TULPAMANTES

“The intention to know”, from Annie Besant & C. W. Leadbeater (1901) Thought-Forms. London: The Theosophical Publishing House.
“La intención de conocer”, de Annie Besant & C. W. Leadbeater (1901) Thought-Forms. Londres: The Theosophical Publishing House.
Alexandra Davil-Néel

Tulpa, un término de origen tibetano que podría traducirse como emanación o encarnación, comenzó a ser divulgado en Occidente gracias a la famosa exploradora belga-francesa Alexandra David-Néel. En el ocultismo tibetano, mediante una meditación prolongada, existe la creencia de poder transformar ciertas formas de pensamiento en una formación fantasmal que es lo que conocemos como tulpa. En su libro Magia y Misterio en el Tíbet David-Néel, que dijo haber observado esta práctica, afirmó haber conseguido su propio tulpa buscando crear un lama bajo, regordete y bonachón, al estilo del fray Tuck de Robin Hood. Aunque esa es otra historia, poco a poco el tulpa comenzó a cambiar y se volvió más corpóreo, audaz y hasta peligroso. Según David-Néel, escapaba a su control y se vio obligada a deconstruir su creación.

Hoy en día el término se asocia también a una subcultura que parece haberse originado en 4chan alrededor de 2009 y para quienes los practicantes, conocidos como tulpamantes, un tulpa es un ser sensible que se encarna a través de la forma de pensamiento. Es un compañero mental creado mediante el pensamiento concentrado y la interacción recurrente, parecido a los amigos imaginarios de la infancia. Pero a diferencia de estos, los tulpas son seres sintientes reales, que poseen su propia voluntad, emociones y pensamientos, lo que les procura poder actuar de forma independiente. A diferencia también del tulpa creado por David-Néel, los creados por los tulpamantes conviven y utilizan el cuerpo de sus anfitriones. Podría ser definido como otra persona sensible que vive en su cabeza, separada del, digamos, generador.

Según el antropólogo Samuel Veissiere, los tulpas “son compañeros imaginarios que se dice que han alcanzado la plena sensibilidad después de haber sido conjurados a través de la práctica meditativa de la “forma de pensamiento”. Los ‘anfitriones’ humanos, o tulpamantes, median en su práctica a través de guías prácticas abiertas y foros de discusión en Internet y experimentan sus Tulpas como alucinaciones somáticas y auditivas semipermanentes.”

“Los tulpas, -prosigue Veissiere-, se entienden como construcciones mentales que han alcanzado la sensibilidad. La explicación metafísica sostiene que los tulpas son agentes de orígenes sobrenaturales que existen fuera de la mente de los anfitriones y que llegan a comunicarse con ellos.”

Aunque según cuentan en los hilos de tulpamantes, es posible crear un tulpa sin darse cuenta del todo. En general, estos se denominan tulpas “naturales”, que algunas personas provocan sin ser conscientes de ello.

El encendido de tulpas, como lo llaman, puede generar todo tipo de formas basados también en personajes de la cultura popular como hadas, demonios, zorrillos, híbridos, extraídos de series de dibujos animados, etc.

Los anfitriones dicen que no controlan sus tulpas. En cambio, se desarrollan lentamente por sí mismos, no a diferencia de un niño, aunque su forma elegida no tiene por qué ser humana.

También hay quien ve estas creaciones mentales desde el punto de vista psicológico como un mecanismo para afrontar la soledad o, en algunos casos, una enfermedad mental. Así sería como una segunda personalidad que vive dentro del cerebro del tulpamante. Una segunda mente independiente o “persona dentro de otra persona”
con sus propios gustos, intereses y particularidades pero que utiliza en mismo sustrato y el mismo cuerpo que la ‘principal’ o anfitrión.

“Ella es una humana pero de una realidad alternativa donde puede hacer magia. La creé hace una docena de años para una serie de fantasía que escribo y luego la convertí en una tulpa…”, cuenta una tulpamante.

Como dijimos antes se cree que estos tulpas son seres conscientes con sus propios gustos y no están del todo bajo el control de su anfitrión. En las propias “palabras” del tulpa Tormenta, a través de su anfitrión, “sin embargo, no soy totalmente independiente; tengo que usar la capacidad intelectual de mi anfitrión para pensar y ocasionalmente nos atascamos cuando intentamos pensar a la vez.”

Los Tulpamantes notan cómo sus creaciones dicen cosas inesperadas, recuerdan recuerdos olvidados y los hacen reír. “Puedo recordar cualquier recuerdo oculto o borroso que [mi anfitrión] haya olvidado”,….
No puedo estar seguro, pero sé que existo”, dice Kitsune, el tulpa de orejas de zorro alojado por Maciej. “Quizás soy sólo una ilusión, un error en su cerebro. Nadie lo sabrá jamás, pero tenemos que creer “….

Kitsune

En la comunidad existen guías que explican el proceso de creación de tulpa , también conocido como “forzar”. Un tulpamante primero debe crear un entorno imaginario llamado “país de las maravillas ” donde comienzan a interactuar con sus tulpas….
Mi país de las maravillas es un pequeño bosque”, dice Ele. “Me imaginaba a mí mismo saliendo con [mi tulpa] y hablábamos … o íbamos a explorar, básicamente lo mismo que harías con un amigo en la vida real”…

Si bien la voz es la forma más común en que los tulpas se comunican con sus anfitriones, los tulpamantes pueden aprender a acariciar el pelo de su tulpa, sentir su aliento en el cuello e incluso experimentar contacto sexual… vice
Los anfitriones indulgentes luego usan una práctica llamada “cambio”, que permite que su tulpa posea su cuerpo mientras observan desde el cuadrilátero de la conciencia. Para algunos, esto suena peligrosamente cercano a la esquizofrenia o al trastorno de identidad disociativo. Pero en el 99 por ciento de los casos, el anfitrión puede optar por volver en cualquier momento. vice

Y según el citado Veissière la tulpamancia “podría tener implicaciones radicales para el tratamiento de la esquizofrenia y otras psicosis malignas … En la era de las grandes farmacéuticas y el marketing de la locura … la “tulpa-terapia” podría ofrecer una alternativa gratuita que no requiere institucionalización y aislamiento social”.

Algunos tulpamantes ya utilizan la práctica para automedicarse. “He estado sufriendo de depresión y pensamientos suicidas durante una década”, dice Sam de Maryland. “Mi tulpa intentaba atacar mi ansiedad e incluso poseía con fuerza mi mano para evitar que me hiciera daño con un cuchillo”.

¿Pero qué pasa con el 1% de los casos en los que el cambio se vuelve siniestro? Tomemos el extraño caso de Koomer y Oguigi. Koomer era un tulpamante que documentó su intento de que su tulpa, Oguigi, tomara posesión permanente de su cuerpo, y finalmente tuvo una crisis nerviosa.

“Sé que lo que pasó no fue culpa de Oguigi”, escribió Koomer en su blog a principios de este año. “Todo lo malo vino de un año de comportamiento estúpido inspirado por mi imprudente búsqueda de cambiar permanentemente… No intentes que [tu tulpa] tome posesión. No porque te perjudiquen de alguna manera, sino porque otras entidades te perjudicarán si te abres a ese nivel. Yo lo hice y casi me convierte en esquizofrénico”.

El caso de Koomer es raro, y para Veissière “la esquizofrenia [podría entenderse como]… un ejemplo incapacitante de ‘Tulpas involuntarias’”, por lo que, al establecer relaciones positivas con sus síntomas, los enfermos pueden empezar a recuperarse. Es una idea compartida por el “Hearing Voices Movement”, que desafía los modelos médicos de la esquizofrenia y sugiere que la patologización agrava los síntomas.

“Mi esquizofrenia se manifestaba teniendo muchos pensamientos e ideas, todos en conflicto y gritándome”, dijo Logan, que quiso que su apellido no fuera revelado. “Convertirlos en tulpas dio un rostro a esos pensamientos y permitió ordenarlos de una manera que tenía sentido”.

Si bien algunos pueden asociar rápidamente cualquier tipo de voz en la cabeza con el trastorno de identidad disociativo, la psicosis o la esquizofrenia, los tulpamantes insisten en que la presencia de sus “compañeros de cabeza” adicionales no es una manifestación de enfermedad mental.

Aunque los tulpamantes manifiestan algunos de los criterios para el trastorno de identidad disociativo (TID), como una “discontinuidad del yo” y lagunas en la memoria, ni la comunidad en sí ni los investigadores que han tratado el tema piensan que los tulpamantes en general están sufriendo de psicosis. Estas voces también tienen un propósito, han sido creadas con intención. La vida de los anfitriones es quizás más complicada debido a la presencia de sus tulpas, pero también son más saludables.

Los tulpamantes denuncian el acoso y las burlas, y hay muy pocas reuniones en persona, debido a los estigmas en torno a “escuchar voces”, pero los tulpamancers creen que esto se desvanecerá con el tiempo a medida que la sociedad evolucione. La exposición y el tiempo pueden normalizar muchos comportamientos.

“Existe la idea de un yo singular”, dice el neurocientífico Michael Lifshitz. “¿Por qué parece tan extraño que múltiples yoes puedan vivir en la misma mente? Esa es la dirección más profunda que apunta la tulpamancia. Es fácil descartar – ‘es genial , pero la tulpamancia no es real’ – pero ¿qué es el yo ‘real’? ¿Cómo trazamos esos límites?”

Enlaces:

Tulpamancy internet subculture

The Mystical, Mind-Sharing Lives of Tulpamancers

Varieties of Tulpa Experiences: Sentient Imaginary Friends, Embodied Joint Attention, and Hypnotic Sociality in a Wired World

TULPAMANTES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.