El impresionante ovni que detuvo el tiempo en la carretera 85

Hoy en ufopolis vamos a estudiar una zona que en el pasado ha sido objeto de múltiples estudios relacionados con el tema ovni, la zona de Connecticut, en Estados Unidos, famosa desde que en 1985 se viese un extraordinario objeto volador no identificado sobre los condados de Fairfield, Hartford y Litchfield que fue descrito con una forma de semi-círculo o boomerang con múltiples luces de diferentes colores. El tema destacó entre los demás por las dimensiones del objeto: medía más que el largo del estadio de Wembley en Inglaterra.

Tal y como fue descrito en el libro “Los avistamientos de Hudson Valley” (Ballantine Books 1987), todo comenzó el 26 de mayo de ese año en la transitada carretera interestatal número 84 entre las 21:30 horas y las 22:15. Cerca de 200 personas de las proximidades a esa carretera llamaron a las autoridades locales y a la policía del estado exponiendo que veían un enorme objeto con luces muy brillantes volando a baja altura sobre la calzada de carretera 84. Ocurría a la altura de los pueblos de Newtown y Southsbury y la situación parecía descontrolada. En solo 45 minutos, el pánico se había desatado entre la gente. El miedo venía por lo bajo que volaba aquello.

ng2967650
El objeto parecía tener luces pulsantes

La versión oficial dado el pánico y para ganar tiempo fue la de unas bengalas luminosas como parte de un ejercicio militar. Una aeronave negra que tiraba bengalas. Pocos testigos les creyeron a tenor de lo que estaban viendo con sus propios ojos. Una de las personas que mejor lo pudo ver fue la señora Betty Proulx de Middlebury quien dijo que aquello estaba sobrevolando su casa con total impunidad. Dos minutos estuvo sobre ella, sin emitir como en el caso del minigolf que estudiábamos recientemente, ni un solo sonido. Betty observaba por la ventana un objeto sólido mientras llamaba a su marido tras avisar a la policía. El, que había trabajado en la marina de los Estados Unidos la aseguraba que no había visto algo así en toda su vida. Y allí estaba sobre su casa, flotando con total tranquilidad.

Otro testigo fue el señor Randy Etting, un piloto de aerolíneas comerciales con más de 30 años de experiencia que observó las luces desde su casa de Newtown, Conenecticut a las 21:45 horas. Aquello tenía al menos 8 luces de diferentes colores muy juntas. También en un vuelo mudo, sin emitir sonidos, ni siquiera una mínima turbulencia. Nada. El señor Etting sabía de lo que estaba hablando y pudo observar aquella maravilla con sus prismáticos de 35 aumentos lo que le permitió apreciar un cambio en el índice de refracción del aire alrededor del mismo. Aquello, fuera lo que fuera, estaba sin duda emitiendo muchísimo calor, mucho más que el de una sencilla bengala militar…

6357404023783803811885784404_watrbury
La mítica fotografía de Randy Etting de 1987
Diez minutos después aquel objeto seguía pasando de forma totalmente surrealista por encima de varios coches de la carretera rumbo al noroeste. Un testigo llamado Charlie Tuperman era uno de los conductores y observó lo que parecía un 747 aterrizando en la carretera. ¿Qué mas podría ser si no? Quizá un aeroplano en problemas, quizá un desafortunado accidente aéreo… pero no era eso. Aquella cosa tenía, según el testimonio posterior de Charlie diez luces verdes, amarillas, rojas, azules y blancas en un fuselaje semicircular y no se correspondía con las luces de taxi de un avión comercial o militar. Iba muy bajo, volaba lento, como buscando algo. Los coches en una escena típica de película, frenaban y se echaban a un lado de la carretera para verlo. Todos estaban asombrados.

De pronto, según el testigo, aquel objeto comenzó a brillar de forma notable durante diez segundos. La potencia de las mismas se incrementó al menos en 10 tonos antes de seguir su dirección hacia New Milford al oeste. Un momento único en la historia de la ufología.

Sobre las diez de la noche, Robert Nellis y su amigo Jeff conducían por la ruta 7 de New Milford tras un largo día de pesca en el río Connecticut. El pequeño perro del asiento de atrás de Jeff iba con ellos y, de pronto, comenzó a gemir de forma inusitada. Mientras eso ocurría, una serie de luces brillantes aparecieron entre unos árboles de pino a unos 400 metros de distancia. La impresión fue tal que también tuvieron que parar el coche entre extraños sonidos en la radio. Era gracioso, según ellos, ya que parecía que ésta se había vuelto loca y mezclaba voces y tonos. Qué grande es, pensaban. Tan grande como un estadio de fútbol.

Estos dos testigos vieron bien la forma de aquello. Una masa negra, casi con forma de lágrima con una semicircunferencia con las mencionadas luces de colores. El cielo estaba cubierto por aquello y bloqueaba toda la luz. Según Nellis y Jeff, era imposible que aquello fuese tecnología humana, sólo por las dimensiones que tenía. Parecía fabricado en un material gris oscuro con cierta capacida reflectante y pasó por encima de ellos a menos de 150 metros de altura. Un campo de futbol volante de color negro dirigiéndose de nuevo de forma descontrolada hacia el norte dejando 10 minutos de la vida de aquellos testigos para el recuerdo… o más bien dejándoles con la mayor duda de su vida.

Los testigos al llegar a casa tras conducir no más de dos minutos se dieron cuenta de que había pasado media hora de más. Desde el primer avistamiento hasta llegar a la casa habían pasado para ellos ni más ni menos que 10 minutos y sin embargo, habían pasado 40 minutos.

¿Qué había sido de ellos en aquella media hora? Acaso aquel objeto volador no identificado les había secuestrado durante ese tiempo? ¿Sería el resultado de un desdoblamiento del tejido de la realidad por la energía utilizada en el vuelo de aquel coloso volador?

6357404023783803811885784404_watrbury_Fotor
El incremento en el resplandor fue espectacular

Neil pasó los siguientes días con malestar y preocupación por lo sucedido. No se lo explicaba. La investigación del libro de la referencia de este caso expone adicionalmente para colmo que se produjeron más episodios de tiempo perdido de varios conductores de la zona que pudieron haber visto el ovni en aquella misma fecha.

¿Nadie pudo fotografiarlo? ¿Nadie de esos 200 testigos tenía una cámara encima? Si eso hubiese pasado hoy, podemos asegurar que sin duda la cantidad de vídeos y fotografías de alta calidad podría ser bastante grande, pero era 1985 y pocos tenían cámaras en los coches… excepto un testigo que estaba en el área de Southbury quien tomó una toma sobre la carretera I-84 sobre las 21:30 horas de la noche y que jamás quiso ser identificado por miedo a la mofa y a la befa, a la burla fácil. David (seudónimo) estaba en viaje oficial para su empresa cuando vio las luces a 45 grados sobre el horizonte. Su cámara era una 35 mm con una lente de 50 mm y una película Kodacolor ASA 400 con una exposición de 1/60 de segundo y realizó varias tomas que son historia del fenómeno ovni. Los cálculos realizados por diferentes expertos fotográficos expusieron una longitud global de más de 500 metros en base a las declaraciones de los testigos de un radio que abarcaba 40 kilómetros a la redonda y a los detalles que se veían en las fotos.

Un hecho único en la historia que tuvo en esas fotos uno de los máximos exponentes de lo que muchos piden en ufología desde hace años: fotos claras… al menos con la tecnología de 1985…

¿Qué os ha parecido el caso? Sin duda, lo más destacable sería ese episodio de tiempo perdido de los testigos del coche con el perrito. Alteraciones en este último, interferencias en la radio… y la sensación de que aquel objeto había aparecido en esa zona precisamente para realizar alguna actividad relacionada con ese missing time que apareció en más testigos de la zona.

Si os ha gustado esta entrada, podeis ver el siguiente recopilatorio de los ovnis más grandes de todos los tiempos, en donde éste también podría estar.

Fuente: http://www.ufocasebook.com/i84encounter.html
Ufopolis.com 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *