¿NASA intentará destruir un asteroide la semana que viene?

No podemos culpar enteramente a la industria del cine y ni siquiera a los medios de comunicación por la exploración del tema, ya que la teoría más aceptada y la más discutida hasta el día de hoy sería el impacto de un asteroide, cuyas consecuencias climáticas habrían resultado en la extinción de los dinosaurios (por supuesto, hay otras teorías, pero sería muy extenso el comentario sobre cada una de ellas). Además, diversas agencias espaciales, incluyendo diversos gobiernos, por ejemplo el de Rusia y China, ya han anunciado planes para tratar de desviar o destruir posibles asteroides, que están en ruta de colisión con la Tierra.

El “sentido común” entre muchos científicos, es que un asteroide tendría que tener al menos 1.000 metros de diámetro para tener una gran posibilidad de provocar profundos cambios en nuestro planeta y, en su caso, llevar a nuestra especie de la extinción. Sin embargo, los cuerpos celestes menores, como el meteoroide de Chelyabinsk, en Rusia, cuyo diámetro aproximado es de tan sólo 20 metros de distancia, ya han demostrado su poder de destrucción. Por lo tanto, si un asteroide un poco mayor, entre 200 y 500 metros de diámetro, está viniendo en nuestra dirección, las consecuencias pueden ser trágicas, más aún si no hay una buena desfragmentación en nuestra atmósfera, y el impacto ocurre en una región poblada de nuestro planeta.

Es en ese clima de posibles impactos apocalípticos de asteroides, que traemos para ustedes una discusión en torno de una extraña noticia, que pasó a ser propagada principalmente por el “Portal de Yahoo!” y el sitio web de History Channel, más conocido por “Su Historia”, y que está siendo ampliamente compartida en las redes sociales. Básicamente, el título de las noticias dicen que la NASA va a tratar de destruir un asteroide que puede acabar con la Tierra. Uno de los sitios incluso fijó una especie de plazo para que esto suceda, mencionando que esto ocurriría aún en esta semana. Confieso que no entendí nada, más aún porque las noticias citaban la misión OSIRIS-REX de la NASA, que hasta donde sabemos no implica ningún método experimental de destrucción de asteroides. ¿Os interesa saber más acerca de este tema?

La propagación de la noticia de que la NASA intentará destruir un asteroide, en esta semana, que puede acabar con la Tierra

Como dijimos anteriormente, las noticias sobre una posible destrucción del planeta a causa de un asteroide comenzaron a propagarse por el “Portal de Yahoo!”. Una vez que estos sitios web tienen un gran número de visitas, y el History Channel, aunque es una referencia que se considera la “confianza” de contenido para muchas personas, todo lo que está escrito en esos sitios acaba sirviendo de fuente de información, cuyo material es fácilmente copiado y replicado, muchas veces sin ningún criterio o juicio.

Las noticias sobre la caída de un asteroide comenzaron a propagarse por el "Portal de Yahoo!" y ha llegado a La Voz de Asturias

Las noticias sobre la caída de un asteroide comenzaron a propagarse por el “Portal de Yahoo!” y ha llegado a La Voz de Asturias

Obviamente, las personas no están obligadas a ser versadas en la Astronomía o en cualquier otra área de la ciencia; la absoluta mayoría sólo quiere ser informada de la manera más correcta posible. Después de todo, es el derecho de ellos, como consumidoras de contenido, ya que muchos sitios ponen decenas de anuncios en sus páginas para tener una cierta remuneración por el acceso de las mismas.

En resumen, la información nunca es completamente gratuita, siendo necesario un cuidado a la hora de compartirla, ya que debido a la prisa de la vida cotidiana, muchas personas leen sólo el título de las noticias, ignorando por completo el contenido. Vamos a utilizar como ejemplo, el que fue publicado el día 4 de septiembre, por el “Portal de Yahoo!”:

“El día 8 de este mes, la NASA lanzará la misión OSIRIS-REX, con el objetivo de investigar el asteroide Bennu, que puede chocar y destruir la Tierra en más de 120 años.”

