Los Delfines son Personas No Humanas: Según un Estudio Científico


LOS DELFINES SON PERSONAS NO HUMANAS: SEGÚN UN ESTUDIO CIENTIFICO

La web ANIMANATURALIS publica un articulo de Jonathan Leake, traducido por Monica Hodgekins:

Según científicos: los delfines deben ser tratados como “personas no humanas”
Los investigadores afirman: la inteligencia de los delfines es una evidencia y, por consiguiente, maltratarlos resulta moralmente repugnante. 
Articulo original en ingles en The Times
Los delfines han sido declarados las segundas criaturas más inteligentes del mundo después de los seres humanos, de ahí que los científicos sugieran que son tan brillantes que deberían ser tratados como “personas no humanas”.
¿Que dicen LOS HABASIS?
…»Ellos consideran que existen humanos en el mar, y algunos los tienen reconocidos, como las focas y los delfines, o las ballenas y también conocen que existen animales que en el pasado, tuvieron el mismo origen de la raza humana, como los cerdos y los monos, y les respetan, y nunca se alimentarán de ellos, pues es como alimentarse de un ser humano».

(Leer el texto completo de los Habasis aquí)
—–OOO—–
Estudios sobre el comportamiento de los delfines han puesto de relieve la gran similitud que existe entre estos y los seres humanos con respecto a la forma de comunicarse. Asimismo, subrayan el hecho de que son más brillantes que los chimpancés. Dichos estudios han sido respaldados por la investigación anatómica que demuestra que los cerebros de los delfines presentan muchas características asociadas a un grado de inteligencia muy elevado.

Los investigadores sostienen que su trabajo demuestra que es moralmente inaceptable mantener a animales tan inteligentes en parques acuáticos, matarlos ya sea para destinar su carne para el consumo humano, ya sea por accidente acontecido durante la pesca. Cerca de 300.000 ejemplares de ballenas, delfines y marsopas mueren bajo esas circunstancias cada año.
“Muchos cerebros de delfín son de mayores dimensiones que el humano y … (seguir leyendo en más información, abajo a la izquierda)

ocupan un segundo lugar después del hombre, en cuanto a masa se refiere, si tenemos en cuenta el tamaño del cuerpo”, según afirmó Lori Marino, una zoóloga de la Universidad Emory de Atlanta, Georgia, que se valió de escáneres por resonancia magnética para trazar el cerebro de estos animales marinos y compararlo con el de los primates.
“La neuroanatomía sugiere que existe continuidad psicológica entre los seres humanos y los delfines y se supone que también aparecen profundas implicaciones éticas en la interacción entre este cetáceo y el hombre”, añadió.
Hace tiempo que el delfín ha sido reconocido como uno de los animales más inteligentes. No obstante, muchos investigadores lo habían colocado por debajo de los chimpancés, los cuales, de acuerdo con algunos estudios, pueden alcanzar niveles de inteligencia propios de niños de tres años. Sin embargo, recientemente una serie de estudios sobre el comportamiento han sugerido que los delfines, sobre todo especies como el delfín nariz de botella, podrían ser los más listos.
 Dichas investigaciones demuestran que los delfines poseen personalidades distintas, un fuerte sentido de sí mismos y pueden pensar en el futuro.
¿Delfin humano?

También ha quedado manifiesto que son animales “culturales”, lo que significa que de un delfín a otro pueden ser aprendidos nuevos tipos de comportamientos de forma rápida.

Diana Reiss, catedrática de Psicología en el Hunter College, The City University of New York, demostró en un estudio que los delfines pueden reconocerse en un espejo y utilizarlo para inspeccionar distintas partes de su cuerpo, una habilidad que se creía exclusiva de los seres humanos y de los grandes simios.
En otro estudio, averiguó que los animales en cautiverio también poseen la capacidad de aprender un lenguaje rudimentario basado en símbolos.
Otra investigación ha demostrado que los delfines pueden resolver problemas difíciles, mientras que los que viven en libertad cooperan de formas diferentes que implican estructuras sociales complejas y una sofisticación emocional de elevado nivel.
En un caso reciente, mientras un delfín rescatado se recuperaba durante tres semanas en un delfinario en Australia, se le enseñó a nadar sobre la cola.

Después de ser liberado, los científicos se quedaron asombrados al comprobar que los delfines salvajes habían aprendido el ejercicio del delfín que había permanecido en cautividad previamente.
Existen numerosos ejemplos similares, como el de los delfines de la costa de Australia Occidental que aprendieron a sostener esponjas sobres sus hocicos para protegerse mientras buscaban peces espinosos por el suelo marino.
Tales observaciones, junto con otras que muestran, por ejemplo, cómo los delfines podrían cooperar con precisión militar rodeando bancos de peces para alimentarse, han originado que surjan preguntas que cuestionen la base de la estructura de su cerebro.
El tamaño es sólo un factor. Los investigadores han reconocido que el tamaño del cerebro varía mucho, alrededor de 200 g en las especies de cetáceos pequeños, tales como el delfín del Rio Ganges, y más de 8 kg en los cachalotes, cuyos cerebros son los más grandes de nuestro planeta. Por el contrario, el cerebro humano oscila entre 1 y casi 2 kg, mientras que el de los chimpancés pesa alrededor de los 350g.
Sin embargo, cuando se trata de inteligencia, el tamaño del cerebro adquiere menos importancia que la proporción de éste con respecto al cuerpo.
Lo que Marino y sus colegas averiguaron fue que la corteza cerebral y el neocórtex de los delfines nariz de botella eran tan grandes que “la relación anatómica que evalúa la capacidad cognitiva lo sitúan en un segundo lugar en relación con el cerebro humano”.
Asimismo, descubrieron que la corteza cerebral de los delfines nariz de botella poseen los mismos pliegues complejos, los cuales están firmemente vinculados a la inteligencia humana.
“Dichos pliegues aumentan el volumen de la corteza cerebral y la habilidad de las células cerebrales para interconectarse entre ellas.” A pesar de haber evolucionado en una trayectoria neuroanatómica diferente a la de los seres humanos, el cerebro de los cetáceos presenta varias características correlacionadas con una inteligencia compleja”, aseguró Marino.
El próximo mes Marino y Reiss presentarán los resultados obtenidos a partir de su investigación en una conferencia en San Diego, California. Dichos datos concluyen en que la inteligencia de los delfines es una evidencia y, por consiguiente, maltratarlos resulta moralmente repugnante.
Thomas White, catedrático de ética en la LoyolaMarymount University, Los Angeles, quien ha llevado a cabo varios estudios académicos que sugieren que los delfines poseen sus propios derechos, también intervendrá en la conferencia.
“La investigación científica […] sostiene que los delfines son ‘personas no humanas’ que merecen ser consideradas moralmente como individuos”,afirmó.
—–OOO—–
Según el escritor  Robert K.G. Temple propuso en 1976, en ‘El misterio de Sirio’, que hombres-peces procedentes de ese sistema estelar no sólo habían trasmitido a los dogones sus conocimientos astronómicos, sino que además habían fundado su civilización. Para el escritor estadounidense, los visitantes «se parecerían un poco a las sirenas y los tritones, y podrían asemejarse, de alguna manera, a nuestros inteligentes amigos los delfines».

Fuente: http://radiotierraviva.blogspot.com/2011/10/los-delfines-son-personas-no-humanas.html

0 comentarios en “Los Delfines son Personas No Humanas: Según un Estudio Científico

  1. «la inteligencia de los delfines es una evidencia y, por consiguiente, maltratarlos resulta moralmente repugnante.»

    Y digo yo, la repugnancia moral de un maltrato… ¿Se mide por la inteligencia del ser maltratado?

  2. Si, el comentario de Toni es interesante, pero no deja de tener su punto de demagogia «buenista».

    Cualquier «maltrato», definido así, es moralmente inaceptable. Pero en todo caso, su definición no podrá ser la misma en caso tratemos con una ameba, que con un ser humano. Si el individuo con el que tratemos no tiene una consciencia plena de su vida, de su muerte y en definitiva, de su condición, no tiene el mismo sentido moral matarlo, por ejemplo.

    Con este experimento de lo que se trata es de que los delfines tiene una inteligencia y compresión similares a al humana, por lo tanto pueden tener consciencia del daño. Si el animal no posee esta característica, por ejemplo un toro, matarlo no tiene el mismo grado.

  3. Estimado Moinelo, he comprendido perfectamente el contenido de la noticia, aunque agradezco su preocupación por hacerlo comprensible. ¿Si no se tiene consciencia del daño no puede sentirse el dolor? (¡…!). En cualquier caso estoy acostumbrado a estos argumentos del tipo pro-taurino.

    Imagino que verá menor inteligencia en una planta que en un toro, y sin embargo se han hecho estudios mediante la colocación de sensores en plantas, monitorizando sus constantes vitales, y se ha comprobado la enorme reacción que sucede cuando una hoja se quema. Incluso la reacción que sufre una planta situada a metros de otra que está siendo quemada.

    Si mis gatos no tienen conciencia del daño porque son de inteligencia «inferior», no sé para qué fueron anestesiados cuando fueron esterilizados. ¡Cuánta demagogia!, ¿verdad? Sin anestesia no hubiesen sufrido, y además me habría salido más económico. Oh, claro, estamos hablando de delfines, de seres tan dignos como nosotros ¡Porque tienen una inteligencia similar! Le voy a dar otra dosis de demagogia: somos tan inteligentes que incluso matamos por placer.

    Tiene usted razón, hago uso de cierta demagogia que usted definirá como le venga en gana. A mí, tener razón o no me trae sin cuidado; lo malo (lo bueno para mí) es que vivo desligado de esos paradigmas que a usted seguramente le harán dormir mejor.

    1. No se preocupe, entiendo que cuando se tambalean los dogmas en los que uno cree ferreamente sin causa racional, se pierden los papeles.

