¿Has visto una fresa bajo el microscopio? prepara tu estómago

¿Cómo se ve una fresa bajo el microscopio? Si vas a comer una de estas frutas, asegúrate de que se higienizaron correctamente para garantizar tu seguridad alimentaria. Y es que en la superficie de estas frutas se encuentra toda una variedad de microorganismos vivos, como los ácaros. Tal y como se aprecia en diversos videos capturados con microscopio óptico. Por si fuera poco, análisis más detallados revelan la posible presencia de bacterias causantes de enfermedades estomacales.

¿Has visto una fresa bajo el microscopio prepara tu estomago1

La información sobre estos hallazgos se ha difundido ampliamente en redes sociales, generando interés en todo el mundo. Por ejemplo, un video con subtítulos en árabe y millones de reproducciones en Twitter muestra varios insectos sobre una fresa. Aunque, anteriormente se documentó la presencia de fauna en la superficie de estas frutas. Por ejemplo, en el canal de YouTube Super Up Close también observaron a una hormiga faraón (Monomorium pharaonis).

¿Qué microorganismos viven en la superficie de una fresa?

En el video antes mencionado, ampliamente compartido y retuiteado, se observa la presencia de ácaros microscópicos relativamente comunes en las plantaciones de fresas. Estos animales “depositan” sus huevecillos en los nervios de las hojas. De hecho, es probable que estos ácaros sean de la especie Tetranychus urticae, popularmente conocidos como araña roja. Es una de las plagas que afecta a las plantaciones de fresa en México.

Pero, es importante aclarar que la araña roja no es la única especie de ácaro capaz de atacar a las fresas. Existen otras, como el Tetranychus desertorum y Tetranychus ludeni, que también proliferan en estas plantaciones. Además, es posible que otros insectos diminutos, como la Lobiopa insularis, habiten en las fresas y pongan sus huevecillos en su interior. Situación que se ha corroborado mediante análisis microscópicos o incluso a simple vista por observadores entrenados.

Estos hallazgos destacan la importancia de la vigilancia y control de plagas en las plantaciones de fresas, ya que varios tipos de ácaros e insectos pueden causar daños a los cultivos. Es fundamental contar con estrategias adecuadas de manejo integrado de plagas que incluyan la identificación temprana y el control eficaz de estos organismos, principalmente para proteger la calidad y la producción de las fresas.

Que microorganismos viven en la superficie de una fresa

Fresa bajo el microscopio: parásitos y bacterias.

En 2020, investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Goiás (PUC Goiás), en Brasil, condujeron análisis detallados para analizar la superficie de las fresas. Dos investigaciones independientes, cuyas muestras se recolectaron en la localidad de Goiânia, corroboraron la presencia de organismos patógenos en las fresas.

En el primer estudio, los investigadores recolectaron fresas de mercados y supermercados y las analizaron en el laboratorio. De las 51 muestras analizadas, un 78.4% dio positivo para la presencia de enteroparásitos. Es decir, parásitos capaces de vivir y proliferar en el tracto gastrointestinal. Por mencionar algunas especies, se encontraron amebas como la Entamoeba coli y Entamoeba histolytica, así como lombrices (Ascaris lumbricoides).

En la otra investigación, personal de la misma PUC Goiás investigó las bacterias presentes en la superficie de las fresas y, nuevamente, los hallazgos los dejaron boquiabiertos. En dicho estudio detectaron la presencia de la bacteria Escherichia coli, conocida por causar severos cuadros diarreicos, en el 5.9% de las 51 muestras analizadas.

Fresa bajo el microscopio parasitos y bacterias

Lava y desinfecta las fresas antes de comerlas.

Los investigadores de la PUC Goiás señalan que “durante su manipulación, desde la siembra hasta la cosecha, almacenamiento, transporte y distribución en diferentes puntos de venta, hasta llegar al consumidor final, las fresas están expuestas a varios tipos de contaminación. Ya sea por virus, bacterias, hongos y/o parásitos”.

“Por eso, al consumir las fresas frescas, o directo del estante donde se venden, se corre el riesgo de ingerir microorganismos patógenos. Y cuando este alimento no se higieniza adecuadamente, puede causar Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA’S)”, indican los expertos.

¿Has visto una fresa bajo el microscopio? prepara tu estómago

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.