“Es el comienzo de un viaje de siete años para traer las muestras cristalinas del asteroide Bennu. El equipo construyó una nave espacial increíble y estamos bien provistos para investigar Bennu y volver con nuestro tesoro científico’, dijo el investigador principal de la misión, Dante Lauretta.

El día 8 de este mes, la NASA lanzará la misión OSIRIS-REX, con el objetivo de investigar el asteroide Bennu, que puede chocar y destruir la Tierra en más de 120 años.

El día 8 de este mes, la NASA lanzará la misión OSIRIS-REX, con el objetivo de investigar el asteroide Bennu, que puede chocar y destruir la Tierra en más de 120 años.

De acuerdo con investigaciones anteriores, Bennu podrá presentar precursores moleculares necesarios para el desarrollo de la vida. Además, el conocimiento sobre su estructura y propiedades físicas y químicas, permitirá a los especialistas ayudar a disminuir el impacto del asteroide.

Se cree que la nave alcanzará Bennu en agosto de 2018 para reunir material de su superficie y volverá en septiembre de 2023. Durante el viaje, OSIRIS-REx orbitará durante un año alrededor del Sol, y utilizará el campo gravitacional del planeta para impulsarse hasta el asteroide.”

¿Ustedes leyeron bien lo que se ha publicado?, ¿En algún momento se ha mencionado que la NASA va a tratar de destruir un asteroide de esta semana? Pues es, esto no es mencionado en el cuerpo de la noticia. Incluso porque la misión OSIRIS-REx no implica la destrucción de ningún asteroide, siendo mucho más amplia de lo que está siendo mencionado. Por cierto, lo mismo vale para la noticia publicada por el sitio “History Channel”, que cuenta con un agravante mucho peor. La fuente de forma explícita en este otro caso fue el de un sitio web llamado “Bolsamanía“, un portal para el mercado financiero, en lengua española, que no tiene ninguna experiencia en asuntos científicos. Es espeluznante ver esta verdadera “joya” pasando delante de nuestros ojos.

Sin embargo, por supuesto, nuestra publicación no termina aquí, ya que vamos a explicarles a ustedes un poco sobre el asteroide “Bennu”, y la misión OSIRIS-REx de la NASA.

Un poco sobre el asteroide “Bennu”

Antes de nada es necesario que usted sepa que este asteroide no siempre se llamó “Bennu”. Fue descubierto en 1999 por los astrónomos del Proyecto LINEAR (Lincoln Near-Earth Asteroid Research), un proyecto de investigación conjunto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la NASA y el Laboratorio Lincoln del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts).

Imágenes del asteroide "Bennu" a partir del Radar Goldstone para el Sistema Solar, la NASA, situado en el desierto de Mojave, en Estados Unidos. Ver más sobre "imágenes" haciendo clic aquí.

Imágenes del asteroide “Bennu” a partir del Radar Goldstone para el Sistema Solar, la NASA, situado en el desierto de Mojave, en Estados Unidos. Ver más sobre “imágenes” haciendo clic aquí.

El asteroide recibió el nombre provisional de “1999 RQ36”, siendo que se ha convertido en especialmente interesante para los científicos por diversos motivos: es un asteroide de unos 500 metros de diámetro (mayor que el tamaño medio de los asteroides que pasan cerca de la Tierra), da una vuelta completa alrededor del sol cada 436 días, y pasa cerca de nuestro planeta cada 6 años.

Además, durante estas aproximaciones “Bennu” llega a pasar a una distancia de 448.794 km en relación a nuestro planeta, a una velocidad superior a 100.000 km/h. Puede parecer muy lejano, pero vale la pena recordar que la distancia media a la Tierra y la Luna es de 384.600 km, por lo que es muy cercano, aún más para un asteroide de 500 metros de diámetro.

Esta imagen generada por ordenador del asteroide "Bennu" está basada en los datos recogidos el Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico

Esta imagen generada por ordenador del asteroide “Bennu” está basada en los datos recogidos el Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico

 Simulación hecha en el equipo en relación a la topografía del asteroide "Bennu" superpuesta en las imágenes de radar

Simulación hecha en el equipo en relación a la topografía del asteroide “Bennu” superpuesta en las imágenes de radar

Dos cosas se deben de estar preguntando en este momento: una de ellas es la razón por la que este asteroide fue apodado “Bennu”, y la otra probablemente se relaciona con las posibilidades que el asteroide tiene de chocar con nuestro planeta.

El origen del nombre “Bennu”

En septiembre de 2012, la NASA abrió un concurso llamado “Name that Asteroid!” para la elección del nombre del asteroide hasta entonces llamado “1999 RQ36”, que a su vez era una designación que había sido proporcionada por el Centro de Planetas Menores del “Observatorio Astrofísico Smithsonian”, en Cambridge, Massachusetts, en los Estados Unidos. Este centro asigna una designación alfanumérica inicial para cualquier asteroide recién descubierto, una vez que una serie de determinados criterios sean cumplidos para determinar su órbita.

Cualquier estudiante, de cualquier parte del mundo, podría participar siempre que tuviera menos de 18 años de edad. Cada participante podía presentar un nombre de hasta 16 caracteres, siendo que las inscripciones deben incluir una breve explicación y una justificación para el nombre. Las inscripciones también debían ser realizadas por un adulto, en nombre del estudiante. El concurso terminaba el día 2 de diciembre de 2012.

¿El motivo de abrir este concurso? Así, la NASA enviará una sonda espacial hasta el asteroide “Bennu”, que si todo va bien, enviará de vuelta a la Tierra en una cápsula un poco de material recolectado del asteroide (cerca de un mínimo de 60 gramos). Luego, una vez que las muestras obtenidas en la misión OSIRIS-REx van a estar disponibles para ser estudiadas por las futuras generaciones, es posible que las mismas personas que participen en el concurso, sean las que vayan a estudiarlas en el futuro, o sea, un concurso para estimular que los jóvenes tuvieran interés por el mundo de la Astronomía.

Imagen conceptual de la sonda OSIRIS-REx extrayendo muestras del asteroide "Bennu"

Imagen conceptual de la sonda OSIRIS-REx extrayendo muestras del asteroide “Bennu”

Para que ustedes tengan una idea, alrededor de 8.000 nombres fueron sugeridos. Sin embargo, quién ganó este concurso organizado por la NASA, fue el estudiante estadounidense Michael Puzio, de tan sólo 9 años de edad, quien sugirió el nombre de “Bennu”. El anuncio fue hecho en el día 1 de mayo de 2013.

Quién ganó el concurso "Name that Asteroid!", patrocinado por la NASA, fue el estudiante estadounidense Michael Puzio, de tan sólo 9 años de edad, quien sugirió el nombre de "Bennu"

Quién ganó el concurso “Name that Asteroid!”, patrocinado por la NASA, fue el estudiante estadounidense Michael Puzio, de tan sólo 9 años de edad, quien sugirió el nombre de “Bennu”

¿La justificación? Según Michael, “Bennu era una gran grulla y el símbolo vivo de Osiris. La alada OSIRIS-REx y su propio TAGSAM (brazo robótico de la OSIRIS-REx) como si se tratara de su grulla, también evocan los atributos de Bennu, así como la forma de huevo del propio asteroide. Bennu significa “el que Vive”, “el que brilla”, y se ajusta perfectamente al NEO, que va a brillar en nuestros cielos en 2023, cuando OSIRIS-Rex vaya volver“. Interesante, ¿no es así?

Muchos sitios mencionan que la NASA dio el nombre de “Bennu”, porque tiene conexión con la muerte, y que sería un pájaro de la muerte, sin embargo esto no es cierto. Como máximo, sería posible decir que el nombre tiene un estrecho vínculo con una cuestión sobre el renacimiento, así como la mitológica ave fénix, pero nada explícitamente siendo mencionado como la muerte o presagio de muerte. Por otra parte, la propia “figura” de Osiris representaba mucho más que la agricultura, la prosperidad, la renovación, y posteriormente el juicio en el mundo de los muertos en el Antiguo Egipto, que cualquier connotación sobre “el castigo con la muerte”. En fin, vamos a dejar de lado esa parte de la mitología egipcia para comentar a continuación acerca de las probabilidades de impacto del “Bennu” contra nuestro planeta.

Las probabilidades de impacto del asteroide “Bennu” contra nuestro planeta

Es muy difícil estimar las probabilidades de colisión en relación a los asteroides. Al hacer una búsqueda rápida sobre “Bennu”, encontré varios valores, siendo mencionados en sitios considerados de confianza cuando el tema es la Astronomía. De acuerdo con un reportaje recientemente publicado por el sitio web Space.com el día 1 de agosto de ese año, Bennu es oficialmente clasificado como un asteroide potencialmente peligroso, y según los científicos de la NASA, hay una posibilidad de 0,037% (o 1 en 2.700), de que vaya a estrellarse contra la Tierra a finales del siglo XXII.

Sin embargo, en una noticia publicada en el sitio web de Universe Today, el 24 de diciembre del año pasado, es posible encontrar otras probablidades. De acuerdo con los investigadores españoles liderados por la matemática María Eugenia Sansaturio, de la Universidad de Valladolid, en España, la probabilidad de que el asteroide “Bennu” llegara a la tierra sería de 1 en 1.000, en el año 2182. Las estimaciones anteriores daban una probabilidad de 1 entre 1.400, para que este asteroide se estrellara contra la Tierra en algún momento entre 2169 y 2199. En ese momento, sin embargo, el sitio web del programa “Near Earth Objects” (“Objetos Cercanos a la Tierra”, en español), de la NASA, calculaba la probabilidad de 1 en 3.850 y 1 en 3.570, de que el asteroide podría chocar con nuestro planeta en 24 de septiembre de 2182.

¿Por qué hay tanta incertidumbre? Bueno, no es tan difícil de entender. Primero tenemos la llamada “resonancia gravitacional orbital“, que es el nombre dado a una pequeña región o ventana del espacio, próxima a la Tierra, que en caso de que sea atravesada por un asteroide provocará un cambio en su trayectoria debido a la gravedad terrestre. Esto hace que la nueva “ruta” haga posible que tal asteroide choque con la Tierra en su próxima aproximación orbital.

La llamada "resonancia gravitacional orbital" es el nombre dado a una pequeña región o la ventana del espacio, próxima a la Tierra, que en caso de que sea atravesada por un asterpide provocará un cambio en su trayectoria debido a la gravedad terrestre, de forma que la nueva ruta sea posible que tal asteroide choque con la Tierra en su próxima aproximación orbital

La llamada “resonancia gravitacional orbital” es el nombre dado a una pequeña región o la ventana del espacio, próxima a la Tierra, que en caso de que sea atravesada por un asterpide provocará un cambio en su trayectoria debido a la gravedad terrestre, de forma que la nueva ruta sea posible que tal asteroide choque con la Tierra en su próxima aproximación orbital

En segundo lugar, tenemos el llamado “efecto Yarkovsky“, sugerido por primera vez por un científico ruso hace un siglo. Él describe, básicamente, de un modo no-gravitacional, que un asteroide puede cambiar su trayectoria a lo largo del tiempo. Normalmente, las órbitas descritas por los objetos celestes se caracterizan por sus interacciones a través de la gravedad, principalmente la del Sol, en el caso del Sistema Solar. Así, el efecto Yarkovsky trata del efecto acumulado de pequeños impulsos causados por la luz que llega del Sol. En teoría, cada uno de estos objetos recibe aproximadamente la misma cantidad de luz en todas las regiones, debido a su efecto de rotación. Sin embargo, dependiendo de la capacidad de reflexión (albedo) de la región en la superficie, refleja más o menos rayos luminosos. Este desequilibrio hace que su ruta normal cambia ligeramente, ya que el astro “siente” un impulso más fuerte en una dirección determinada. En resumen, los rayos solares pueden desviar un asteroide hacia nuestra dirección.

