Los robots agrícolas podrían salvar el planeta,… o destruirlo

Los avances en robótica están cambiando la forma en que fabricamos y hacemos las cosas y lo mismo se aplica a la agricultura. Los robots agrícolas ya están haciendo avances en el trabajo agrícola y las máquinas impulsadas por inteligencia artificial están preparadas para revolucionar la forma en que cultivamos y cosechamos cultivos. Pero dependerá si eso será para bien o para mal.

En un escenario, trazado por Thomas Daum, un economista agrícola en Alemania, los robots pueden marcar el comienzo de una utopía ecológica en la que pequeños robots inteligentes nos ayuden a cultivar productos orgánicos de formas eminentemente sostenibles alrededor de campos verdes, prados escénicos y arroyos burbujeantes que permiten mucho espacio para que la vida silvestre coexista.

Al emplear robots para trabajos intensivos en mano de obra como fertilización y deshierbe, los agricultores podrían asegurarse de que sus tierras agrícolas y sus alrededores permanezcan bastante prístinos.

Los robots pequeños podrían rociar cantidades específicas de bioplaguicidas con moderación y usar rayos láser para eliminar las malas hierbas sin dañar insectos útiles como las abejas y otras plantas en el proceso. El suelo y las fuentes de agua seguirían siendo ricas, sin contaminarse por los productos químicos que se filtran en ellos.

“Es como un jardín del Edén”, postula Daum, un investigador de la Universidad de Hohenheim en Alemania que estudia estrategias de desarrollo agrícola. “Los robots pequeños podrían ayudar a conservar la biodiversidad y combatir el cambio climático de formas que antes no eran posibles”.

Robots agricultores

La otra posibilidad con los robots en agricultura

En otro escenario, sin embargo, es posible que nos encontremos en una distopía en la que grandes robots se alistan para la producción en masa en monocultivos tristes y destructivos con poco espacio para la biodiversidad.

Se podrían usar máquinas grandes y engorrosas para cultivar algunos cultivos de monocultivo que dominarían el paisaje, dejando un caos ambiental a su paso, ya que muchos productos químicos como pesticidas se fumigarían generosamente. Todo lo que se considerara superfluo para la causa de la producción en masa sería eliminado o diezmado, incluida la vida silvestre, como ya ocurre en las grandes fincas monoculturales.

A medida que los avances tecnológicos avanzan a una velocidad vertiginosa, deberíamos comenzar a considerar cómo queremos usar los robots para la agricultura para asegurarnos de tomar las decisiones correctas, argumenta Daum.

“La utopía y la distopía son posibles desde una perspectiva tecnológica. Pero sin las medidas de seguridad adecuadas en la política, podemos terminar en la distopía sin querer si no discutimos esto ahora”, enfatiza.

No hace falta decir que el mundo que estamos a punto de crear nos impactará a todos para bien o para mal.

“La agricultura robotizada también puede afectarle concretamente a usted como consumidor”, explica el experto alemán. “En la utopía, no solo estamos produciendo cereales, tenemos muchas frutas y verduras cuyos precios relativos bajarían, por lo que una dieta más saludable sería más asequible”.

Además, si bien los agricultores individuales bien podrían permitirse el uso de pequeños robots para la agricultura orgánica, solo las grandes corporaciones podrían sufragar los considerables costos de las grandes máquinas para el monocultivo. Como resultado, es probable que se adopte una combinación de ambos escenarios, dependiendo de las circunstancias locales.

Diferentes expectativas

En Europa, con su mosaico de fincas más pequeñas, el escenario utópico bien podría prevalecer, mientras que en países como Estados Unidos, Rusia y Brasil, con grandes extensiones de tierra ya utilizadas para producir grandes volúmenes de granos de bajo valor, el escenario distópico es más probable. .

“Si bien es cierto que las condiciones previas para los robots pequeños son más desafiantes en estas últimas áreas, incluso con robots grandes, o una mezcla entre pequeños y grandes, podemos dar pasos hacia la utopía con prácticas como el cultivo intercalado, tener setos, la agrosilvicultura y el cambio de fincas más grandes a parcelas de tierra más pequeñas propiedad de grandes agricultores ”, dice Daum.

“Algunas de estas prácticas pueden incluso resultar rentables para los agricultores una vez que los robots puedan hacer el trabajo, ya que las prácticas que antes no eran económicas se vuelven rentables”, añade.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

https://www.ecoportal.net/paises/los-robots-agricolas/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+NoticiasDeEcoportal+%28Ecoportal.net%29

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *