Tranhumanismo según Julian Huxley

cyborgs

Para comprender los albores del espíritu del transhumanismo contemporáneo hay que acudir al autor que acuñó el término actual: Julian Huxley (1887-1975), biólogo británico y nieto de Thomas Henry Huxley. El abuelo de Julian fue amigo de Charles Darwin y, desde que encontró valor en las tesis del autor de El origen de las especies, fue un defensor destacado del evolucionismo darwiniano en la sociedad victoriana, por lo que fue conocido como «el bulldog de Darwin». Una relación de amistad que influyó enormemente en sus nietos, sobre todo en Julian. Como miembro de la familia Huxley, Julian, como su hermano Aldous –autor de Un mundo feliz–, tuvo una carrera académica y literaria prolífica. Son cuantiosos sus ensayos. Su pluma trató tanto asuntos científicos como humanísticos y siempre buscó unificar las aspiraciones de la ciencia y de las humanidades. Los ensayos que aquí nos interesan, sobre todo, son algunos de carácter filosófico, antes mencionados. El objeto de las reflexiones filosóficas de Julian siempre estuvo centrado en la creación de un humanismo científico que se convirtiera en una religión secular. Es lo que él denominó humanismo evolutivo, que fue primera semilla conceptual del término transhumanismo.

En 1923, años antes de acuñar el concepto del transhumanismo en 1957, publicó sus Ensayos de un biólogo, donde reflexionaba sobre su particular visión del humanismo: “la posibilidad de un perfeccionamiento fisiológico, de una mejor combinación de las facultades psíquicas existentes, de elevar las facultades actuales del hombre a nuevas alturas y aun el descubrimiento de nuevas facultades, nada de todo esto es vana utopía, sino que habrá de venir si la ciencia continúa su progreso actual”. En las palabras del biólogo es posible encontrar al padre del transhumanismo, al filósofo que andaba tras el espíritu del ahora llamado human enhancement. Huxley buscaba, combinando el evolucionismo y el humanismo, la justificación moral del control de la evolución biológica propuesto por Francis Galton. Un ideal que permitiera al ser humano ser auténticamente dueño de su naturaleza y no dependiente de sus limitaciones corporales.

Para Julian Huxley el transhumanismo se trata de la religión mental y secular que busca trascender los límites que impone la naturaleza al ser humano a través del conocimiento científico. Una tarea que tiene dimensiones cósmicas, pues la empresa del autotrascendimiento humano es un deber cósmico en el que el ser humano está implicado de manera necesaria: es el mejoramiento de todo el universo, que es Dios mismo.

La misión religioso-científica que supone la creencia en el transhumanismo lleva al convencimiento de que el ser humano podrá trascender su condición de especie para llegar a concentrar todos los fragmentos de su conciencia en una autoconciencia cósmica total que dé plenitud a la sustancia universal y única de la que todo forma parte. En este contexto, cuando se da en el ser humano la toma de conciencia de su condición fragmentaria y de la posibilidad de conducir al Universo a su plenitud, se le revela un nuevo estadio del tiempo histórico, lo que le conduce a renunciar a su particularidad para fundirse y confundirse a través de su deseo con la totalidad del cosmos.

El transhumanismo formulado por Huxley es, para él, la nueva religión global en la que pueden creer todos los seres humanos. Religión que postula el deber moral de trascender los límites biológicos del ser humano y de dirigir conscientemente la evolución. Pero lo más destacable de esa religión es que la meta final del transhumanismo es la manifestación de Dios en la Historia, del Dios inmanente y limitado en la naturaleza ciega, liberado posteriormente por la idea forjada con el fuego del espíritu humano. De esta manera, Huxley desplegó las alas del espíritu del transhumanismo a mediados del siglo XX y ha volado hasta la actualidad, adquiriendo múltiples formas.

TRANSHUMANISMO – SIR JULIAN HUXLEY, 1968

Como resultado de mil millones de años de evolución, el universo se está volviendo consciente de sí mismo, capaz de comprender algo de su historia pasada y su posible futuro. Esta autoconciencia cósmica se está realizando en un pequeño fragmento del universo, en unos pocos seres humanos. Tal vez se haya realizado en otro lugar también, a través de la evolución de las criaturas vivientes conscientes en los planetas de otras estrellas. Pero en este planeta, nunca ha sucedido antes.

La evolución en este planeta es una historia de la realización de posibilidades siempre nuevas por la materia de la que la tierra (y el resto del universo) se convierte en vida; fuerza, velocidad y conciencia; el vuelo de los pájaros y la política social de abejas y hormigas; el surgimiento de la mente, mucho antes de que el hombre fuera soñado, con la producción de color, belleza, comunicación, cuidado maternal y los comienzos de la inteligencia y la intuición. Y finalmente, durante los últimos tics del reloj cósmico, algo completamente nuevo y revolucionario, los seres humanos con sus capacidades para el pensamiento y el lenguaje conceptuales, para la conciencia y el propósito autoconscientes, para acumular y poner en común la experiencia consciente. Porque no olvidemos que la especie humana es tan radicalmente diferente de cualquiera de los animales microscópicos unicelulares que vivieron hace mil millones de años como lo eran de un fragmento de piedra o metal.

