“Trajimos algo de otro mundo a nuestra casa desde el hospital” Testimonio de una mujer


La mujer comento lo siguiente en un sitio de lo paranormal:

«Esto sucedió hace más de 20 años, pero todavía está fresco en mi memoria. Mi hijo nació antes de tiempo, a las 32 semanas de embarazo. Tuvimos suerte de que tuviera pocos problemas debido a la prematuridad y pudimos salir del hospital y traerlo a casa»  un mes después de su nacimiento.

Aun así el bebe todavía necesitaba oxígeno y también le recetaron cafeína para la bradicardia.

E inmediatamente después de llegar del hospital, cosas extrañas comenzaron a suceder en nuestra casa. En primer lugar, el gato se negó a entrar en nuestra habitación y, antes del nacimiento del niño, era simplemente imposible expulsar al gato de esta habitación.

Entonces nuestro perro comenzó a sentarse al pie de las escaleras e inclinó la cabeza como si escuchara a alguien.

Un día estaba cambiando el pañal de mi hijo y escuché que alguien entraba a la habitación. Pensé que era el padre del niño y le hablé, y luego me di la vuelta y vi que no estaba en la habitación.

Un amigo que teníamos le regalo al bebé un juguete en forma de un gran pájaro que hablaba palabras y podía abrir y cerrar los ojos. Este juguete seguía encendiéndose solo, incluso después de que lo puse en la caja del armario. En general, a menudo sentí que no estaba sola en esta casa.

Mis padres nos regalaron un vigilabebés «Angel care». Incluía una almohada especial que se colocaba debajo del colchón en la cuna del bebé y le daba una alarma al monitor si no mostraba signos de respiración regular en la cama.

Y entonces esta almohada comenzó a dar señales de alarma a menudo y tuve que despertarme, ir a la habitación del bebe y verificar cómo estaba el niño en la cuna.

Siempre estuvo bien, así que pensé que la alarma saltaba simplemente por el hecho de que mi hijo, por prematuridad, tenía bajo peso.

Al mismo tiempo, a menudo soñaba con una mujer que estaba parada en la habitación de mi hijo. Nunca la vi con claridad, solo como una sombra humana de pelo largo que se extendía hasta la cama del bebé.

Estos sueños, sin embargo, nunca me asustaron, los encontré muy extraños, pero al mismo tiempo relajantes.

Cuando ocurrió el siguiente incidente extraño, mi hijo había estado en casa durante aproximadamente un mes. Todavía necesitaba oxígeno y tomaba cafeína. Esa noche estaba durmiendo en mi recámara cuando sentí que la cama temblaba muy fuerte y desperté, miré a mi esposo y le pregunté «¿Por qué me empujas?», pero de inmediato me di cuenta que mi esposo estaba durmiendo y que algo me estaba empujado no desde su lado. Inmediatamente salté y corrí a la habitación de mi hijo. Encendí la luz (cosa que nunca solía hacer antes por la noche) y escuché un suspiro desde la cuna.

A menudo, cuando los bebés dejan de respirar espontáneamente, basta con agitarlos para que vuelvan a respirar.

Sinceramente creo que mi hijo dejó de respirar esa noche, y mi brusco encendido de la luz hizo que sus pulmones funcionaran nuevamente.

Después de este episodio, continuaron los sueños inusuales y los incidentes extraños con nuestro gato y nuestro perro, así como con el juguete que le habían regalado al bebe.

Esto duró hasta que mi hijo dejó de depender del oxígeno y la cafeína. Una vez que esto sucedió, los extraños fenómenos cesaron. Las mascotas dejaron de actuar de forma extraña y el gran pájaro de juguete nunca volvió a funcionar por sí solo.

Sinceramente creo que alguien vino a casa con nosotros desde el hospital de niños para proteger a mi hijo. Según mis sentimientos y según mis sueños, era una joven de 20 a 30 años. Siempre le estaré agradecida por cuidar a mi hijo y por despertarme esa noche para que pudiera hacer que mi hijo volviera a respirar».

https://www.extranotix.com/2022/01/trajimos-algo-de-otro-mundo-nuestra.html

1 comentario en ““Trajimos algo de otro mundo a nuestra casa desde el hospital” Testimonio de una mujer

  1. Conocí un caso muy similar, pero a diferencia de éste un anciano como Moises cuidaba la cuna del bebé pero lo mas intrigante era que su hermano un poco mayor que el bebé lo veia al igual que la madre cuando se levantaba de noche a darle vuelta a sus hijos, alguna vez el padre entro con unos tragos de mas a la alcoba a ver a sus hijos y oh sorpresa se encontró de cara con el anciano quien puso su dedo en la boca en señal de silencio, consternado el hombre se le pasaron los tragos y despertó a su esposa para contarselo a lo que ella le respondió : Ya te lo había contado sólo que no pusiste cuidado. los 2 niños ya son adultos y el mayo quien era el que a cada noche veia el anciano aún lo recuerda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.