      Ya he comentado que el maltrato como tal, no es justificable bajo ningún concepto. Pero lo que deseo significar es que la imprecisión del artículo reside en el uso ambiguo de este concepto.

      Entiendo que el maltrato consiste en infringir dolor a un animal (en ningún momento he dado a suponer que un animal no sufra por ser menos inteligente) por capricho o de forma completamente gratuita. En este sentido, matar un animal para consumo no lo considero maltrato (a grandes líneas, otra cosa sería analizar cómo se realiza el proceso)

      Obviamente, no existe ningún motivo para matar a un delfín, ya que que yo sepa, no suelen utilizarse para consumo humano. Tampoco por supuesto para cualquier otro tipo de maltrato. No obstante, lo que yo entiendo quieren decir en el artículo es que en caso de una agresión a estos animales (como en el caso de los simios), adquiere una dimensión distinta que en el caso del maltrato hacía cualquier otro animal. No en función del dolor, si no en función de cómo es interpretado este.

      No considero el dolor una medida adecuada para valorar el daño. Una agresión moral puede hacer, en la mayoría de los casos creo, más daño que una agresión física. La agresión física puede superarse (si no hay muerte, pero puede haber muerte sin dolor), pero los daños morales son más complicados. Por tanto, lo que hay que tener en cuenta es cómo es percibido el dolor por el animal que lo sufre. Parece obvio que si su inteligencia es similar a la nuestra, se pueda realizar ciertas equivalencias.

      No se usted, pero si tengo que defender de la agresión a un animal o a un humano, comienzo por el humano. En este sentido, les doy más valor al dolor de un humano. Con este artículo, hay evidencias científicas para colocar al Delfín en similar posición.

      Ya que veo ha cogido Vd el ejemplo del toro rápidamente, tengo que decir que el proceso por el cual un toro de lidia acaba para consumo humano, tampoco es maltrato, ya que no es gratuito, ni por mero capricho.

      Saludos

  4. Jamás justificaré la muerte, y menos en esta sociedad desequilibrada, donde los dogmas tratan de interferir en todo momento en las posiciones, intentando dar claramente prevalencia a eso que llamamos personas. En esta base todo es justificatorio. Claro, que, moralmente, añadir daño, dolor, tortura a un animal, esto ya en esta «sociedad de progreso» es feo, por lo tanto, queda bien claro que, si hemos de matar a un animal para comerlo, eso no es dolor. Tampoco es dolor, siguiendo ese hilo, la manera y formas injustificadas en que son sometidos a muerte en los mataderos, y antes… mucho antes… en los cubículos donde los «recrían» para que las pobres personas no pasen hambre…. bueno hay mucho tema aquí.
    No comparto tu punto de vista ni tu sentir Moinelo ya que lo tuyo es mera justificación del pensamiento. Cuando uno se somete a estas justificaciones, avaladas por los dogmas de la sociedad, entonces uno se libera hasta del pensamiento de pensar en sí mismo. Ya no digo del sentir.
    No voy a entrar más yua que todas estas formas sociales son dogmáticas y justificatorias. Estas formas sociales, en sí mismas, sólo responderán a su propio progreso, y no a otros temas más profundos.

    1. Ana, por favor, no extrapoles mis comentarios más allá de lo que la conversación trata. No justifico de ninguna manera el hacinamiento lamentable de los animales para su posterior muerte, ni siquiera para consumo humano. En estos casos es posible hacerlo mucho mejor y si no se hace es por conveniencia comercial, aunque obviamente sea no moral. El interés económico no lo considero razón de peso, si esto te hace sentir mejor.

      Pero el acto de matar para alimentarse, es una de las circunstancias más habituales que podemos encontrarnos en la naturaleza. Tiene una justificación antropológica, no es gratuita. Otra cosa es que la gente coma por capricho, y apoye este tipo de practicas ganaderas. Pero creo que este es otro tema completamente distinto.
      Saludos

  5. Cada que veo noticias asi me ponen muy feliz creo que no necesitamos buscar extraterrestres o vida inteligente en otros lugares tan desesperadamente, creo que nunca estuvimos solos como seres inteligentes y estoy de acuerdo en declararlos personas no humanas, ellos no tienen brazos para crear herramientas o un ambiente mas facil para desarrollarse, y creo que es un gran logro que tuvieran tanta inteligencia y conciencia en un lugar que imposibilita mucho la manera de modificar su entorno…… Creo que talvez ellos logren adaptarse mas y mas y lograr salir del mar para dominar la tierra como lo hicimos nosotros, pero creo que sera dentro de muchos miles de años, cuando ya nosotros estemos en otro lugar del universo, y visitando nuestro antiguo hogar de vez en cuando…. diran que somos extraterrestres, parece muy curioso que nosotros alguna vez pensaramos lo mismo…….

    Creo que la tierra ha sembrado en el pasado arboles de inteligencia, pues miren solo nos falta exlorar el universo y colonizarlo y apenas llevamos 3 o mas millones de años de evolucion y 90.000 años de cultura humana… un corto periodo comparado con la historia evolutiva de la tierra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.