Historia del Cristianismo – Fe Basada en Hechos

 

Historia del Cristianismo: El Comienzo de la Fe
Historia del Cristianismo – ¿cómo empezó todo? El cristianismo comenzó cerca de 2.000 años atrás, en Judea (Israel moderno) con Jesucristo y Su fiel grupo de discípulos. Durante este periodo, Judea era una meca transcultural de bulliciosas ciudades y granjas. El emperador de Roma era el gobernante. Los judíos en ese tiempo odiaban el gobierno romano — no era sino otro recordatorio de la opresión histórica que enfrentaron como pueblo. Las creencias culturales politeístas de Roma eran también paganas e intrusivas para la vida de los judíos. Algunos judíos vieron que su única esperanza era adaptarse a este cambio. Otros se convirtieron en fanáticos religiosos que formaron grupos guerrilleros de resistencia en contra de Roma. También, otros se retiraron al desierto de Judea para estudiar la ley judía y a esperar por la eventual venida del Mesías prometido (Salvador).

Historia del Cristianismo: La Llegada de Jesucristo
Historia del Cristianismo — En este entorno cultural y religioso, comenzó el ministerio de Jesús. Jesús era judío. Observó la fe judía y conocía bien la Ley Judía. Al comienzo de sus treinta años, Jesús viajó de pueblo en pueblo, enseñando en las sinagogas y sanando aquellos que sufrían. Las enseñanzas de Jesús eran revolucionarias. Él desafió a las autoridades religiosas establecidas a que se arrepintieran de su santurronería e hipocresía, y se dieran cuenta que el Reino de los Cielos está arraigado en el servicio y el amor. Las enseñanzas de Jesús conmocionaron el corazón de la gente y crearon inestabilidad, algo que temían las autoridades religiosas judías. Pronto, un grupo de hombres fieles comenzó a seguir a Jesús y a llamarle Maestro. Estos hombres se convirtieron en Sus discípulos. Jesús enseñó a Sus discípulos acerca de la voluntad de Dios y del “nuevo pacto” que Dios haría con la humanidad a través de Él. Jesús les ayudó a ver que la humanidad estaba esclavizada al dolor y futilidad de la vida como resultado del pecado. Como consecuencia del pecado, la humanidad perdió su relación con Dios. El propósito de este “nuevo pacto” era restaurar a aquellos que lo aceptaran, en una comunión renovada de perdón y amor con Dios. ¿Cuál es este nuevo pacto? Jesús mismo pagaría por los pecados de toda la humanidad al ser crucificado injustamente en una cruz romana. Tres días después, resucitaría a la vida, habiendo conquistado a la muerte, para dar esperanza a un mundo sin esperanza. Bien, ocurrió tal y como Jesús lo enseñó, y Sus discípulos fueron testigos de un asombroso milagro. Su maestro, Jesús de Nazaret, murió, y tres días más tarde resucitó para convertirse en su Mesías. Obligados por el gran mandamiento a compartir el amor que el Dios de este universo había impartido sobre ellos, los discípulos comenzaron a proclamar este evangelio de esperanza por todo el territorio. De esta manera, a partir de un pequeño grupo de hombres ordinarios que vivían en una pequeña provincia de Judea, cerca de 2.000 años atrás, la historia de la Iglesia Cristiana comenzó, y la fe cristiana desde entonces se ha extendido al resto del mundo. El mensaje de su evangelio era simple: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” (Juan 3:16).

Historia del Cristianismo: Anunciado por Profecías
Aunque la mayoría de los relatos históricos del comienzo de la fe cristiana están registrados en el Nuevo Testamento, la historia del cristianismo realmente comenzó con las profecías del Antiguo Testamento. Existen más de 300 profecías (predicciones) que abarcan un periodo de más de 1.000 años, que están registradas en el Antiguo Testamento, concernientes a la venida del Mesías Judío. Un estudio de la vida de Jesús, de su muerte y entorno, mostrará que Él fue, indudablemente, el cumplimiento de estas profecías mesiánicas. Es así que, mucho antes de que Jesús caminara sobre esta tierra, Su misión era conocida por la humanidad a través de la Palabra de Dios.

Historia del Cristianismo: Una Fe Basada en Hechos Históricos
Historia del Cristianismo – ¿Ocurrió todo en realidad? A primera vista, la historia del origen del cristianismo pudiera parecer nada más que un cuento de hadas. Muchos creen que es demasiado inverosímil, y hasta intelectualmente deshonesta, para que la gente que vive en el siglo XXI pueda creer que esos eventos realmente tuvieron lugar. Sin embargo, la fe cristiana, a diferencia de otras religiones, depende de eventos históricos, incluyendo uno de crucial importancia. Si Jesucristo murió y nunca resucitó a la vida, entonces el cristianismo es un mito o un fraude. En 1ra de Corintios 15:14, Pablo exhorta a sus lectores a apoderarse de la verdad fundamental que: “Y si Cristo no resucitó vana es entonces nuestra predicación, y vana es también vuestra fe” La evidencia a favor de la resurrección es la clave para establecer que Jesús es verdaderamente quien dice ser. Es la validez histórica de este hecho fundamental, lo que da al cristianismo esperanza genuina y eterna en medio de un mundo lleno de sufrimientos.

– See more at: http://www.allaboutreligion.org/spanish/historia-del-cristianismo.htm#sthash.KZXDaZtY.dpuf

2 comentarios en “Historia del Cristianismo – Fe Basada en Hechos

  1. Pues que bien, hoy el papa de la esperanza para algunos, ha ido a ver por fin el drama humanitario de los refugiados, ha estado solo unas horas, sera que tenia el hombre cosas mas importantes que hacer, le han besado las manos, ha sonreído y se ha llevado a 12 personas a su Vaticano, y se ha marchado en su avión privado con buena mesa, séquitos y servicios principescos.

    Que gran gesto, que gran preocupación del que se otorga la representación de aquel jesus leyenda al fin pero que convivió toda su vida entre los pobres.
    Mas vale que el Vaticano venda unas cuantas obras de arte de los millones de propiedades con que cuenta en todo el mundo, atesoradas en sus cámaras secretas con olores a viejas sotana de naftalinas y pederastias, y socorra a esa pobre gente, por que entre otras cosas ES SU OBLIGACION, es el mandato de su doctrina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *