LA HIPERIA · Nuevo paradigma psiquiátrico

Javier Álvarez, doctor en Filología y en Psiquiatría, con 39 años a sus espaldas atendiendo a enfermos psiquiátricos, ha elaborado una hipótesis –la Hiperia– que permite explicar los fenómenos psíquicos -llamados hasta ahora enfermedades mentales- de otra manera. La aceptación de su hipótesis supondría una total transformación de la psiquiatría tal como la entendemos ahora. La Hiperia, en lugar de catalogar los trastornos mentales como una desestructuración o caída de la conciencia, los define como una hiperestructuración, o una elevación del nivel de la conciencia. En lugar de definirlos como enfermedades, los describe como una función cognitiva en que la conciencia alcanza un grado superior de estructuración, de ahí el término de HIPERIA, del uso del prefijo HIPER, que significa demasiado o excesivo.
Podemos llamar HIPERIA al encendido en el cerebro de un gran número de neuronas a la vez, que hacen emerger a la conciencia una serie de vivencias psíquicas repentinas, automáticas y muy intensas. Estas sincronías, implican un corte brusco del normal discurrir de la conciencia que, quedando de pronto fuera del control de la voluntad, permite la irrupción de una penetrante vivencia pasiva que es experimentada siempre por el sujeto como algo extraordinario que le llena de asombro y extrañeza. Las personas que tienen estas vivencias extraordinarias –o hipéricas- disponen de un caudal fantástico de experiencias que tienen que expresar como pueden, más allá de la razón, sea mediante símbolos o sea mediante cualquier tipo de arte o expresión creativa.
Este descubrimiento ha impulsado al Dr. Javier Álvarez a la creación de laFundación NUEVA PSIQUIATRÍA, para reformar de arriba abajo, la atención psiquiátrica en España.

LA HIPERIA · Nuevo paradigma psiquiátrico

Un comentario en “LA HIPERIA · Nuevo paradigma psiquiátrico

  1. Muy buen giro analítico, falto explicitar que el desfasaje se produce por no saber interpretar lo que se percibe y se desconoce. Nos acercamos mas acertadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *