La ofensa, ¿está en la boca de quien la dice o en los oídos de quien la escucha?

En tiempos convulsos en los que las opiniones se polarizan y la crispación se palpa en el ambiente, las ofensas se han convertido prácticamente únicas en el arma que blanden algunas personas para “defender” sus argumentos. Como resultado, el sentimiento de ofensa crece generando una ola de resentimiento.

Sin embargo, lo cierto es que las ofensas no se deben únicamente a ataques directos ni son un fenómeno moderno. También pueden provenir de personas cercanas que quizás no tengan la intención de ofendernos. Como aquella vez que un jefe hizo una broma de mal gusto sobre nuestro trabajo. O cuando alguien nos dio su opinión sincera sobre nuestro nuevo corte de pelo. O aquella vez que alguien criticó nuestro estilo de crianza o nuestro estilo de vida… Los motivos para ofenderse son tantos como personas existen.

Comprender el concepto de ofensa en la Psicología

La ofensa no es más que un sentimiento causado por un golpe al honor de una persona, el cual contradice su autoconcepto y la imagen que tiene de sí mismo. La persona se siente ofendida cuando cree que alguien ha dicho o hecho algo que va en contra de sus normas más importantes y/o sus valores neurálgicos.

De hecho, sentirse ofendido pertenece a lo que se conoce como “emociones autoconscientes”, de manera que comparte redes con la vergüenza, la culpa y el orgullo. Al igual que estas emociones, la ofensa se produce debido a un ataque que consideramos personal y que pone en entredicho de alguna manera nuestro ego. 

En 1976, el psicólogo Wolfgang Zander intentó explicar el proceso psicológico que da lugar a la ofensa. En un primer momento, buscamos las posibles causas de la ofensa e intentamos darles un sentido. En un segundo momento valoramos la intensidad de la ofensa teniendo en cuenta las reacciones emocionales que ha generado y analizamos si el ofensor comparte o no nuestras creencias. Por último, en un tercer momento, necesitó cómo reaccionar.

Por supuesto, muchas veces esas fases ocurren rápidamente y se solapan, de manera que a veces es difícil ejercer un control consciente sobre ellas. A veces, simplemente reaccionamos automáticamente ante lo que consideramos una ofensa, enfadándonos y atacando a la persona. Sin embargo, existe otra posibilidad más allá de limitarnos a reaccionar cuando nos pinchan.

¿Por qué nos ofendemos realmente?

Los motivos por los que nos ofendemos son múltiples. Un experimento realizado en la Universidad de Michigan reveló la complejidad que se esconde detrás de las ofensas. Los psicólogos pidieron a un actor que chocara con los participantes en el estudio y los llamaran “gilipollas”. Comprobaron que los hombres del norte de Estados Unidos probablemente no se vieron afectados por el insulto, pero los sureños se lo tomaron muy a pecho.

Sus niveles de cortisol y testosterona aumentaron, reconocieron sentirse molestos y más dispuestos a responder con agresividad. Los psicólogos concluyeron que en las culturas donde la reputación, el honor y la masculinidad son valores importantes para un defensor, los hombres tienen más probabilidades de sentirse ofendidos y reaccionar con hostilidad ante lo que consideran un insulto.

Sin duda, sentirse ofendido es un estado emocional complejo en el que intervienen factores personales, pero también atribuciones causales internas o externas, así como factores relacionados que influyen en nuestra interpretación de lo que ha sucedido y que determina, en cierta medida, no solo si nos sentimos ofendidos sino la magnitud de ese sentimiento y la proporcionalidad de la respuesta.

En sentido general, los principales factores que median la respuesta ofensiva son:

  • Importancia de la relacion. Cuanto más importante sea el tipo de relación que mantenemos con el ofensor, más intenso será el sentimiento de ofensa. Por ejemplo, si un jefe nos dice algo negativo, reaccionaremos más intensamente que si ese comentario lo realiza un compañero de trabajo desconocido. El nivel de autoridad de una persona en nuestra vida también influye, lo cual podría explicar por qué solemos sentirnos menos ofendidos por los comentarios o comportamientos de quienes percibimos como nuestros iguales, como los amigos.
  • Experiencias previas. Las experiencias son una de las razones principales por las que la gente se ofende. Las experiencias dan forma a nuestra personalidad y condicionan nuestra manera de pensar y responder ante las circunstancias, muchas veces sin ser plenamente conscientes de ello. Por tanto, si hemos tenido experiencias previas negativas con una persona, es probable que tengamos la tendencia a interpretar toda la interacción con ella de manera negativa y sentirnos ofendidos.  
  • Nivel de seguridad personal. Si una persona tiene un fuerte concepto de sí mismo, es menos probable que se ofenda. Las personas más seguras de sí no permiten que los demás lastenten su autoestima ni cedan su control. De hecho, la autoestima juega un papel crucial en el sentimiento de ofensa ya que puede desencadenar emociones relevantes como la vergüenza y el orgullo. Si tenemos una autoestima baja o artificialmente elevada, es más probable que nos convirtamos en personas susceptibles que se ofenden por todo.
  • Presión social y cultural. La sociedad y la cultura a las que pertenecemos y en las que nos desenvolvemos también tienen ciertas expectativas. Nos transmiten maneras de comportarnos y formas de responder que son consideradas como apropiadas o inapropiadas, ofensivas o inofensivas, según los valores y las normas morales compartidas. Por esa razón, existen palabras y comportamientos que se consideran “ofensivos” y se espera que si somos diana de ellos, nos defendemos.

Eso significa que, culturalmente, existen “ofensas” reconocidas como tal y comportamientos que se consideran ofensivos e indeseables. Cuando somos víctimas de esas ofensas, la sociedad y la cultura nos valida para que nos sintamos ofendidos e inferiores en términos de control percibido, lo cual se traduce inmediatamente en una necesidad de restaurar nuestro sentido de poder. Por eso reaccionamos poniéndonos a la defensiva o atacando a quien nos ha ofendido.

Sin embargo, siempre tenemos la posibilidad de elegir. La ofensa es la mitad de quien la profiere y la mitad de quien se da por aludido.

Tenemos una opción: podemos tomar o ignorar la supuesta ofensa. Para ello, podemos verla como si fuera un “obsequio indeseado”. Tenemos la opción de darnos por aludidos, dejar que el ofensor hiera nuestro ego y enfadarnos, irritarnos y perder el control. O, al contrario, podemos aprender a blindar nuestra autoestima. Liberar nuestros sentimientos del yugo de lo que piensan y opinan los demás. Y decidir no ofendernos porque, a fin de cuentas, las ofensas suelen decir más del nivel del ofensor que del supuesto ofendido. Así podremos lograr que las ofensas no nos dañen y devolveremos el golpe de sarcasmo o la hostilidad a la persona que lo dejó.

fuentes:

Poggi, I., & D’Errico, F. (2018) Sentirse ofendido: Un golpe a nuestra imagen y nuestras relaciones sociales. Fronteras en Psicología ; 8: 1-16.

Cohen, D. et. Alabama. (1996) Insulto, agresión y la cultura sureña del honor: una «etnografía experimental». Revista de Personalidad y Psicología Social ; 70 (5): 945–960. 

Zander, W. (1976). Ofenderse como se ve en la psicología profunda. Psicoterapeuta. Medicina. Psicología ; 26: 1–9.

La entrada La ofensa, ¿está en la boca de quien la dice o en los oídos de quien la escucha? se publicó primero en Rincón de la Psicología .

La ofensa, ¿está en la boca de quien la dice o en los oídos de quien la escucha?

1 comentario en “La ofensa, ¿está en la boca de quien la dice o en los oídos de quien la escucha?

  1. Hola
    Coincido con lo comentado en el articulo de la falta de seguridad en uno mismo (y la falta de sinceridad con uno mismo). Creo que la ofensa funciona en el que la recibe de varias formas. Si se conoce y sabe que en parte lo que le dicen es cierto, lo asume. Si se conoce, pero niega esa parte de el que le dice que es cierto, se ofende. Si no se conoce y su vision de el es lo que piensen los demas de el, se ofendera muchisimo.
    Una vez, en otra pagina, comente que los humanos vamos por la vida con un cesto lleno de piedras y que los demas nos cojen alguna y nos la lanzan, pero realmente nosotros somos los que no paramos de poner piedras que nos puedan lanzar en el canasto.
    Personalmente tengo buena opinion de mi, y suelo conocer muchos de mis defectos, por lo que cuando alguien intenta ofenderme suelo analizar lo que me dicen y por que me lo dicen mas que ofenderme.
    Hace mucho tiempo tenia compañeros en seguridad que se sulfuraban por que alguien se acordara de su madre. Yo les intentaba hacer ver que si su madre fuera lo que ellos decian, orgullosos debian estar de que hubiera ejercido esa profesion para sacarlos a ellos adelante. Y si no lo era, por mucho que el otro lo dijera, no se convertiria en verdad.
    Lo de analizar en profundidad aquello de «¿Que soy?¿De donde vengo?¿A donde voy? cada vez se lleva menos.
    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.