Elevar la Frecuencia vibratoria = ¿Despertar la Conciencia

Quisiera tocar un tema controvertido como es el despertar de la conciencia, que
son los que me gustan, pero dándole un giro.
Pero desde
la perspectiva de un estado alterado de conciencia ¿Podemos elevar nuestra
frecuencia vibratoria? ¿Podemos recibir señales que en una situación normal
seríamos incapaces de percibir con nuestros sentidos físicos? ¿Está nuestro
cuerpo preparado para recibir e interpretar estas señales?
La respuesta
a todas las preguntas anteriores, puedo confirmar desde mi propia experiencia es
que sí.

Voy a
intentar explicarlo todo desde una perspectiva científica, basándome en los
datos que se conocen del espectro de las frecuencias electromagnéticas, que son
las que conocemos todos: Ondas de radio, microondas, Rayos x, Rayos gamma etc.
 
Espectro de ondas electromagnéticas (ampliados los espectros
perceptibles por el ser humano, que pertenecen al espectro visible y al
auditivo)
De todo lo
que existe, podemos decir, que tan solo percibimos, mediante nuestros sentidos,
una pequeña porción de apenas un 1-2%.
En el caso
de la vista la franja perceptible es realmente estrecha, en comparación con el
infrarrojo y el ultravioleta.
En el caso
auditivo, esta es un poco mayor. Podemos percibir desde los 8Hz hasta los
20.000Hz.
Un Hz es la
unidad con la que se miden las ondas y corresponde a ciclos completos de onda
por segundo. Las ondas son curvas y tienen una trayectoria ascendente y otra
descendente, cuando esta trayectoria se completa, subida y bajada, se le llama
ciclo y la cantidad de ciclos que hay en un segundo se le llaman Hercios o Hz.

A mayor
cantidad de ciclos que hay en un segundo más alta es la frecuencia y a su vez
más corta es la onda,

 
Frecuencia visible por el ojo humano en Hz

tan solo percibimos, mediante nuestros sentidos,
una pequeña porción de apenas un 1-2%.

Estamos limitados por
nuestros sentidos

 
Si tan solo
percibimos de  los 8Hz a los 20.000 con
los oídos
Y de los
367.797Hz a los 607.542Hz en el caso de la vista podemos decir que el resto de frecuencias son totalmente
desconocidas para nuestra realidad
, necesitamos de máquinas que puedan
descifrar estas frecuencias por nosotros: Las cámaras, infrarrojas, aparatos de
radio, televisores, móviles etc.
Sin embargo
en el reino animal hay algunos seres sorprendentes como son los murciélagos y
los delfines. Que alcanzan a descifrar hasta los 140.000 y 160.000Hz  respectivamente. El perro puede oír hasta los
40.000Hz.
 
 

No es de
extrañar que en el caso de los murciélagos y los delfines no necesiten los ojos
para detectar el mundo a su alrededor.
Pueden ver
sin ojos, gracias a sus complejos sistemas auditivos de eco-localización y a
las altas frecuencias que son capaces de procesar.
En el campo
visual también estamos muy limitados.

En el reino
animal también hay seres que pueden percibir más frecuencias a las que nosotros
no tenemos acceso y por lo tanto perciben
el mismo mundo de manera diferente a la nuestra
.
 
 

¿A qué frecuencia soñamos?

 
Por lo
general, nuestro cerebro funciona a unas determinas frecuencias divididas según
su rango:

Ondas
Beta (14 a 21Hz)

Ondas
Alfa  (de 7 a 14Hz)

Ondas
Theta (de 4 a 7Hz)

Ondas
Delta (de o a 4Hz)

Estado
Gamma (más de 40Hz)*
*El estado gamma es de nueva incorporación, y sería el equivalente a una
super-concentración

Cuando
estamos durmiendo, pasamos por diferentes estados mentales.
En la fase
de sueño rem o mor (movimiento ocular rápido) es cuando se producen los sueños,
esta se desarrolla en las frecuencias más bajas (Theta y Delta) cuando tenemos
menor actividad cerebral.
Quizá sea
que no estamos operativos al 100% y apenas registramos nuestros sueños, de ahí
que los olvidemos nada más despertar.
A no ser que
hagamos un ejercicio de memoria e intentemos recordar y estructurar nuestro
sueño, éste se perderá en el olvido.
Aquí viene
lo paradójico, porque resulta que en el estado de menor actividad cerebral
(estado Theta y Delta) es cuando realmente podemos acceder a las frecuencias
más elevadas,  las que normalmente no
podemos percibir, que se hayan más allá de nuestros sentidos.
Y que tan
solo con una gran preparación (Chamanes e iniciados ocultistas) o bien por
drogas psicodélicas (Ayahuasca, peyote etc.) pueden acceder a este universo,
desconocido para todos nosotros.
Como decía
Don Juan en los libros de Carlos Castaneda: Acceder al lado activo del
infinito.
Un universo
que está aquí mismo, pero al que no podemos entrar con los sentidos que tenemos
disponibles.
No de la
manera en que estamos acostumbrados a usarlos:
Se debe hacer con la alteración de la
percepción de la mente y aprovechando las funciones ocultas de estos mismos
sentidos.

El Estado vibracional del
sueño

En un estado
previo a una salida voluntaria del cuerpo (EVAC), un factor indicativo del
mismo son las vibraciones que se sienten por todo el cuerpo.
Estas
vibraciones son unas suaves descargas, que se sienten como una corriente
eléctrica que recorre nuestro cuerpo.
Es el
indicador de que es el justo momento en el cual la conciencia se puede separar
del cuerpo e iniciar un viaje astral o una vivencia 
extra-corporal.
Dado a que
llevo años experimentando estas sensaciones he podido crear una teoría al
respecto, uniendo las ondas cerebrales de baja frecuencia con los latidos del
corazón.
Me explico:
En ese
estado nuestro ritmo 
cardíaco se relaja, bajan las pulsaciones, puede que a 50
o menos por minuto.

A su vez
nuestra sensación del trascurrir del tiempo se dilata, el tiempo se decelera.
Todo trascurre más despacio.
¡Las vibraciones no son otra cosa que
el sentir los latidos de nuestro propio corazón pero en cámara lenta!
Es como si
estiráramos el sonido de un bombo, éste se convertiría en vez de un golpe seco
y corto en otro más suave y prolongado, tal como una corriente eléctrica.
Es difícil
explicarlo, para quien no ha tenido ocasión de comprobar en sus propias carnes
esta sensación. Pero si usted ha sentido las vibraciones sabe perfectamente de
lo que le estoy hablando.
Si ha podido
realizar alguna salida del cuerpo sabrá que lo que le digo tiene cierta lógica
y sentido.
Si no lo ha
experimentado y le apetece probar, puede leer este post dónde explico cómo
realizar una salida voluntaria del cuerpo:
Este es un
tema muy recurrente en los gurús de la New Age con bonitas palabras:
“En el
corazón está la clave” “El Chakra corazón es la puerta al universo”
Lo que se
han olvidado es de decirnos cómo acceder a este universo y nos mantienen en el
laberinto dando vueltas como ratoncitos de laboratorio.

Experiencias de percepción
de altas frecuencias

Bueno, ahora
viene lo gordo…
Lo que le
voy a relatar es una de las experiencias más extrañas que he tenido y que me ha
llevado hasta aquí, de hecho todo lo anterior ha sido una introducción a esta
experiencia.
Como he
descrito antes, cuando el estado mental del cerebro baja a sus mínimos podemos
percibir de manera distinta la realidad que nos rodea, mirar al universo con
otros ojos (el tercer ojo, al que hacen referencia muchas de las antiguas
culturas?) No tengo la certeza absoluta, pero creo que me estoy aproximando.
¿Por qué
digo esto? por la siguiente experiencia:
 
Agosto 2013:
Estaba yo
por periodo vacacional y justo después de la comida y habiendo realizado las
tareas posteriores a esta me dispuse a echarme una siesta.
Hice todo el
ritual de meditación previo y al cabo de aproximadamente una hora de relajación
caí en el sueño.
Fue a la
salida del sueño, cuando entré en el estado alterado de conciencia. Los
reconozco con facilidad y sabía que debía permanecer sin mover un solo músculo.
Para así poder salir del cuerpo si lo deseara.
Pero ese día
ocurrió algo distinto, no salí del cuerpo, permanecí en él, con plena atención
y fue entonces cuando algo raro sucedió en mi interior.
Empecé a
escuchar unas voces en mi cabeza, al principio eran difusas, como un murmullo
apenas perceptible.
Puse toda mi
atención en esas voces y poco a poco éstas fueron apreciándose con más
claridad.
Era una
conversación entre un hombre y una mujer, el hombre preguntaba algo y la mujer
respondía sus preguntas. Todo era muy difuso, no podía descifrar lo que estaban
diciendo, solo palabras sueltas.
Era como
escuchar a través de una puerta, no captas todo, hay ruido de fondo que te lo
impide.
Pude distinguir
que hablaban en castellano, por las palabras sueltas que lograba descifrar.
La
conversación era amena entre las dos personas y cada vez la percibía mejor.
Fue en ese
momento cuando me di cuenta de lo que estaba pasando en realidad.
La
conversación se detuvo y de repente apareció una cuña publicitaria, de un
taller de automóviles de una pequeña población del pirineo Hoscense!!
Dios mio!!
Estaba escuchando un programa de radio!! En mi cabeza!! No podía creérmelo.

