoles importantes. Los misterios y enigmas históricos tratados en el libro de Ezequiel 30, los mapas de Piri Reis 31 y el templo de David 23, y las influencias de Ummo 32.

En la ascensión constante del hombre hacia el Conocimiento, éste ha ido dejando sucesivamente atrás diversas pieles de serpiente.

¿Qué largo parece el camino recorrido desde el mundo mítico del hombre prehistórico, hasta el mundo de la Cibernética y de la Astronáutica! Sin embargo, visto en términos evolutivos, este período es brevísimo. El Horno sapiens es muy joven, como especie; si admitimos, con André de Cayeux, un promedio de cuatro millones de años para la vida de una especie, el hombre, como tal, se encuentra al comienzo de su vida filo genética. Esta constatación plantea una serie de interesantes posibilidades e interrogantes.

¿Qué habrá después del hombre? ¿Es lícito especular sobre la inevitable aparición —puesto que la Evolución no se ha detenido, únicamente su ritmo es demasiado vasto para que lo captemos en nuestra pequeñez ontogenética— no del Superhombre, concepto teñido de un excesivo sabor nietzscheano, que todos sabemos lo que dio, sino del Ultrahombre, como prefiere Aimé Michel? El ultrahombre nos resultaría incomprensible por definición, como la mente del Cro-Magnon debía de resultar incomprensible para el tosco Neanderthal.

Pero traslademos el problema a escala cósmica. A escala evolutiva terrestre, el ultrahombre no es más que una posibilidad. A escala cósmica, sin embargo, puede ser una realidad. Si admitimos, con Nikolai Kardachev, la existencia de tres niveles cósmicos de civilización, del que nosotros ocuparíamos el segundo, nada nos impide admitir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.