Adriana – Repasemos. . .

Todo el mundo, Alguien, Cualquiera y Nadie‏

manos-unidas

Cuenta una historia el caso de cuatro personajes que se llamaban: Todo el mundo, Alguien, Cualquiera y Nadie.

Cierta vez había que hacer una tarea importante. Todo el mundo estaba seguro de que Alguien lo haría.

Alguien se enfadó porque era tarea de Todo el mundo.
Todo el mundo pensó que Cualquiera podía hacerlo y que Alguien lo haría.

Pero Nadie se dio cuenta de que Todo el mundo creyó que Alguien lo haría.

A fin de cuentas, Todo el mundo culpó a Alguien porque Nadie hizo lo que Cualquiera hubiera podido hacer.

Autor desconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *