5 frases de Edmund Burke

Edmund Burke fue un pensador que se preocupó por reflexionar acerca de los valores más importantes para una sociedad. Aunque su estirpe era conservadora, su amplitud intelectual le permitió ir un paso más allá.
5 frases de Edmund Burke

A pesar de que fue un líder muy conservador, las frases de Edmund Burke también lo revelan como un pensador de gran amplitud y sensatez, que además estaba dotado de una gran sabiduría. Este filósofo y político irlandés fue el autor de importantes obras que marcaron significativamente el pensamiento de su tiempo.

Uno de los aspectos más interesantes de Edmund Burke es que llegó a la política y consiguió hacerse elegir como miembro del parlamento sin estar vinculado formalmente a ningún partido político. Esa independencia de criterio se ve reflejada en su frases, que en ningún caso son partidistas, sino más bien filosóficas.

En realidad, las frases de Edmund Burke tienen sobre todo un tono moral. Su reflexión se orientaba sobre todo a examinar los valores de su época y cómo se articulaban en el ejercicio de la política. Las siguientes son algunas de sus afirmaciones más interesantes.

Para que triunfe el mal, solo es necesario que los buenos no hagan nada”.

-Edmund Burke-

1. El límite de la tolerancia

El tema de la tolerancia ha sido tema polémico en diferentes siglos. El punto más controvertido es el del límite de este valor socialmente deseable. Mientras que algunos proponen que su alcance sea ilimitado, otros sugieren que se sea virtud dentro de unos límites.

Al respecto, una de las frases de Edmund Burke dice: “Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser una virtud”. Es cierto que hasta las virtudes en exceso comienzan a ser vicios. Si toda postura ideológica se tolera, se entra en una paradoja “¿hay que tolerar la intolerancia?”.

2. Las múltiples caras de la ambición

Otra de las frases de Edmund Burke señala: “Bien sabido es que la ambición tanto puede volar como arrastrarse”. Significa que ese deseo de llegar lejos, o de obtener determinados logros o bienes, es una realidad con dos caras: una amable y otra oscura.

La ambición puede ser una motivación para el esfuerzo. Lleva a muchas personas a sacar lo mejor de sí en pos de un objetivo. Sin embargo, también se trata de una fuerza que impulsa a muchos a sacar lo peor de sí, todo con el fin de conseguir lo que se proponen.

Hombre serio pensando

3. El aporte de nuestros contradictores

Como buen parlamentario, Edmund Burke estuvo involucrado en un sinfín de polémicas. Frente a la divergencia de opiniones tenía una postura interesante que dejó plasmada en la siguiente frase: “El que lucha contra nosotros nos refuerza los nervios y perfecciona nuestra habilidad”.

Es claro entonces que veía a sus contradictores como un punto de referencia para impulsar su evolución personal. Dice que refuerzan los nervios porque ganar un debate, en parte, tiene que ver con el autocontrol. Y que perfeccionan las habilidades, pues una posición en contra obliga a pulir los argumentos que se esgrimen.

4. Sobre el miedo

Edmund Burke también reflexionó sobre un tema universal: el miedo. Frente a este señala: “El miedo es el más ignorante, el más injurioso y el más cruel de los consejeros”. Su postura es la de un rechazo total frente al miedo como punto de partida para tomar decisiones.

El miedo es una fuerza muy poderosa nos prepara para la acción. Sin embargo, el lugar hacia el que nos impulsa no siempre es el mejor para nosotros. El temor hace que nuestras percepciones y nuestros razonamientos se distorsionen, empujándonos hacia el error.

Mujer preocupada mirando por una ventana

5. Las malas leyes

Edmund Burke era un hombre de leyes y como tal formuló una afirmación lúcida y aplicable a todos los tiempos. Esta dice: “Las malas leyes son la peor especie de tiranía”. Cuando algo se hace ley, automáticamente comienza a operar como un parámetro de lo correcto o lo deseable para la sociedad.

Sin embargo, si esa ley es injusta, deja a las sociedades en medio de una fuerte contradicción. Cumplir la ley es obligatorio, pero al hacerlo se comete una injusticia. Por lo tanto, como lo señala Burke, se instaura una tiranía, sostenida por la propia ley.

Aunque este pensador se ubicaba dentro de la línea conservadora, también tuvo durante su vida varios episodios que mostraban su estirpe progresista. En realidad, era un hombre apegado a los valores más tradicionales y a la ley que adelantó una carrera impoluta. Por eso las frases de Edmund Burke son un aporte valioso para comprender el fondo de la ética política.

https://lamenteesmaravillosa.com/frases-edmund-burke/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.