Un nuevo estudio pone en tela de juicio la importancia de comer carne en la configuración de nuestra evolución

Homo erectus en África Oriental rodeado de fauna contemporánea. Crédito: Mauricio Anton

Los rasgos humanos por excelencia, como los cerebros grandes, aparecen por primera vez en el Homo erectus hace casi 2 millones de años. Esta transición evolutiva hacia rasgos similares a los humanos a menudo está vinculada a un cambio dietético importante que implica un mayor consumo de carne. Sin embargo, un nuevo estudio publicado hoy en Proceedings of the National Academy of Sciencescuestiona la primacía del consumo de carne en la evolución humana temprana. Si bien la evidencia arqueológica de comer carne aumenta dramáticamente después de la aparición del Homo erectus,los autores del estudio argumentan que este aumento puede explicarse en gran medida por una mayor atención de la investigación en este período de tiempo, sesgando efectivamente la evidencia a favor de la hipótesis de que «la carne nos hizo humanos».

«Generaciones de paleoantropólogos han ido a sitios famosos y bien conservados en lugares como Olduvai Gorge en busca y encontrando evidencia directa impresionante de que los primeros humanos comieron carne, promoviendo este punto de vista de que hubo una explosión de comer carne después de hace 2 millones de años», W. Andrew Barr, profesor asistente de antropología en la Universidad George Washington y autor principal del estudio. dicho. «Sin embargo, cuando se sintetizan cuantitativamente los datos de numerosos sitios en todo el este de África para probar esta hipótesis, como lo hicimos aquí, esa narrativa evolutiva de ‘la carne nos hizo humanos’ comienza a desmoronarse».

Barr y sus colegas compilaron datos publicados de nueve áreas de investigación importantes en áfrica oriental, incluidos 59 niveles de sitios que datan de hace entre 2,6 y 1,2 millones de años. Utilizaron varias métricas para rastrear el carnívoro de homínidos: el número de sitios zooarqueológicos que preservan huesos de animales que tienen marcas de corte hechas por herramientas de piedra, el recuento total de huesos de animales con marcas de corte en todos los sitios y el número de niveles estratigráficos informados por separado.
Huesos fósiles de 1,5 millones de años de antigüedad con marcas de corte de Koobi Fora, Kenia. Crédito: Briana Pobiner

Los investigadores encontraron que, al tener en cuenta la variación en el esfuerzo de muestreo a lo largo del tiempo, no hay un aumento sostenido en la cantidad relativa de evidencia de carnívoro después de la aparición de H. erectus. Señalan que, si bien la abundancia bruta de huesos modificados y el número de sitios y niveles zooarqueológicos aumentaron demostrablemente después de la aparición de H. erectus los aumentos se reflejaron correspondiendo a la intensidad del muestreo, lo que sugiere que el muestreo intensivo, en lugar de los cambios en el comportamiento humano, podría ser la causa.

«He excavado y estudiado fósiles marcados cortados durante más de 20 años, y nuestros hallazgos todavía fueron una gran sorpresa para mí», dijo Briana Pobiner, científica investigadora del Programa de Orígenes Humanos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian y coautora del estudio. «Este estudio cambia nuestra comprensión de lo que el registro zooarqueológico nos dice sobre el primer consumo de carne prehistórico. También muestra lo importante que es que continuemos haciendo grandes preguntas sobre nuestra evolución, mientras que también continuamos descubriendo y analizando nuevas pruebas sobre nuestro pasado».

En el futuro, los investigadores enfatizaron la necesidad de explicaciones alternativas de por qué surgieron ciertos rasgos anatómicos y de comportamiento asociados con los humanos modernos. Las posibles teorías alternativas incluyen el aprovisionamiento de alimentos vegetales por parte de las abuelas y el desarrollo de fuego controlado para aumentar la disponibilidad de nutrientes a través de la cocción. Los investigadores advierten que ninguna de estas posibles explicaciones tiene actualmente una base sólida en el registro arqueológico, por lo que queda mucho trabajo por hacer.
Huesos fósiles de 1,5 millones de años de antigüedad con marcas de corte de Koobi Fora, Kenia. Crédito: Briana Pobiner

«Pensaría que este estudio y sus hallazgos serían de interés no solo para la comunidad paleoantropológica, sino para todas las personas que actualmente basan sus decisiones de dieta en torno a alguna versión de esta narrativa de comer carne», dijo Barr. «Nuestro estudio socava la idea de que comer grandes cantidades de carne impulsó cambios evolutivos en nuestros primeros antepasados».

https://www.periodicoelnuevomundo.com/2022/01/un-nuevo-estudio-pone-en-tela-de-juicio.html

1 comentario en “Un nuevo estudio pone en tela de juicio la importancia de comer carne en la configuración de nuestra evolución

  1. No fué el mayor consumo de carne, que también, lo que propició la transición evolutiva hacia rasgos similares a los humanos. Fué la domesticación del fuego que, entre otras cosas, permitió cocinar la carne y hacerla así más digerible y aprovechable. Pero ésa es sólo una parte de los muchos , y radicales, cambios que ocurrieron tras el control del fuego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.