IDIOSINCRACIA DE LA JUSTICIA

    

Nuestro convencimiento de que la Justicia tiene que ser impuesta, para llegar a una sociedad y convivencia humana, nos ha obligado a crear leyes, que hay que obedecer por miedo a ser castigados.

          En nuestra búsqueda de la Justicia, hemos intentado seguir patrones, crear sociedades que por medio de costumbres se manifiesten como humanas.

          Hemos tenido líderes, guerreros, espirituales y religiosos, que nos han señalado hacia dónde caminar, cómo debíamos relacionarnos, cómo debíamos ser para que hubiese Justicia entre nosotros.

          Era Justo y de Justicia Divina: Asesinar a quien daba nombre diferente al nuestro al Único Dios, a quien desobedecía sus reglas, sus leyes. Todas ellas dictadas por sus mensajeros, por quienes guiaban nuestro caminar y vivir.

          Era Justo y de Justicia, lo que protegía y aumentaba el poder de nuestros líderes, reyes o amos: Asesinar a quien tenía lo que deseaban, el poder disponer de nuestra vida y hacienda si éramos vasallos indefensos o pobres, o de aquellos que se atrevieran a disputarles el poder.

          Para perpetuar esta Justicia, se creaban leyes, con penas incluso de muerte a quien se rebelase o no las cumpliese.

          Desgraciadamente, los borregos aprenden por memorización de lo que repetidamente hacen los pastores. No sólo obedecen cuando se les manda, sino que cuando nadie lo hace siguen haciendo repetidamente lo que le han enseñado o lo que han aprendido de sus amos.

          Al final, la Justicia es determinada por la Ley, por su letra, por lo escrito en sus artículos. Por lo que defiende el Poder, el Abuso, el Retorcimiento de la letra de la ley.

          Buscando la Justicia, tratando de separarla del Abuso, la Corrupción, y la protección del fuerte, de la violación de los débiles, llegamos a la conclusión de que había que separar los Poderes que nos dominaban y eran dueños por Derecho de nuestras vidas y hacienda.

          Pero el error está en la base, en los cimientos de la propia Justicia: “La Justicia no puede ser Impuesta”.

          Los cimientos de la Justicia no pueden residir en cualquier tipo de Poder. Sus cimientos son el Pueblo, en la Dignidad Individual, que les permita vivir en la Verdad Diferente de cada individuo. Que impide el Abuso y la Violación, propia y de los demás.

          La Verdad, cimentada en la Dignidad, da base y fuerza al Valor, que permite el respeto propio y ajeno, no sólo de las personas, sino de la Vida. El Valor no contiene la semilla del Abuso y la Violación, de cualquier tipo, de cualquier naturaleza, pues su tierra de cultivo es la Cobardía, el Miedo, la Indignidad.

          Sólo con la Dignidad, es posible la Justicia, pero no es la que se puede imponer, la que se tiene que aprender, sino aquella Dignidad con la que nacemos como Humanos, no por ser personas, sino por ser Vida.

          La Humanidad y la Justicia, son Naturalezas de la propia Vida, con la que somos creados como su manifestación. Naturalezas que al ser consustanciales con nuestro Ser, no pueden ser impuestas sino mostradas y manifestadas en nuestro vivir.

https://yuishinsan.blogspot.com/2022/01/idiosincracia-de-la-justicia.html

1 comentario en “IDIOSINCRACIA DE LA JUSTICIA

  1. Evidentemente éste no tiene ni idea de lo que es la justicia. Ni de su naturaleza ni de su desarrollo ni de su idiosincrasia, con » s » no con » c «.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.