¿No te has enterado de nada? Vamos a tratar de explicarlo de otra forma. El calor absorbido por el asteroide “Bennu” durante el día irradia hacia el espacio, empujando de vuelta contra el asteroide como si fuera el motor de un cohete. Todos estos pequeños “tirones” se acaban sumando a lo largo de los siglos, haciendo que “Bennu” relaje levamente y su órbita alrededor del Sol sea más estrecha. La cuestión es que nadie sabe exactamente cuál será el resultado, depende del tiempo, pero se pasa rápido cuando estamos hablando de un asteroide potencialmente peligroso, de 500 metros de diámetro, pasando cerca de la Tierra cada 6 años, ¿lo habéis entendido? Echa un vistazo al siguiente esquema:

El calor que irradia de la caliente "atardecer" de un lado del asteroide actúa como un ligero empuje de un cohete que poco a poco cambia a la velocidad orbital de un asteroide. Es el llamado efecto Yarkovsky. Una vez que "Bennu" gira de este a oeste, en vez de oeste a este, así como la Tierra, la acción del "empujón" hace que su órbita sea más estrecha ("encoja")

El calor que irradia de la caliente “atardecer” de un lado del asteroide actúa como un ligero empuje de un cohete que poco a poco cambia a la velocidad orbital de un asteroide. Es el llamado efecto Yarkovsky. Una vez que “Bennu” gira de este a oeste, en vez de oeste a este, así como la Tierra, la acción del “empujón” hace que su órbita sea más estrecha (“encoja”)

Así, la combinación de estos dos factores puede apartar poco a poco la órbita del asteroide “Bennu” a cada paso del mismo por nuestro planeta, hasta que en 2182 él posiblemente podría chocar con la Tierra. Sin embargo, es muy importante recordar a todos nosotros tenemos una probabilidad del 99.9% de que el asteroide “Bennu” simplemente pase por la Tierra sin causar mayores problemas para nuestra civilización. La cuestión es que se recomienda observarlo muy de cerca, puesto que el cálculo de sus futuras órbitas indican que “Bennu” tiene una de las más altas probabilidades de impacto en los próximos siglos que cualquier otro asteroide conocido, pero aún así, no hay razón para el pánico.

Ustedes pueden pensar que la elección de estudiar el asteroide “Bennu” más de cerca fue debido a este “temor” de un posible impacto, pero no es así como las cosas funcionan. Para enviar una sonda al espacio, muchas veces es necesario una inversión de cientos de millones de dólares, por lo que es muy importante saber si lo que se pretende estudiar posee las condiciones ideales para que todo el esfuerzo, el estudio y el dinero, no se pierdan de la noche a la mañana.

Selfie tomada por la sonda espacial Rosetta mostrando el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko al fondo

Selfie tomado por la sonda espacial Rosetta mostrando el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko al fondo

Vale la pena recordar en este punto, que la sonda Rosetta, de la ESA (Agencia Espacial Europea), necesitó más de 10 años viajando por el espacio para llegar al cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, y el módulo de Filae por desgracia acaba rebotando al tocar la superficie del cometa. Como resultado, se acabó por “detener” en una región sombreada, lo que resultó en que no pudiera recargar sus baterías a través de sus paneles solares. A pesar de todo Filae pudo funcionar cerca de 60 horas, y ser considerado como un hecho extraordinario debido a la complejidad de la misión, el mismo podría haber sido mucho más aprovechado.

Basado en estudios realizados aquí en la Tierra, el asteroide “Bennu” se asemeja a los meteoritos carbônicos y los meteoritos de tipo condrita carbonatado, ricos en química orgánica. El “meteorito de Sutter’s Mill“, que cayó en California, en abril de 2012, es similar a lo que se espera del meteorito Bennu: oscuro, quebradizo y rico en arcilla antigua y material orgánico, o sea, óptimas condiciones, por ejemplo, para el estudio del origen de la vida.

Fragmentos del meteorito de Sutter's Mill, que cayó en California, en los Estados Unidos el día 22 de abril de 2012

Fragmentos del meteorito de Sutter’s Mill, que cayó en California, en los Estados Unidos el día 22 de abril de 2012

Además, existe toda una serie de parámetros que han sido estudiados desde 1999, con cientos de observaciones realizadas a partir de equipos y radares aquí en la Tierra, para poder tener una noción de cómo llegar al asteroide, estudiarlo, recoger muestras y enviarlas en condiciones de seguridad a la Tierra. Incluso el telescopio espacial Spitzer, de la NASA, fue utilizado en el 2007 y 2012, para detectar la radiación infrarroja, ya que el estudio de la emisión térmica de los asteroides ofrece una riqueza de información acerca de sus propiedades físicas. Por lo tanto, la elección es terminantemente científica, y no conspiratoria.

Cualquiera puede consultar todo lo que se sabe sobre el asteroide “Bennu”, haciendo la descarga de un archivo .PDF llamado “The Design Reference for the Asteroid OSIRIS-REx Mission Target (101955) Bennu”, un documento de más de 100 páginas con todos los datos técnicos que se han analizado sobre el mismo hasta el año 2014 (en inglés).

Modelos térmicos del asteroide "Bennu" obtenidos con la ayuda del telescopio espacial Spitzer, de la NASA

Modelos térmicos del asteroide “Bennu” obtenidos con la ayuda del telescopio espacial Spitzer, de la NASA

Por cierto, ¿sabía que si usted tiene una impresora 3D o conoce a alguien que tenga usted puede imprimir su propio asteroide “Bennu”? Sí, es verdad! Por supuesto que no es tamaño real, sino a una escala mucho más reducida. La propia NASA ofrece de forma gratuita los archivos para descargar. Para conocer más detalles sobre esto, basta con hacer clicaquí.

Algunos datos sobre la misión OSIRIS-REx de la NASA

La sonda OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer o simplemente Orígenes, la Interpretación Espectral, Identificación de Recursos, la Seguridad y el Explorador de Regolito) será enviado al espacio en la noche del próximo jueves, 8 de septiembre, en la punta de un cohete ULA ATLAS V, en la Base de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en Cabo Cañaveral, en Florida.

La sonda espacial "OSIRIS-REx" (en primer plano) y el módulo que la llevará al espacio (en segundo plano)

La sonda espacial “OSIRIS-REx” (en primer plano) y el módulo que la llevará al espacio (en segundo plano)

La OSIRIS-REx es la primera misión de la norte-americana, que tiene como objetivo recoger material procedente de un asteroide a la Tierra (recordando, por ejemplo, que la sonda espacial Hayabusa, lanzada por la Agencia Espacial Japonesa, en 2003, regresó a la Tierra con muestras del asteroide “25143 Itokawa” en el año 2010). Y mira que esta misión ha salido bastante cara, alrededor de US$ 800 millones, sin contar el coste del lanzamiento.

Una que sea lanzada la sonda pasará dos años “persiguiendo” al asteroide Bennu, hasta que se encuentre con él, entre agosto y octubre de 2018. Una vez que la misma pase a orbitarlo, la sonda va a asignar y estudiar su superficie a una distancia de entre 700 metros y 5 km durante más de 500 días. Todos estos datos serán meticulosamente analizados para que el equipo responsable de la misión elija el punto ideal para la recolección de las muestras. ¿Como la sonda va a hacer eso?

