Vacunar a niños con la vacuna Pfizer cuyo ensayo clínico termina en mayo de 2023

España va a comenzar en unos días la vacunación Covid de niños de entre 5 y 11 años de edad. La decisión llega tras el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a administrar la vacuna de Pfizer en esa franja de edad. Todo un experimento pues el ensayo clínico de este producto indica que sigue abierto.

Lo cuenta Beatriz Talegón en Diario 16, quien ayer se puso en contacto conmigo para comentar el documento de la farmacéutica. El estudio que hace Pfizer para comprobar si su vacuna es eficaz y segura comenzó el 29 de abril de 2020 y tiene previsto la finalización el 2 de mayo de 2023.

La última actualización del documento data del 27 de octubre de 2021. Es decir, se está administrando la vacuna mientras siguen haciéndose las comprobaciones. Esto a personas en grupos de riesgo de contraer la Covid puede que no les importe pero ¿y usarla en niños de entre 5 y 11 años?

Nos insisten con que la infancia es ahora la que mayor incidencia de Covid presenta pero también es cierto que, por suerte, la letalidad es casi nula para ese grupo de edad y la infancia en general.

O escrito de otra manera y como ya hemos publicado, la tasa de supervivencia para el grupo de 0 a 19 años es del 99,997%.

Como le comento a Talegón, el estudio está abierto. Como había una «necesidad» de aprobar lo antes posible las vacunas, se permitió que, según iban llegando los primeros datos de que eran seguras y eficaces, siempre según Pfizer, se les fue dando la razón o aprobando.

Este documento señala que no se ha terminado el ensayo. Es importante también el contexto en el que todo esto sucede. La industria farmacéutica tiene protegidos legalmente los datos en bruto de sus ensayos clínicos por la figura del «secreto comercial».

Lo que estamos viendo, lo que se publica sobre su vacuna, es lo que Pfizer quiera contar: los datos en bruto, que serán millones, los guarda bajo secreto la marca y las agencias del medicamento ni siquiera tienen acceso a esos datos.

Le van pidiendo a las farmacéuticas datos concretos que no hay manera de contrastar. Los ensayos clínicos no los publican en abierto para que los científicos independientes los puedan analizar. No.

Así que cuando la Agencia Europea de Medicamentos dice que la vacuna es eficaz y segura para los niños de las edades citadas lo hace en base a los datos que le proporciona el fabricante y nos lo tenemos que creer.

La vacuna que va a usarse en niños es muy polémica. Taiwan optó por detener la segunda dosis de vacuna a niños mayores de doce años ante los casos de miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) y pericarditis (inflamación del revestimiento exterior del corazón) que se han presentado en ese país (y en otros).

Dicho país también congeló los planes de vacunación a menores de dicha edad. Y en fin, serán casualidades pero la provincia vietnamita de Thanh Hoa suspendió el uso de un lote de vacuna Pfizer Covid-19 después de que más de 120 estudiantes fueran hospitalizados tras la inoculación.

La provincia comenzó a vacunar a niños de 15 a 17 años con la vacuna de Pfizer desde el 30 de noviembre. El Centro provincial para el Control de Enfermedades (CDC) dijo que esos 120 niños fueron ingresados al mostrar síntomas como náuseas, fiebre alta o dificultades respiratorias.

Diecisiete de ellos tuvieron reacciones graves, pero estabilizaron y fueron monitorizados de cerca.

En la misma noticia se cuenta que tres niños murieron tras su vacunación con la vacuna Pfizer Covid-19 en Bac Giang, Hanoi y Binh Phuoc. Llama la atención que el Ministerio de Salud del país dijese que la causa de las muertes fue «una reacción exagerada a la vacuna» y no está relacionada con la calidad del producto o el proceso de vacunación.

Es como hacer responsables a los niños de que les haya causado daños. También cita la noticia que cuatro trabajadores de la fábrica de zapatos Kim Viet de Thanh Hoa murieron tras recibir la vacuna Vero Cell Covid-19, también debido a una «reacción exagerada».

En el caso de las vacunas Covid, las autoridades sanitarias están incumpliendo la legislación vigente que exige el consentimiento informado de toda persona antes de recibir cualquier tratamiento.

En un caso como este, en el que el fármaco se encuentra en fase de ensayo clínico, con autorización sólo condicional, la inoculación requeriría, además, el consentimiento por escrito. Y en el caso de que vaya a vacunarse a un menor, es necesario el permiso de los padres.

http://www.migueljara.com/2021/12/09/vacunar-a-ninos-con-la-vacuna-pfizer-cuyo-ensayo-clinico-termina-en-mayo-de-2023/

1 comentario en “Vacunar a niños con la vacuna Pfizer cuyo ensayo clínico termina en mayo de 2023

  1. Por supuesto que es necesario el permiso paterno para vacunar a menores. Y así se está haciendo, nadie está vacunando menores sin el consentimiento por escrito de sus padres, ni se va a hacer.

    A pesar de ser partidario de la vacunación entre población adulta, no tengo tan clara la necesidad urgente de vacunar a menores de 16 años que no tengan patologías que los hagan especialmente vulnerables. No existe una necesidad terapéutica en menores sanos y entiendo que los motivos sean frenar la circulación del virus ya que los vacunados son menos contagiosos, aunque sigan siéndolo, que los no vacunados; y así reducir el número de contagiados y lógicamente el de ingresos hospitalarios y muertos. Pero estrictamente hablando si la vacuna busca proteger de enfermedad grave y muerte al vacunado, no parece éste un argumento aplicable a los menores de 16 años sanos. No veo la urgencia ni casi la necesidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.