¿Tienes más de 50 años?. Entonces tu gobierno te quiere muerto.

¿Tienes más de 50 años?. Entonces tu gobierno te quiere muerto.

Fuente: https://expose-news.com/2022/10/01/over-50-then-your-government-wants-you-dead/

Autor: Dr. Vernon Coleman

Traducción y corrección de la traducción: Skiper

En Gran Bretaña, ahora es política oficial del gobierno ignorar las necesidades de los ancianos. Se les dice a los médicos y enfermeras que dejen morir a las personas mayores y que retengan el tratamiento que podría salvarles la vida. Se le dice al personal del hospital que prive a los ancianos de alimentos y agua para que mueran en lugar de ocupar camas de hospital. El personal de los hogares de ancianos incluso tiene derecho a sedar a pacientes ancianos sin su conocimiento. El único ismo al que a nadie le importa es la discriminación por edad.

Pero, ¿a qué edad se les permite simplemente morir a los pacientes? ¿Y qué edad se es demasiado mayor para resucitar a los pacientes? ¿En qué momento la sociedad tiene derecho a decir ‘Ya has vivido lo suficiente, ahora debes morir y dar paso a otra persona’? ¿Y por qué la reanimación debe decidirse por edad?. Es posible argumentar que tendría tanto sentido decidir según la riqueza o la belleza. Pero la discriminación por edad ahora se acepta oficialmente. Cualquier persona mayor de 60 años ahora es oficialmente mayor, aunque en un número creciente de hospitales la edad límite para la reanimación es de 50 años.

Vivimos en un mundo políticamente correcto, pero los ancianos no cuentan, especialmente si son blancos e ingleses. Informe tras informe tras informe se muestra a pacientes de edad avanzada que quedan doloridos y con ropa de cama sucia. Los pacientes ancianos en el hospital son ignorados por el personal y se les deja morir de hambre, se les niega incluso el agua si no pueden levantarse de la cama y buscarla ellos mismos.

Los ancianos son una carga que el Gobierno no puede permitirse, por lo que los políticos seguirán autorizando todos los métodos que sean necesarios para garantizar que el número de ancianos molestos se mantenga al mínimo. La existencia de una absurda rama de la medicina llamada geriatría se utiliza como excusa para empujar a los ancianos a salas estancadas y brindarles un tratamiento médico de segunda categoría.

En febrero de 2011, un informe oficial condenó al Servicio Nacional de Salud en Inglaterra (NHS) por su «trato inhumano de los pacientes de edad avanzada» y afirmó que los hospitales del NHS «no cumplían con los estándares de atención más básicos» para los mayores de 65 años. No es exagerado decir que el Servicio Nacional de Salud en Inglaterra trata a los ancianos con desprecio. (Antiguamente se solía decir que se puede juzgar a una civilización por la forma en que trata a sus ancianos).

Fue en febrero de 2005 cuando se reveló que el Gobierno había aconsejado que se permitiera morir a los pacientes hospitalizados con pocas esperanzas de recuperación debido al coste de mantenerlos con vida. El gobierno laborista sugirió que se negara a los «ancianos» el derecho a la comida y al agua si caían en coma o no podían hablar por sí mismos. Ninguna esperanza para las víctimas de accidentes cerebrovasculares.

El Gobierno sugirió que la necesidad de reducir costes se anteponía a la necesidad de preservar la vida de los pacientes y decidió que tenía derecho a anular una decisión sobre el derecho a la vida que se había dictado cuando un juez ordenó que no se permitiera y se retirase la nutrición e hidratación artificiales a menos que la vida de un paciente pudiera describirse como ‘intolerable’. (El juez había agregado que cuando hubiera alguna duda, la preservación de la vida debería tener prioridad).

Por supuesto, privar a los ancianos de alimentos y agua es a veces más una consecuencia de la incompetencia que de la política oficial. Cuando mi madre estaba en el hospital no podía alimentarse sola pero el personal no la alimentaba. Si ningún pariente podía ir al hospital a darle de comer, ella no comía. Las bebidas se pusieron en su bandeja y luego se las llevaron intactas. ¿No tienes sed hoy? se preguntaría un idiota alegremente.

Mientras tanto, el Gobierno invierte dinero en subvencionar la vida de los vagos y los tímidos para el trabajo. Personas sanas de 30 años sientan traseros y sus barrigas cerveceras en crecimiento alrededor de papas fritas, desplomados frente a sus televisores digitales de alta definición viendo su elección de televisión satelital subsidiada por el Estado, abriendo las ventanas para dejar salir el calor porque es más fácil para ellos abrir las ventanas que apagar la calefacción central.

Los ancianos son clasificados como la ‘Generación no deseada’: una vergüenza política. A las personas mayores que enfrentan ceguera por enfermedad macular relacionada con la edad se les niegan medicamentos que podrían haber prevenido su ceguera. Los ancianos son considerados caros, inútiles y prescindibles. La teoría es que no contribuyen y rara vez votan y, por lo tanto, pueden ser ignorados. Pero aquellos que creen esto envejecerán antes de lo que creen. Y la definición de ‘viejo’ se vuelve más joven cada año.

Las guerras nos han enseñado que las personas parecen estar preparadas para aceptar como normales todo tipo de cosas terribles. Pero qué increíblemente horrible es que los médicos y las enfermeras acepten que se debe permitir que los ancianos (oficialmente los mayores de 60 años) mueran porque mantenerlos con vida no es rentable. La actitud oficial parece ser que las personas mayores no importan y no tienen derechos simplemente porque son mayores.

A mediados de agosto de 2007, un Comité Selecto de Derechos Humanos, integrado por parlamentarios y pares, informó que el 21% de los hospitales y residencias de ancianos no cumplieron ni siquiera con los estándares mínimos de dignidad y privacidad para las personas mayores. El Comité dijo que había descubierto evidencias de negligencia, abusos, discriminación y trato injusto a personas mayores frágiles. (Su descubrimiento no fue una sorpresa para aquellos de nosotros que hemos estado descubriendo tales abusos durante décadas.)

¿Cómo hemos logrado olvidar que en la década de 1930 los nazis mataron de hambre y deshidrataron deliberadamente a ancianos y pacientes vulnerables porque los consideraban una carga inútil para la sociedad? Eso es exactamente lo que estamos haciendo hoy.

Una encuesta sorprendente (y espeluznante) realizada entre los lectores de las revistas Nursing Standard y Nursing Older People, mostró que menos de una de cada seis enfermeras dijo que nada les impediría denunciar el abuso de las personas mayores a su cargo. En otras palabras, cinco de cada seis enfermeras, al menos algunas veces, no denuncian el abuso de las personas mayores por las que se les paga. Entonces, en mi opinión, cinco de cada seis enfermeras no son aptas para ser enfermeras.

¿Ignorarían estas mismas enfermeras el abuso de niños tan fácilmente?. Sospecho que no. Esto es absolutamente espantoso y una acusación de la profesión de enfermería moderna. La misma encuesta mostró que seis de cada diez enfermeras harían la vista gorda ante el abuso de los ancianos. No dirían nada si supieran que un paciente anciano o un residente de un hogar de ancianos está siendo golpeado, intimidado o esta siendo robado.

¿Por qué las enfermeras fallan a sus pacientes?. Una razón es la cobardía. Increíblemente, parece que las enfermeras tienen miedo de denunciar el abuso en caso de que la persona que comete el abuso las maltrate sean ellas mismas. Oh por favor. Otro motivo es, aparentemente, el «miedo a malinterpretar la situación». ¿Qué clase de basura políticamente correcta es esa?.

Los pacientes de hospitales y los residentes de hogares de ancianos ahora a menudo sufren desnutrición y deshidratación, abuso y trato tosco, falta de privacidad, negligencia, mala higiene y acoso. Miles y miles de ancianos quedan durante horas con la ropa sucia.

¿Cómo puede alguien ‘malinterpretar’ algo de eso? ¿Y por qué? ¿Puede ser porque demasiadas enfermeras modernas son perezosas, estúpidas e incompetentes? ¿Es porque muchos son demasiado engreídas para hacer otra cosa que no sea mirar la pantalla de una computadora todo el día?.

En mi opinión, las enfermeras que no dicen nada cuando ven abusos son tan culpables como los abusadores. Lo que alguna vez fue una gran profesión se encuentra hoy en peor estado que en los días de Charles Dickens. ¿Es tan anticuado de mi parte creer que todas las enfermeras siempre deben informar cada incidente de abuso?. Siempre. Sin excepción.

La discriminación por edad es, al parecer, ahora es endémica en el cuidado de la salud. Un lector me escribió para decirme que cuando visitó a su médico quejándose de dolor en las rodillas, éste le dijo, muy abruptamente, que su problema era que estaba viviendo demasiado tiempo. Estaba devastada. ‘No lo dijo en broma’, me dijo. Lo dijo en serio. En los meses previos a su muerte, mi padre se quejaba repetidamente de que: ‘La gente me trata como un tonto porque soy viejo’. Un lector de 79 años me dijo: ‘Si tienes más de 55 años te quieren muerto porque eres demasiado caro vivo’.

Ahora vivimos en un mundo donde se considera aceptable que hombres y mujeres tengan que compartir un barrio; donde los baños de los hospitales están tan sucios que los pacientes no se atreven a usarlos; donde los dentistas son tan escasos y caros que la gente tiene que recurrir a sacarse sus dientes dañados con la ayuda de una cuerda atada al pomo de la puerta.

Pero son los ancianos quienes, por encima de todos los demás, son considerados desechables e irrelevantes. Son los ancianos los que no tienen derechos. El sexismo y el racismo están prohibidos, pero la discriminación por edad no. De hecho, parece claro que la discriminación por edad es ahora un prejuicio patrocinado por el Estado.

Es probable que los jóvenes violentos y salvajes que son sorprendidos agrediendo a ciudadanos mayores respetuosos de la ley sean ‘castigados’ con un puñado de cupones que les dan derecho a un puñado de CD gratis (cuyas letras bien pueden fomentar aún más violencia), pero los ciudadanos mayores honestos que no pueden permitirse pagar su factura de impuestos municipales terminarán en prisión.

Cuando los médicos son propiedad del gobierno, entonces las prioridades del gobierno toman el control. Y así, los ancianos, que se consideran una carga costosa, se consideran prescindibles.

http://apocalipticus.over-blog.es/2022/10/tienes-mas-de-50-anos.entonces-tu-gobierno-te-quiere-muerto.html

1 comentario en “¿Tienes más de 50 años?. Entonces tu gobierno te quiere muerto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.