Cómo la tolerancia ciega está llevando al abismo a un país sin identidad

Durante muchos años, el evidente fracaso de la migración masiva musulmana no sirvió de señal de alarma, sino más bien de oportunidad para la autocomplacencia: como en la parábola bíblica, había que abrir todas las puertas al hijo pródigo para que el generoso padre pudiera regodearse constantemente en el brillo de su tolerancia. Ya no se habla de “alemanes”, sino sólo de “personas”.

Cuesta creer la asombrosa franqueza con que los medios de comunicación alemanes hablan de repente en los últimos días de la inmigración y los problemas asociados a ella. Apenas hay una “celebridad” que no haya hecho una o dos declaraciones a raíz de los acontecimientos en Israel y Gaza, que hasta ahora significaban su muerte política.

Durante años, hasta el más mínimo escepticismo sobre la migración masiva incontrolada, en su mayoría inducida por la pobreza, de personas del mundo islámico o subsahariano a la vieja Europa era tachado de racista, ultraderechista, populista, identitario o ultranacionalista.

EN CIERTO SENTIDO, EL FRACASO DE LA MIGRACIÓN MASIVA MAYORITARIAMENTE MUSULMANA NO ACTUÓ DURANTE MUCHOS AÑOS COMO UNA SEÑAL DE ALARMA, SINO PARADÓJICAMENTE MÁS BIEN COMO UNA OCASIÓN PARA LA AUTOCOMPLACENCIA

Los que se atrevían a ir más allá eran tachados de “nopersonas” y silenciados eficazmente utilizando todas las herramientas de la moderna tecnología mediática.

NINGUNA CULTURA EXTRANJERA PUEDE INTEGRARSE SIN INCENTIVOS SIGNIFICATIVOS PARA LA INTEGRACIÓN

El terrorismo, el abuso del Estado del bienestar, la delincuencia de clanes, la poligamia, la creación de guetos, el fundamentalismo, los matrimonios infantiles, las violaciones masivas… nada parecía tener suficiente impacto en la psique de los medios de comunicación, las universidades y las élites como para hacer que se invirtiera la idea poco realista de que millones de personas, de culturas extranjeras con escasa o nula educación, podrían asentarse en los Estados nacionales europeos, hasta entonces en gran medida homogéneos, en un plazo muy breve y sin incentivos significativos para la integración y la asimilación, y sin causar problemas importantes tarde o temprano.

LA FASCINACIÓN VERDE-IZQUIERDISTA POR LAS UTOPÍAS POLÍTICAS

La fascinación por las utopías políticas, especialmente conocida entre los “políticos” verdes de izquierdas y situada en algún lugar entre Villa Kunterbunt, las comunas de finales del 68, las fantasías de colegialas y el “Great Reset” de Klaus Schwab, ha sido hasta ahora más fuerte que cualquier forma de realidad.

Sin embargo, este escepticismo fundamental no significa que la migración y la integración estén siempre condenadas al fracaso, incluso más allá de las fronteras culturales. Sin embargo, la combinación de un gran número de inmigrantes, un corto periodo de tiempo, la falta de preparación institucional y, sobre todo, serias dudas identitarias por parte de la cultura de acogida, representa un obstáculo casi insuperable para un desarrollo sin problemas.

E incluso en el caso más pacífico imaginable, seguiría planteándose la cuestión de hasta qué punto la transformación irreversible de una civilización, anteriormente bastante homogénea, en una especie de colcha de retazos de diferentes sociedades paralelas -en gran medida ajenas entre sí en términos de civilización y prácticamente sólo coordinadas por unas pocas disposiciones legales vagas-es realmente un paso que apoya la mayoría de la población con un consentimiento consciente.

MOMENTOS DE DUDA

Sin embargo, ahora que los terribles sucesos de Israel y la Franja de Gaza salpican a Europa y que las imágenes de los medios de comunicación hacen difícil saber si la Puerta de Brandemburgo representa el vandalismo climático, las manifestaciones islamistas o la proyección de banderas israelíes, parece oírse en toda Alemania un jadeo de sorpresa: se ha abierto una pequeña ventana a la introspección.

¿Se cerrará tan rápido como los ocasionales momentos de duda? Probablemente.

