LOS SECRETOS DEL TEMPLO DE LUXOR

¿DE DÓNDE VENIMOS?

 

 

Javier Sierra en su libro “En busca de la Edad de Oro” nos habla de “un visitante singular, filósofo, esoterista alsaciano, René Adolphc Shwaller de Lubicz”

Según Javier buena parte del libro “El misterio de las catedrales” se debe a René.

Cuando visitó Egipto cometió varias herejías:

En la tumba de Ramsés IX (1131-1112 a C) busca una representación del monarca, en la que sus brazos formaban la demostración geométrica del teorema de Pitágoras.

Según René los egipcios poseían una matemáticas avanzadas que después fueron copiadas, en parte, por griegos y árabes.

Una serie de anomalías en el templo de Luxor, captaron la atención de René. Estas le mantendrían ocupado durante 15 años.

Detectó que había una desviación en el eje de construcción del templo, además se fijó en la estructura aparentemente caótica del suelo.

Dado que los egipcios no dejaban nada al azar, esto era sumamente raro. Pronto sus investigaciones demostraron que la proporción aurea, presente en todas las formas de vida, también dominaba las proporciones del templo. Esto, a pesar de que nadie heterodoxo afirmaría nunca que tales conocimientos matemáticos estuvieran en poder de los egipcios.

Con respecto a la desviación de los ejes, descubrió que todos los muros se orientaban en torno a tres ejes, cada uno de los cuales se dedicaba a un tema.

Con respecto al suelo descubrió que si hacía un plano del mismo y coloreaba alguna de las zonas aparecía una imagen de un ser, egipcio ¿un faraón?  ¿un dios?.

Este estudio se publicó en el libro “Le Temple de l`homme” de 1957.

En el libro se habla de un cuerpo que podía extenderse por todo el templo. Era como si el templo, en realidad fuera un cuerpo. El cuerpo respetaba siempre las proporciones del cuerpo humano. La relación cuerpo-templo es muy clara: El cráneo son los santuarios, Amón es la cavidad oral, las clavículas son las paredes, las costillas las columnas, el abdomen es el peristilo y las rodillas son los dos colosos que flanquean la entrada, las cuerdas vocales es donde se da nombre al rey…

Luxor era un templo construido para la eternidad, al contrario de los otros templos que parecían tener caducidad.

Luxor era como una Biblioteca donde se explicaban conocimientos de magia, matemáticas, astronomía, geodesia, medicina…

En el resto de templos no sucede esto. Cuando vas a visitar Egipto los guía suelen comentar como los cristianos coptos se dedicaron a destruir relieves de los templos por temor a las figuras u otras excusas.

Sin embargo esto no se sostiene. ¿Por qué dejaron unas figuras y destruyeron otras de difícil acceso?, además se ha podido evidenciar como los propios egipcios fueron los que desmantelaron, trasladaron, borraron… algunos templos.

Era como si después de un tiempo los templos se desactivaran. Era como si los templos fueran seres vivos, con un tiempo de vida al termino del cuál eran desactivados.

Todo menos en Luxor y Karnac, donde sus conocimientos, como en una bilioteca, siguen contándonos la historia del conocimiento antiguo.

¡¡¡PARA EL QUE QUIERA ESCUCHARLO!!!!

0 comentarios en “LOS SECRETOS DEL TEMPLO DE LUXOR

  1. Me encantaria una redireccion , se que hay mas relaciones de informacion sobre transmision del conocimiento del cuerpo . Me interesan los diagramas,
    Asi como el mapa del templo.(ejemplo)

    1. Estimado Pablo Ylè Roca:
      No entiendo lo de la redirección.
      La fuente del artículo , que cito en el mismo, es el libro “En busca de la Edad de Oro” de Javier Sierra.
      Las fotos son de Google
      En este caso no he consultado más fuentes de internet.
      Un saludo

  2. Oralé, eso significa que de principio todos los principios matemáticos son de obra de los Annunaki, está expuesto el teorema de Pitágoras, deben de ser maestros de más conocimientos que aún desconocemos, de ciencias que no imaginamos.
    En sí el conocimiento que nos fue por así decirlo “heredado” de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *