Evolución humana: La mordedura hobbit del Homo Floresiensis

El cráneo de Homo floresiensis descubierto en la cueva de Liang Bua. Fuente: Gerdie/ Adobe Stock

En 2003, un equipo de arqueólogos excavó algunos restos esqueléticos en la isla de Flores en Indonesia dentro de la cueva de Liang Bua. Poco sabían que su descubrimiento sería el comienzo de décadas de debate científico y la designación de una nueva especie, Homo floresiensis (también conocido como el Hobbit). La obsesión profesional con dónde pertenecen exactamente dentro de la evolución humana ha inspirado un nuevo estudio de la mecánica de masticación del Hobbit dirigido por la Universidad de Duke.

El sitio de excavación en la cueva de Lian Bua en Flores en Indonesia. (Rosino / CC BY-SA 2.0)

El descubrimiento del Homo Floresiensis, el Hobbit

El descubrimiento original consistió en los restos óseos de un individuo femenino casi completo, apodado LB-1, dentro de la cueva Liang Bua en Flores. El equipo australiano-indonesio estaba buscando evidencia de la migración humana de Asia a Australia, pero lo que realmente encontraron fue algo completamente diferente.

Lo que hizo a LB-1 tan especial fue su combinación particular de características únicas, desde su pequeño cerebro (aproximadamente un tercio del de un humano moderno) y cuerpo (solo 3.5 pies, o 1.06 metros, de altura), una mandíbula robusta, también como huesos y articulaciones que se asemejan a los de los chimpancés y Australopithecus.

Captura de pantalla de una simulación por computadora del cráneo de Homo floresiensis (también conocido como el Hobbit) durante la mordedura. (Laboratorio Ledogar / Duke University)

Captura de pantalla de una simulación por computadora del cráneo de Homo floresiensis (también conocido como el Hobbit) durante la mordedura. (Laboratorio Ledogar / Duke University)

De hecho, era tan pequeño que a primera vista podría confundirse con un niño. Mientras tanto, el cráneo de LB-1 tenía un rostro pequeño y delicado más parecido al de un humano moderno, explica el informe de la Universidad de Duke. Este llamado Hobbit usaba herramientas de piedra y cazaba animales. La nueva especie recibió su nombre de la isla donde se desenterraron los restos, de ahí el Homo floresiensis.

Desde entonces, los arqueólogos han desenterrado los restos de varios miembros más de la especie Homo floresiensis en el mismo sitio de la cueva, así como herramientas de piedra. Se estima que los individuos en cuestión existieron en la isla hace entre 100.000 y 60.000 años. Según un artículo sobre Ancient Origins Español, «puede haber sido la última especie humana superviviente, además de la nuestra». El descubrimiento original fue llamado «el hallazgo más importante en la evolución humana en 100 años».

Reconstrucción facial del miembro individual LB-1 de Homo floresiensis. (Cicero Moraes et alii / CC BY 4.0)

Reconstrucción facial del miembro individual LB-1 de Homo floresiensis. (Cicero Moraes et alii / CC BY 4.0)

Debate en torno al Homo Floresiensis: El gran misterio del Hobbit

Los científicos todavía están tratando de responder algunas preguntas básicas para comprender cómo encaja exactamente el Homo floresiensis en el árbol genealógico de la evolución humana. Según el Smithsonian, «la mayoría de los científicos ahora reconocen a H. floresiensis como un taxón válido y una especie humana distinta del Homo sapiens (humanos modernos)». Muchos creen que Homo floresiensis descendió del Homo erectus y probablemente fue una especie hermana de Homo habilis. Esto podría significar que estos restos son prueba de una migración anterior y previamente desconocida de África a Asia.

Sin embargo, ha habido mucho debate e investigación tratando de probar una variedad de hipótesis sobre el tema. Algunos han postulado que el Hobbit alcanzó su pequeño tamaño a través de una enfermedad o algún tipo de trastorno del crecimiento como enanismo, síndrome de Down o incluso microcefalia. National Geographic informó sobre un estudio de 2018 que buscaba rastros de H. floresiensis en el genoma pigmeo moderno.

Incluso ha habido un conflicto sobre su apodo. A poco más de 3 pies (1 metro), Homo floresiensis recibió el sobrenombre de «el Hobbit», que conecta el hallazgo con el personaje literario de El señor de los anillos. En 2012, 3 News NZ informó que Tolkien Estate había rechazado una solicitud de un científico de Nueva Zelanda para usar la palabra «Hobbit» al promover una conferencia sobre el tema.

Mapas de distribución de cepas durante simulaciones de picaduras de chimpancés (a af) y una muestra de humanos modernos y especies extintas. (Enfoque de interfaz / CC BY 4.0)

Mapas de distribución de cepas durante simulaciones de picaduras de chimpancés (a af) y una muestra de humanos modernos y especies extintas. (Enfoque de interfaz / CC BY 4.0)

Último estudio de la mordedura de Hobbit en una prueba de choque digital

El reciente estudio de la Universidad de Duke publicado en Interface Focus se ha centrado en comprender la «mecánica de masticación» del Homo floresiensis. En otras palabras, «los investigadores querían entender cómo se comportaba el cráneo del Hobbit mientras comía», explica el comunicado de prensa publicado por la Universidad de Duke.

El único cráneo de H. floresiensis descubierto hasta la fecha se encontró en un estado menos que perfecto. Esto significó que se tuvo que construir un modelo virtual 3D utilizando tomografías computarizadas de rayos X en la Universidad de Bolonia en Italia. En el proceso, rellenaron los huecos digitalmente para crear un cráneo completo.

Luego utilizaron tecnología informática de vanguardia para comprender cómo habría funcionado el cráneo de Hobbit para morder, analizando los premolares y molares en el trabajo, en lo que la Universidad de Duke denominó una «prueba de choque digital». Compararon a los Hobbits que muerden y mastican con los de los humanos modernos y otros parientes homo extintos.

Los resultados parecen mostrar que la mordedura del Hobbit se acercó más a la de los humanos modernos que a la de sus parientes homínidos anteriores y extintos. «Millones de años de evolución humana nos dieron dientes más pequeños y cráneos más livianos, porque cocinar nuestra comida, cortarla y golpearla con herramientas de piedra, y probablemente también comer carne, hizo innecesario tener cráneos sobreconstruidos», explica la Universidad de Duke.

El equipo ahora espera hacer el mismo análisis en miembros anteriores del género Homo, como Homo erectus, además de realizar estudios sobre topografía dental, isótopos del esmalte y patrones de macrodesgaste. «El trabajo podría ayudar a responder preguntas persistentes sobre el origen del Homo floresiensis, cómo vivía y cómo encaja en el árbol evolutivo humano». El estudio reciente sugiere que «las mordeduras más débiles y las mandíbulas adoloridas evolucionaron temprano, antes de que los ancestros comunes del Homo floresiensis y los humanos modernos tomaran caminos separados».

Imagen de portada: El cráneo de Homo floresiensis descubierto en la cueva de Liang Bua. Fuente: Gerdie/ Adobe Stock

Autor Cecilia Bogaard

https://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/evolucion-humana-hobbit-007228

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.