Científicos buscan cubos radiactivos nazis perdidos

Durante la Segunda Guerra Mundial, los científicos nazis intentaron fabricar una bomba nuclear utilizando cubos de uranio de dos pulgadas como combustible.

En Capitán América: El primer vengador hay una organización análoga a los nazis que intenta aprovechar el poder de un misterioso cubo brillante para crear un arma de destrucción masiva que dominará a sus enemigos, solo para que sus esfuerzos sean saboteados por las fuerzas aliadas y el cubo termine en una instalación estadounidense clandestina tras la derrota el Eje.

¿Sabías que algo como eso sucedió de verdad?

Por supuesto, no era una gema del infinito dentro de un teseracto lo que impulsaba la investigación de los nazis, era el uranio. Tampoco los cubos, de los cuales había más de 1,000, terminaron en una instalación segura de SHIELD esperando a que se reunieran varios vengadores. De hecho, terminaron en… bueno, nadie está realmente seguro, en realidad, pero gracias a una nueva y emocionante investigación forense nuclear, un equipo del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (PNNL) se está acercando a una respuesta.

«Es no solo un proyecto científico realmente divertido y un conjunto de experimentos científicos, sino también un proyecto histórico», explicó Brittany Robertson, investigadora de PNNL, al presentar los resultados en la reunión de otoño de la American Chemical Society esta semana. «Estamos buscando información diferente e información archivada e incluso cartas escritas entre científicos, para tratar de averiguar qué podemos medir y cómo podemos realmente hacer algunas interpretaciones».

Desde principios de la década de 1940, los nazis y los EE.UU. estaban enroscados en una carrera para descubrir la tecnología nuclear. EE.UU. tenía el Proyecto Manhattan (y todos sabemos cómo resultó), y los nazis tenían a Werner Heisenberg —«como el Heisenberg, como el principio de incertidumbre de Heisenberg», bromeó Robertson en alusión al protagonista de Breaking Bad que toma su nombre—.

Heisenberg y Kurt Diebner se encontraban en el centro de la investigación sobre estos cubos de uranio —casi puro— de dos pulgadas de largo: la esperanza era explotar la fisión nuclear para transformarlos en plutonio, creando una bomba atómica.

Werner Heisenberg fue un físico teórico alemán. Es conocido sobre todo por formular el principio de incertidumbre, una contribución fundamental al desarrollo de la teoría cuántica. Este principio afirma que es imposible medir simultáneamente de forma precisa la posición y el momento lineal de una partícula. Heisenberg fue galardonado con el Premio Nobel de Física en 1932.

Afortunadamente, el programa se interrumpió antes de que pudiera tener éxito y los Aliados confiscaron muchos de los cubos después de la guerra. Pero su destino después de eso es bastante turbio: alrededor de 600 se enviaron a América, pero solo se conocen alrededor de 12 en la actualidad, y el resto se utiliza en el proyecto nuclear de EE.UU., se vende a coleccionistas privados e instituciones de investigación, o simplemente se han perdido en la niebla de tiempo.

Incluso para los cubos que conocemos, la procedencia tiende a ser un misterio. Se desconocen los orígenes del cubo en PNNL, dijo el investigador principal Jon Schwantes, sin que nadie esté seguro de cómo llegó al laboratorio. De hecho, explicó, el primer trabajo del equipo fue confirmar que el cubo formaba parte del programa nuclear nazi.

El cubo de uranio que se muestra aquí pesa cinco libras y mide dos pulgadas de lado. Ninguna de sus caras es perfectamente paralela. Los grandes huecos probablemente se formaron a partir de burbujas creadas durante la fundición en bruto, característica de los primeros métodos de procesamiento de uranio-metal. (Cortesía de Timothy Koeth, Universidad de Maryland).

«No sabemos con certeza que los cubos son del programa alemán, así que primero queremos establecer eso», dijo Schwantes. «Luego, queremos comparar los diferentes cubos para ver si podemos clasificarlos de acuerdo con el grupo de investigación en particular [Heisenberg o Diebner] que los creó».

Como anécdota, el cubo en PNNL es un cubo de Heisenberg, pero «[no] teníamos mediciones reales para respaldar esa afirmación», detalló Robertson. Para probar el origen del cubo, recurrió a la radiocronometría, una técnica que data el material radiactivo midiendo cuánto se ha desintegrado. Para los cubos nazis, eso significa medir los niveles relativos de uranio, del que estaban hechos originalmente, versus torio y protactinio, en los que se descompondrían con el tiempo.

Una réplica del fallido intento de los nazis de construir un reactor nuclear. Crédito: ArtMechanic, CC BY-SA 3.0 a través de Wikimedia Commons.

Luego está el revestimiento del cubo, que los científicos de los nazis utilizaron para proteger los cubos de la oxidación. Curiosamente para un supuesto cubo de Heisenberg, el cubo PNNL está recubierto de estireno, el material preferido de Diebner.

«Tenemos curiosidad por saber si este cubo en particular fue uno de los asociados con ambos programas de investigación», comentó Schwantes. «Además, esta es una oportunidad para que podamos probar nuestra ciencia antes de aplicarla en una investigación forense nuclear real».

Robertson con el cubo en PNNL, que está dentro de un dispositivo protector. Crédito de la imagen: Andrea Starr/PNNL.

Otros cubos tienen orígenes igualmente misteriosos: el equipo de PNNL estaba trabajando en colaboración con la Universidad de Maryland, que tiene un cubo propio, uno que «encontró su camino» al departamento con una nota que decía «Tomado del reactor que Hitler trató de construir. Obsequio de Ninninger». Pero si el conocimiento de que hay unos cientos de cubos de uranio perdidos es preocupante, recuerde: es mejor que la alternativa.

«Me alegro de que el programa nazi no estuviera tan avanzado como querían que fuera al final de la guerra», dijo Robertson. «De lo contrario, el mundo sería un lugar muy diferente».

Fuente: IFL Science. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

Científicos buscan cubos radiactivos nazis perdidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.