¿Qué ocurrió? La identidad alemana de posguerra se construyó en gran medida sobre el “nunca más”. Un “nunca más” que, además de los crímenes genocidas contra polacos, rusos soviéticos, discapacitados, clérigos, homosexuales y muchos otros grupos, se construyó sobre todo a partir de la política del recuerdo del terrible Holocausto contra los judíos.

“NO PODEMOS MATAR A MILLONES DE JUDÍOS Y TRAER AL PAÍS A MILLONES DE SUS PEORES ENEMIGOS”

No es de extrañar, pues, que las lápidas judías vandalizadas, los portadores de kipás apaleados o las estrellas de David en llamas ya no puedan reconocerse mirando hacia otro lado, sino que planteen ciertas dudas sobre la sostenibilidad de las buenas intenciones de posguerra, aunque esta vez el mayor peligro provenga probablemente menos del antisemitismo interno que del importado del mundo islámico -a pesar de las advertencias que se han lanzado repetidamente al viento-.

¿Cómo se ha llegado a este histórico salto mortal, que Karl Lagerfeld describió una vez con la famosa arenga “No podemos matar a millones de judíos y traer al país a millones de sus peores enemigos”?

La pregunta es fácil de responder: en la Alemania moderna, la tensa tolerancia hacia todo lo extranjero se ha convertido en el salvoconducto psicológico para eludir el peso del propio pasado.

Esto sirve como símbolo del hecho de que ahora, frente a las nuevas minorías, todo se ha vuelto “completamente diferente”, y al final sigue siendo más una instrumentalización del otro en el sentido de autoafirmación moral que una verdadera apertura interior al mundo.

HUIR DEL PESO DE LA PROPIA HISTORIA: LOS “ALEMANES” SE CONVIRTIERON EN “PERSONAS”

En cierto sentido, el fracaso de la migración masiva mayoritariamente musulmana no actuó durante muchos años como una señal de alarma, sino paradójicamente más bien como una ocasión para la autocomplacencia: como en la parábola bíblica, todas las puertas debían estar siempre abiertas para el hijo pródigo, de modo que el generoso padre pudiera regodearse constantemente en el brillo de su tolerancia, sin reconocer ya a los “alemanes”, sino sólo a las “personas”, mientras que el hijo “que llevaba más tiempo viviendo aquí” simplemente formaba parte del inventario y tenía que pagar las fiestas.

¿El odio antijudío, que incluso los políticos más ilusos se esfuerzan ahora por disimular y que caracteriza a una parte no desdeñable de los ahora al menos seis millones de musulmanes en Alemania, provocará un replanteamiento de la sociedad en su conjunto? Nada es más seguro que eso.

Una auténtica política de integración incluye también una cultura orientadora que vaya más allá del mero patriotismo constitucional. Sin embargo, las cosas se presentan muy sombrías en Alemania, precisamente porque esta “cultura orientadora” consiste ahora esencialmente en haber entendido en gran medida la propia identidad histórica como preludio de Hitler y haberle dado así un rechazo generalizado: la posthistoria como huida del peso de la propia historia.

LA LOCURA WOKE SE APODERA DE LA SOBERANÍA INTERPRETATIVA

Sin embargo, un musulmán devoto, orgulloso de su familia y estructuralmente conservador, probablemente podría integrarse en una sociedad estrictamente católica, por ejemplo, con menos fricciones que en la locura cotidiana del deconstruccionismo woke interseccional, que se ha apoderado cada vez más de la soberanía interpretativa sobre la Ley Fundamental.

Para empeorar las cosas, es precisamente este deconstructivismo el que ni siquiera desea una integración armoniosa tan genuina y a largo plazo de los inmigrantes extranjeros en el tejido de la cultura occidental, sino que, por el contrario, ha virado completamente hacia el viejo rumbo maoísta.

Promueve con entusiasmo precisamente a los grupos que en realidad se oponen más a la visión de la humanidad que tiene la izquierda, aunque sólo sea para alimentar la dialéctica de una revolución supuestamente antiimperialista y anticapitalista: así, el islam, los clanes y la cultura machista pretenden deliberadamente expulsar a los últimos vestigios “anticuados” del cristianismo, la familia clásica y la caballerosidad para despejar finalmente el camino al valiente nuevo mundo.

Y así, por desgracia, durante muchos años el “nunca más” burgués ha ido de la mano de la política migratoria revolucionaria antiburguesa, así como de una política de recuerdo honestamente intencionada en el espíritu de la moral judeocristiana, pero con un odio general, irracional y suicida al “viejo hombre blanco”.