La nueva comprensión del universo ha surgido a través del nuevo conocimiento acumulado en los últimos cien años por psicólogos, biólogos y otros científicos, arqueólogos, antropólogos e historiadores. Ha definido la responsabilidad y el destino del hombre: ser un agente para el resto del mundo en la tarea de realizar sus potencialidades inherentes lo más plenamente posible.

Es como si el hombre hubiera sido nombrado repentinamente director gerente del negocio más grande de todos, el negocio de la evolución, designado sin que se le preguntara si lo quería y sin la debida advertencia y preparación.Es más, no puede rechazar el trabajo.Tanto si quiere como si no, si es consciente de lo que está haciendo o no, de hecho está determinando la dirección futura de la evolución en esta tierra.Ese es su destino ineludible, y cuanto antes se dé cuenta y empiece a creer en él, mejor para todos los interesados.

En realidad, el trabajo se reduce a la plena realización de las posibilidades del hombre, ya sea por parte del individuo, por la comunidad o por la especie en su aventura procesional por los corredores del tiempo.

Cada hombre de nosotros comienza como una mera partícula de potencialidad, un óvulo esférico y microscópico. Durante los nueve meses antes del nacimiento, esto se desarrolla automáticamente en un rango de organización verdaderamente milagroso: la placenta, además del continuo crecimiento y desarrollo automático, el individuo comienza a realizar sus posibilidades mentales construyendo una personalidad, desarrollando talentos especiales, adquiriendo conocimiento y habilidades de diversos tipos, desempeñando su papel en el mantenimiento de la sociedad. Este proceso postnatal no es un proceso automático o predeterminado. Puede proceder de formas muy diferentes según las circunstancias y según los esfuerzos sembrados del individuo. El grado de realización de las capacidades puede ser más o menos completo. El resultado final puede ser satisfactorio o muy al revés: en particular, la personalidad puede fracasar gravemente en lograr una totalidad real. Una cosa es cierta: la personalidad bien desarrollada y bien integrada es el producto más elevado de la evolución, la realización más completa que conocemos en el universo.

Lo primero que tiene que hacer la especie humana para prepararse para el cargo cósmico al que se encuentra asignada es explorar la naturaleza humana, para averiguar cuáles son las posibilidades que se le abren (incluidas, por supuesto, sus limitaciones, ya sean inherentes o impuestas por los hechos de naturaleza externa). Hemos terminado bastante bien la exploración geográfica de la tierra; hemos empujado la exploración científica de la naturaleza, tanto muerta como viva, hasta un punto en el que se han aclarado sus principales contornos; pero la exploración de la naturaleza humana y sus posibilidades apenas ha comenzado. Un vasto Nuevo Mundo de posibilidades inexploradas espera a su Colón.

Los grandes hombres del pasado nos han dado vislumbres de lo que es posible en el camino de la personalidad, del entendimiento intelectual, del logro espiritual, de la creación artística. Pero estos son apenas más que destellos de Pisgah. Necesitamos explorar y mapear todo el reino de las posibilidades humanas, ya que se ha explorado y mapeado la geografía física real. ¿Cómo crear nuevas posibilidades para la vida cotidiana? ¿Qué se puede hacer para sacar a relucir las capacidades latentes del hombre y la mujer ordinarios para comprender y disfrutar; enseñar a la gente las técnicas para lograr la experiencia espiritual (después de todo, uno puede adquirir la técnica del baile o el tenis, entonces, ¿por qué no el éxtasis místico o la paz espiritual?); desarrollar el talento y la inteligencia nativos en el niño en crecimiento, en lugar de frustrarlos o distorsionarlos? Ya sabemos que la pintura y el pensamiento, la música y las matemáticas, la actuación y la ciencia pueden llegar a significar algo muy real para los niños y niñas normales y corrientes, siempre que se adopten los métodos adecuados para sacar a la luz las posibilidades de los niños. Estamos empezando a darnos cuenta de que incluso las personas más afortunadas viven muy por debajo de su capacidad, y que la mayoría de los seres humanos no desarrollan más que una pequeña fracción de su potencial eficiencia mental y espiritual. La raza humana, de hecho, está rodeada por una gran área de posibilidades no realizadas, un desafío al espíritu de exploración.