La sonda OSIRIS-REx en su respectivo módulo, ya instalados en el punto más alto del cohete ULA ATLAS V, listo para ser enviado al espacio en la noche del jueves (8)

La sonda OSIRIS-REx en su respectivo módulo, ya instalados en el punto más alto del cohete ULA ATLAS V, listo para ser enviado al espacio en la noche del jueves (8)

A diferencia del módulo de Filae, que estaba destinado a efectivamente aterrizar en el 67P/Churyumov–Gerasimenko, la sonda OSIRIS-REx no va a aterrizar en el asteroide “Bennu”. Ella activa una especie de brazo robótico, el llamado “Touch-And-Go Sample Acquisition Mechanism” (TAGSAM), de aproximadamente 3 metros de longitud, que se pondrá en contacto entre 3 y 5 segundos con la superficie del asteroide para recoger unos mínimo 60 gramos de material del mismo, aunque la sonda tenga la capacidad de recoger y almacenar hasta 2 kilos de muestras.

Esto es exactamente por eso que este brazo tiene el nombre en inglés de “Touch and Go” (“Tocar y marcharse”, en español).

El brazo robótico, el llamado "Touch-And-Go Sample Acquisition Mechanism" (TAGSAM), de aproximadamente 3 metros de longitud, se pondrá en contacto entre 3 a 5 segundos con la superficie del asteroide "Bennu"

El brazo robótico, el llamado “Touch-And-Go Sample Acquisition Mechanism” (TAGSAM), de aproximadamente 3 metros de longitud, se pondrá en contacto entre 3 a 5 segundos con la superficie del asteroide “Bennu”

Si usted sigue la llamada Fórmula Indy, la liga estadounidense de carrera, similar a la F1, va a recordar el término “Splash and Go”, en el cual los competidores se paran rápidamente para “echar una pequeña cantidad de combustible en el tanque, y rápidamente vuelven a la carrera”, o sea, un tiempo de inactividad menor que el normal, con el objetivo de poner solamente lo necesario de combustible para terminar una prueba. En fin, el principio es el mismo, pero sin aterrizar en el asteroide.

Así que, si todo va bien, las muestras serán almacenadas con seguridad en una cápsula de retorno para viajar de vuelta a la Tierra. Un poco más tarde, cuando sea el momento adecuado, la sonda OSIRIS-Rex enviará esta cápsula de regreso a nuestro planeta en marzo de 2021, y se cree que finalmente caiga literalmente en paracaídas en nuestro planeta, con éxito, trayendo muestras muy valiosas en septiembre de 2023. Básicamente eso. Echa un vistazo a una rápida presentación de la misión OSIRIS-REx, publicada por el canal de la NASA Goddard, en Youtube (en inglés):

Es importante resaltar que la misión OSIRIS-REx tiene varios objetivos, pero ninguno de ellos incluye la destrucción del asteriude “Bennu”, sería irreal pensar en ello. La misión primaria, por ejemplo, es conseguir estudiar, a través de muestras, el origen de nuestro Sistema Solar y de la vida. Esto porque se considera que estas muestras sean ricas en material carbónico y orgánico. Los astrónomos quieren saber aquello de lo que el asteroide ha sido “testigo” a lo largo de su evolución. También será interesante, por ejemplo, evaluar su composición, para tener una noción de los recursos minerales que el mismo posee para las llamadas “minas espaciales”.

Además, con el trabajo desempeñado por la misión OSIRIS-REx, los científicos esperan entender mejor el efecto Yarkovsky, con el fin de generar predicciones cada vez más exactas de las futuras órbitas del asteroide “Bennu”, y determinar si realmente puede ser una amenaza mucho mayor del que actualmente estamos previendo. La cuestión es que todo este estudio servirá para darnos una nueva visión e incluso rehacer nuestras predicciones sobre todos los demás asteroides que supongan o puedan llegar a representar una amenaza para la Tierra, o sea, la cuestión es mucho más grande que sólo el asteroide “Bennu”, ¿entendieron?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *