FEBRERO: LA FIESTA DE LA LUZ


IMBOLC,
 UNA FIESTA INVERNAL PRELUDIO DE LA PRIMAVERA.

El primer día de  febrero los celtas festejaban el Imbolc, una fiesta de luz, reflejando los días cada vez más largos y la esperanza de la primavera.

Imbolc es uno de los cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la Fertilidad, también como el día de Santa Brígida o Brigid o la Fiesta de la Candelaria, y en tiempos más recientes ha sido celebrado como el festival del fuego, uno de los ocho días festivos (cuatro solares y cuatro lunares) o Sabats de la rueda del año neopagano.

Febrero es el mes de la luz, el amor y la vida. 

Febrero  se hizo sagrado asignándolo a una diosa: la diosa madre por excelencia, la Madre Tierra, bajo la denominación de Brigantia, Brigit,… Brígida.

Febrero, el mes en que el sol comienza de nuevo a calentar la tierra, cuando las semillas germinan en el interior de la tierra y las ovejas están ya en condiciones para la lactancia de los futuros corderos, cuando fluye la leche y la lluvia trae nueva hierba…

Las festividades de febrero son una fiesta de luz, reflejando los días cada vez más largos y la esperanza de la primavera. Tradicionalmente se iluminan faroles en los frentes de las casas por unos cuantos minutos, y en los rituales suelen participar muchas veladoras.

Febrero esta indisolublemente unido a una deidad, Brigid que encontramos cristianizada como Santa Brígida en toda Europa occidental, y de especial devoción en Irlanda donde está considerada la segunda patrona de la isla después de San Patricio.

LA DIOSA BRIGID O SANTA BRIGIDA.

La tradición pagana y la cristiana se mezclan en Santa Brígida

El nombre Brigida procede de la gran diosa celta Brigid. Brigid es la  diosa del fuego y la luz. Era una de las diosas de mayor entidad entre los celtas. Hija de Dagda y hermana de Angus, su nombre significa “la poderosa” o, como Brigantia, “la encumbrada”.

Brígid inventa el plañir mientras está de luto por su hijo Ruadán. En la antigua Irlanda era la señora de la poesía, la adivinación y de la sabiduría. Estaba asociada al sol y al fuego. Su fiesta se celebraba el uno de febrero que los celtas festejaban Imbolc, el comienzo de la primavera, motivo por el cual también se la asociaba con la fertilidad tanto de los campos, como de los animales y los seres humanos.

La importancia de su culto entre los celtas condujo a los evangelizadores cristianos a substituirla a una santa: santa Brígida de Kildari.

Brigid corresponde a Brigantia que posteriormente se convirtió en la santa Brígida del calendario cristiano. Esto sucedió por las dificultades que tuvieron los evangelizadores que llegaron a Irlanda. Viendo que no podían eliminar su culto decidieron adaptar el culto pagano al cristianismo.

El caso de Santa Brígida es interesante puesto que es la única santa que sobrevive con fuertes connotaciones paganas. Cuenta la leyenda que Santa Brígida (433-523), hija de un príncipe del Ulster, se retiró a vivir al hueco de un gran roble en Kildare. Fue educada por un druida y su vida está repleta de milagros y de hechos mágicos, una gran cantidad de ellos relacionados con la leche (la generación espontánea y milagrosa de leche, vacas que pueden ser ordeñadas sin fin, etc…), y que son una traza más de la conversión de la propia diosa y sus atributos al cristianismo.

El Día de Santa Brígida todavía se celebra en Irlanda , en todo caso el crecimiento del feminismo político ha inspirado muchas nuevas formas de celebrar ese antiguo festival femenino.

Brigid representa a la fertilidad y a la primavera, así que se celebra en su nombre el 1 y 2 de febrero en la fiesta IMBOLC ([HEMISFERIO NORTE] y el 2 de Agosto en HEMISFERIO SUR En esta festividad nunca falta el fuego o la gran cantidad de velas! ya que esta Diosa domina el fuego.

Las tradiciones y costumbres que veneran a la diosa Brigid o Briga se han mantenido hasta el día de hoy de un modo mucho más vivo que en ninguna otra deidad del panteón celta. Estas influencias celtas en la cultura gallega persisten en las actuales fiesta de Entroido. La interpretación celta originaria de la festividad de Entroido sería la Fiesta del Fin del Invierno (mes y medio antes del equinoccio de primavera), la fiesta del renacimiento de la naturaleza, de Briga, diosa de la fertilidad.

EL FESTIVAL CELTA IMBOLC O FIESTA DE LA PURIFICACIÓN.

La fiesta de mitad del invierno.

El 1 de febrero se celebra en el Festival gaélico de Imbolc, cuando trae los primeros signos de la primavera a la tierra.  La palabra Imbolc significa literalmente en el vientre (de la Madre). La semilla que fue plantada en el solsticio de invierno está creciendo Brigid es la serpiente que surge de las entrañas de la Madre Tierra como la primera flor y el primer arroyo que comienza a brotar de la tierra congelada para hacer el pronóstico del tiempo tras el invierno.

La festividad celta se celebra el día 1 de febrero (45 días antes del equinoccio de primavera).  El calendario celta está divivido, a groso modo, en dos mitades. La mitad oscura o fría que comienza el 31 de octubre con la fiesta de Samain, y la mitad clara o cálida que comienza el 1 de mayo con los fuegos de Beltaine. Entre estas dos fechas se ubica Imbolc, por eso se considera que esta festividad celebra la mitad del invierno.

Oimelc: la tierra vuelve a ser fértil.

También llamada Oimelc, Imbolc es como hemos visto, un antiguo festival religioso celta.  La oblación se expresa con la candela y la entrega de una tórtola.

La fiesta de Imbolc u Oimelc , era la época en que se empezaban los trabajos de arado de la tierra. Coincidia además con el parto de las vacas y las ovejas, se ofrecía leche de dichos animales a la diosa Brigid.  Oimelc significa “leche de ovejas”, debido a que también es la época del nacimiento de las crías. Tradicionalmente Imbolc honra a las semillas que bajo Tierra empiezan a germinar.

Era uno de las cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la fertilidad. En ella se celebraba el restablecimiento de la Diosa después de haber dado a luz al niño Sol en el solsticio de invierno. A Brigid se simbolizaba con una antorcha encendida, el fuego sagrado –el Sol– que después del período invernal calienta la tierra, de ahí que en su fiesta se encendieran hogueras y cirios con grasa animal.

Se preparaba la llegada de la diosa la noche del 31 de enero al 1 de febrero haciendo muñecas de avena y juncos entretejidos. Se le ponía un vestido. Esa costumbre de entretejer los juncos está íntimamente relacionada con la de hacer las cruces de santa Brígida, que se forman de la misma manera.

La cruz de Brigid

Las cruces de Brigid ( Bride De Bogha).

Un último símbolo de la diosa y un poderoso amuleto asociado a ella es la Cruz de Brigit, cuya forma más común es una esvástica de cuatro brazos iguales.  Las cruces de Bridget ( Bride De Bogha) se hacían formando gavillas de trigo o avena .  Una de las formas más comunes de señalar el festival era (y en cierta medida aún es) la realización de cruces de Santa Brígida, especialmente por los niños, de juncos o paja. Hay toda una variedad de formas para estas cruces, pero la forma original fue determinada por la forma en que los juncos o paja tuvieron que ser tejidos se asemejan a las palmas tejidas, tradicionales del Dia de Ramos, típicas de la península., igual se siguen poniendo en la casa para asegurar la protección de la familia.

Los rituales de Imbolc

Los rituales implican hogueras y fuego, comidas especiales (lácteos sobretodo) y la adivinación y la profecía. 

La mayor parte de las actividades relacionadas con la festividad de Brigid eran realizadas por las mujeres de la comunidad. De hecho, Imbolc era un festival dominado por mujeres, pero los hombres también tenían cosas en las que participar. Consagraban las herramientas de cultivo para el próximo año y a menudo lo hacían vertiendo whisky en el filo del arado, que ellos llamaban «Aguas de la vida». También dejaban ofrendas de pan y queso cerca del arado para los espíritus de naturaleza.

Los primeros rituales conocidos de esta festividad están recogidos en manuscritos del siglo X. La poesía de ese tiempo habla de la festividad con una característica de purificación y renacimiento. Encontramos referencias en el Leabhar Gabala Erenn y en el Cath Maig Tuired.

Como en todas las celebraciones del calendario celta, el 1 de febrero se encendían fuegos en honor de la diosa. Una de las celebraciones más hermosas es la costumbre de poner velas en todas las ventanas de la casa, empezando la tarde de la víspera,dejándolas encendidas hasta el amanecer. Además este día se utiliza para hacer todas las velas que utilizarás durante los otros sabbats, también se hacen rituales de purificación y limpieza para la casa.

Uno de los populares talismanes consagrados a la diosa era el denominado Manto de Brigid, que consistía en un trozo de tejido largo o banda que se dejaba a la vista e intemperie, en la Fiesta de Imbolc para absorber el poder de la Divinidad, cuando su presencia se hacía patente durante las ceremonias de la tribu. Se dice en las tradiciones, que los poderes benéficos del “Brat Bride” o Manto de Brigida duraban siete años, pero aún así era conveniente renovarlo cada año, de la misma manera que la primavera en cada lapso, renueva el poder de la Tierra año tras año

Dejar un pañuelo fuera. Otra tradición es dejar un pañuelo fuera en la noche entre el 31 de enero y el 1 de febrero para que la santa / diosa lo bendiga cuando pase. Ese pañuelo, llamado “Bratog Bride” se usaba para los dolores de cabeza o de garganta.

Otros ritos son los de adivinación. En Escocia se dice que el 1 de febrero la diosa Cailleach recoge madera para lo que queda del invierno. Eso significa básicamente que si el día 1 de febrero hace malo, es que el final del invierno está cerca, y si hace bueno es que aún quedan por venir grandes temporales. En España tenemos uno en concreto que hace referencia a la misma tradición e idéntico contexto: “Si la Candelaria plora, el invierno está fora”

El Día de la Marmota en América es en realidad un sincretismo de la celebración pagana de Imbolc.  Una vieja tradición europea habla de un oso que a partir de la Navidad se agazapaba en su osera para invernar tranquilo y a los cuarenta días se atrevía a salir al exterior para decidir los pasos a dar. Si encontraba un sol radiante volvía a refugiarse en su cueva porque el invierno duraría cuarenta días más. No así si el día era lluvioso, en ese caso se despertaba y regresaba a la vida. El invierno estaba superado. Es posible que en Estados Unidos el oso se convirtiera en marmota y sea ella la que anuncia la primavera en aquellas tierras.

Es especialmente una época para honrar a la diosa, en su aspecto de Brígida, y muchos de sus seguidores escogen esta época del año para ejecutar rituales en su honor. Muchos usan canciones y ritos tradicionales de fuentes tales como «The Silver Bough» y «The Carmina Gadelica«,

La siguiente oración proviene del “Carmina Gaedelica”:

Cada día y cada noche
Que recito la genealogía de Brigit
No seré muerto, no seré herido
No seré hechizado, no seré maldecido
Ninguno de mis poderes me abandonará
Ni tierra, ni turba, ni césped me cubrirán
Ni fuego, ni sol, ni luna me quemarán
Ni agua, ni lago, ni mar me ahogarán
Ni aire, ni viento, ni vapor me enfermarán
Ni encanto de Hada me llevará
Y estoy bajo la protección de la Doncella Sagrada
Mi gentil madre adoptiva
Mi amada Brigit

Por otra parte y para los pueblos del norte de Europa, la fiesta de febrero es en honor de las llamadas Disir, espíritus de todas las mujeres antepasadas de cada familia. En la fiesta de Disablot, en las casas se encienden todas las luces y se prenden multitud de velas. Las Disir regresan entonces del mundo de los muertos para proteger a sus familias vivas y asegurar la continuidad de la estirpe.

En Roma las mujeres celebraban ese día la “Fiesta de las Luces” recorriendo la ciudad con antorchas y luminarias, en recuerdo de la historia de amor entre Plutón y Proserpina. Proserpina era tan bella que Plutón se enamoró tan perdidamente de ella que la raptó, se la llevó a su reino en el inframundo y la convirtió en su reina. La madre de la doncella la buscó desesperadamente día y noche por montes y valles, iluminándose con antorchas y en memoria de este suceso las mujeres romanas encendían luces.

Para erradicar esas fiestas paganas la Iglesia Católica instauró en esa fecha la “Fiesta de la Purificación de la Virgen”, de la Presentación en el Templo.

La Iglesia Católica sustituiría el festival de  Imbolc por la FIESTA DE CANDELARIA, dedicada a la Virgen María, y pasada a la fecha siguiente, día 2, donde toman carta de propiedad las procesiones con velas. También como el día de Santa Brígida o Brigid o la Fiesta de la Candelaria, y en tiempos más recientes ha sido celebrado como el festival del fuego, uno de los ocho días festivos (cuatro solares y cuatro lunares) o Sabats de la rueda del año neopagano.

Imagen de Bessi en Pixabay

FUENTES: 

1 de Febrero: Imbolc, Celebración de la Diosa Brigid.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.