Las exploraciones científicas y técnicas le han dado al Hombre Común de todo el mundo una noción de posibilidades físicas. Gracias a la ciencia, los desfavorecidos llegan a creer que nadie necesita estar desnutrido o enfermo crónicamente, o privado de los beneficios de sus aplicaciones técnicas y prácticas.

El malestar del mundo se debe en gran parte a esta nueva creencia: la gente está decidida a no tolerar un nivel subnormal de salud física y vida material ahora que la ciencia ha revelado la posibilidad de elevarlo. El malestar producirá algunas consecuencias desagradables antes de que se disipe; pero es, en esencia, una inquietud benéfica, una fuerza dinámica que no se detendrá hasta que haya sentado las bases fisiológicas del destino humano.

Una vez que hayamos explorado las posibilidades abiertas a la conciencia y la personalidad, y el conocimiento de ellas se haya convertido en propiedad común, habrá surgido una nueva fuente de malestar. La gente se dará cuenta y creerá que si se toman las medidas adecuadas, nadie debe perder la verdadera satisfacción ni ser condenado a un cumplimiento deficiente. Este proceso también comenzará siendo desagradable y terminará siendo benéfico. Comenzará por destruir las ideas y las instituciones que se interponen en el camino de nuestra realización de nuestras posibilidades (o incluso negará que las posibilidades estén ahí para realizarse), y continuará al menos un comienzo con la construcción real del verdadero destino humano.

Hasta ahora, la vida humana ha sido generalmente, como la describió Hobbes, “desagradable, brutal y breve”; la gran mayoría de los seres humanos (si aún no han muerto jóvenes) han padecido la miseria de una forma u otra: pobreza, enfermedad, mala salud, exceso de trabajo, crueldad u opresión. Han intentado aliviar su desdicha con sus esperanzas y sus ideales. El problema ha sido que las esperanzas en general han sido injustificadas, los ideales generalmente no se han correspondido con la realidad.

La exploración entusiasta pero científica de las posibilidades y de las técnicas para realizarlas hará que nuestras esperanzas sean racionales y colocará nuestros ideales en el marco de la realidad, al mostrar cuántas de ellas son realmente realizables.

Ya podemos sostener con razón la creencia de que existen estas tierras de posibilidad, y que las limitaciones actuales y las frustraciones miserables de nuestra existencia podrían superarse en gran medida. Ya estamos justificados en la convicción de que la vida humana tal como la conocemos en la historia es una miserable improvisación, arraigada en la ignorancia; y que podría ser trascendida por un estado de existencia basado en la iluminación del conocimiento y la comprensión, así como nuestro control moderno de la naturaleza física basado en la ciencia trasciende las vacilaciones tentativas de nuestros antepasados, que tenían sus raíces en la superstición y el secreto profesional.

Para ello, debemos estudiar las posibilidades de crear un entorno social más favorable, como ya lo hemos hecho en gran medida con nuestro entorno físico. Partiremos de nuevas premisas. Por ejemplo, que la belleza (algo para disfrutar y algo de lo que enorgullecerse) es indispensable y, por tanto, que los pueblos feos o deprimentes son inmorales; que la calidad de la gente, no la mera cantidad, es lo que debemos apuntar, y por lo tanto que se requiere una política concertada para evitar que la actual avalancha de aumento de la población arruine todas nuestras esperanzas de un mundo mejor; que la verdadera comprensión y el disfrute son fines en sí mismos, así como herramientas o relajaciones de un trabajo, y que, por tanto, debemos explorar y hacer plenamente disponibles las técnicas de educación y auto-educación; que la máxima satisfacción proviene de la profundidad y plenitud de la vida interior y, por lo tanto, debemos explorar y hacer plenamente disponibles las técnicas del desarrollo espiritual; sobre todo, que hay dos partes complementarias de nuestro deber cósmico: una para con nosotros mismos, para ser cumplida en la realización y disfrute de nuestras capacidades, la otra para los demás, que se cumpla en el servicio a la comunidad y en la promoción del bienestar de las generaciones venideras y el avance de nuestra especie en su conjunto.

La especie humana puede, si lo desea, trascenderse a sí misma, no sólo esporádicamente, un individuo aquí de una manera, un individuo allí de otra manera, sino en su totalidad, como humanidad. Necesitamos un nombre para esta nueva creencia. Quizás el transhumanismo sirva: el hombre sigue siendo hombre, pero trascendiéndose a sí mismo, al darse cuenta de nuevas posibilidades de y para su naturaleza humana.

“Creo en el transhumanismo”: una vez que haya suficientes personas que puedan decir eso de verdad, la especie humana estará en el umbral de un nuevo tipo de existencia, tan diferente de la nuestra como la nuestra de la del hombre de Pekín. Por fin estará cumpliendo conscientemente su verdadero destino.

https://melvecsblog.wordpress.com/2020/08/12/tranhumanismo-segun-julian-huxley/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.