LA ALIANZA IMPÍA SE RESQUEBRAJA

Esta alianza parece estar mostrando ahora las primeras grietas, ya que no se puede pasar por alto que la impía alianza de la política de asilo burguesa-humanista y los proyectos de transformación verde-revolucionarios de izquierdas ha importado a Alemania a gran escala lo que nunca debería volver a afianzarse aquí: el antisemitismo exterminador.

Por supuesto, este es ahora predominantemente islamista y difícilmente de color europeo, incluso si el cortocircuito mental entre una denuncia justificada de las condiciones sociales cada vez más polarizadas, por un lado, y los estereotipos antijudíos, por el otro, encuentra una audiencia tanto en la extrema izquierda como en la extrema derecha.

Sin embargo, es mucho mayor el riesgo de una toma de rehenes implícita por parte de la sociedad mayoritaria, que, ante las revueltas islamistas por un lado y la información pro-palestina tan típica no sólo de los medios alemanes sino también de los franceses por otro, podría verse obligada a adoptar aproximadamente la misma actitud hacia la cuestión de la migración e Israel que la que adoptó hacia Ucrania: una política post-histórica de enterrar la cabeza en la arena que utiliza palabras cálidas y ocasionales remiendos humanitarios de conciencia para salvar esa ventana de oportunidad en la que se podrían haber tomado decisiones genuinas y responsables.

Y esto con el único objetivo de poder llevar a cabo los “business as usual” lo antes posible y sin ser molestados, hasta que finalmente las garantías para mantener la tan ansiada “normalidad” ya no estén en sus propias manos, sino que el ciudadano libre se haya convertido de hecho en un sujeto de chantaje, sin ni siquiera haberse percatado debidamente de la transición…

Foto: musulmanes rezando en filas sobre sus alfombras de oración frente a la Puerta de Brandeburgo en Berlín, de Dominik Henn.

* Publicado originalmente en idioma alemán en el diario NIUS.

https://disidentia.com/como-la-tolerancia-ciega-esta-llevando-al-abismo-a-un-pais-sin-identidad/

Un comentario en “Cómo la tolerancia ciega está llevando al abismo a un país sin identidad

  1. Lo que los occidentales, sobre todo los europeos, no entendemos en su significado profundo es que los musulmanes no son de este o aquel país, pertenecen todos a una sola gran nación que no obedece ni se circunscribe a territorio concreto alguno, el Islam.

    Y van creciendo, tienen muchos hijos, y extendiéndose sin demasiado ruido, pero sin integrarse culturalmente. Van colonizando barrios, ciudades y regiones, siempre bajo el paraguas ideológico de su religión y sus líderes. Y pronto aparecerán partidos políticos islámicos e islamistas. No son tolerantes con los demás credos, su ambición es extender el Islam y hacer desaparecer todo aquello que sea diferente. Y la democracia occidental les brinda una herramienta perfecta para ello. Una persona un voto. Vencerán por el peso del número e irán arrinconando lo autóctono, maniatado por sus propias leyes y principios. Y cuando un partido islámico gobierne, una alcaldía una región o un país, impondrá sus preceptos por el argumento de la mayoría democrática. Europa está atrapada por su propio ordenamiento político y no puede evitarlo sin traicionar sus principios. Y en los debates, estudios y charlas se nos va el tiempo de actuar. Y para cuando alguien quiera reaccionar será inevitable un enfrentamiento violento y ya tendremos demasiados » enemigos » en casa.

    Y no es solo aquí. En Egipto, por ejemplo, vencieron en las urnas los hermanos musulmanes. Democráticamente tenían el derecho a gobernar, y para evitarlo, occidente orquestó y apoyó un golpe militar para instaurar una dictadura » blanda » menos peligrosa que el ideario islamista. ¿ Será posible ése remiendo en Europa ? difícilmente.

    Tenemos un problema grave y, es cierto, nadie esta haciendo nada.

    Hace un par de años televisaron imágenes de revueltas de la llamada » primavera árabe » y en sus marchas se repetía un cántico : » Europa, mañana, será musulmana » No esconden sus intenciones y nadie está prestando atención a las señales de alarma.

    Como en tantas otras cosas, llegaremos tarde.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.