La cuña la
oí perfectamente, era una cuña hecha por profesionales, con su música, sus
pausas, su mensaje publicitario, todo!!
Yo soy
músico aficionado y tengo alguna experiencia en el mundo de la grabación de
maquetas de música y puedo decir que lo que estaba escuchando era un trabajo
hecho por profesionales, bien mezclado y producido.
Me levanté y
fui a preguntarle a mi mujer si había puesto la radio, ella me dijo que no,
puesto que la única radio que tenemos en casa estaba en el garaje y ella ni
nadie había estado por allí, tampoco era de la televisión porque en esos
momentos no estaba encendida.
Lo que me
llevó a pensar que, de alguna manera, había sintonizado la frecuencia de la
emisora de radio de Huesca y la había recibido dentro de mí.
Esto me ha
pasado en varias ocasiones más. Es como tener un receptor de ondas alojado en
la cabeza.
Busqué la
emisora de radio Huesca y tienen dos una en la FM y otra en la OM (onda media)
y sus frecuencia son
 102.0
FM / 1.080 OM respectivamente.
 
Es decir, mi cerebro captó
ondas de radio que podían estar entre
El canal de la AM tiene un ancho de banda que
se encuentra entre 10 KHz y 8 KHz
En este sentido, las ondas AM pueden medir
entre 100 metros (3000 KHz) y 1000 metros (300 KHz). Este es el tipo de onda
que llega a la ionosfera y rebota en ella.
En frecuencia modulada, una emisora transmite
en 101.1 MHz (es decir, 101.100 KHz), y la siguiente lo hace en 101.3 MHz (es
decir, 101.300KHz).
 

 

Para mi
asombro, son frecuencias imperceptibles por el oído humano, pero yo las pude
recibir desde mi oído interno y me llegaron al cerebro a través del nervio
auditivo.

Lo que
pudo suceder, es que no estoy en modo alguno acostumbrado  a recibir estas señales de audio y que mi
cerebro no acabara de descifrarlas 

con la velocidad habitual que tiene al escuchar una conversación cualquiera.


Es posible,
que en un estado alterado de la conciencia, los órganos sensoriales puedan
percibir de manera diferente a la habitual.
Es posible,
que en estos estados alterados nuestro ancho de banda de percepción se amplíe,
es posible que tengamos estas facultades innatas y ocultas.
Es posible
que sea una locura y no se lo voy a negar, a mí también me lo parece, pero dado
la verosimilitud de lo que escuché me genera grandes dudas de que fuera una
simple alucinación auditiva.
No le pido
que me crea, es libre de hacerlo.
Mi objetivo
con todo esto es dar a conocer las experiencias de un pobre loco, que lo que
pretende es arrojar luz en este oscuro mundo de la mente y de los estados
alterados que mucha gente tenemos a lo largo de nuestras vidas. Y si en algo
puede servirle me daré por satisfecho.
 
Quizá a todo lo que no podemos percibir e intuimos lo llamamos “Espiritualidad” y quizá si pudiéramos ver con claridad todo el ancho de banda de estas frecuencias que son para nosotros invisibles la espiritualidad pasaría a ser ciencia…
 
No quiero decir que no exista la espiritualidad, si no que es un concepto que está y ha sido secuestrado por personas que lo que pretenden es que no accedamos a ella con todo nuestro potencial e intentan con todos sus medios mantenernos alejados de ella.
 
¿Es posible que a lo que llamamos el despertar de la conciencia, sea precisamente esto? Despertar a nuevos sentidos innatos en el ser humano y que han permanecido ocultos deliberadamente, por generaciones que se han encargado de negarlos sistemáticamente, aduciendo que son supercherías o meras alucinaciones? 
Yo por mis experiencias no lo creo. 
Un cordial
saludo
Manu Paterna

2 comentarios en “Elevar la Frecuencia vibratoria = ¿Despertar la Conciencia

  1. Elevar la “frecuencia vibratoria” es cuestion de alinearse más con la polaridad positiva. O sea, es una parte tan importante como la otra, de la danza dual de nuestras vidas hasta que llegue el momento de movernos a nuestro Centro previo a la culminación de la Meta Consciencia de nuestro Ser.

  2. Hola Chayo, gracias por tu explicación de elevar la frecuencia vibratoria.
    Pero lo que intento trasmitir en el post es una visión alternativa del tema.
    Creo que no lo he conseguido.
    He hecho alusión a las consignas que nos dan los gurús desde la new age de cómo elevar nuestra frecuencia desde el chakra corazón, pero omiten los caminos prácticos y certeros para poder llegar a estos estados y que sean perfectamente comprobables por nuestro ser.
    En el post intento relacionar las frecuencias del espectro electromagnético con los estados alterados de conciencia y con los latidos del corazón.
    Desde un punto de vista personal ya que me baso en experiencia propias, vividas a lo largo de mi existencia.
    Y justamente, para acceder a las frecuencias más elevadas, resulta paradójico que nuestro cerebro se halle en su modo más bajo de frecuencias, en estados delta y theta de 0,5Hz a 7Hz, que son frecuencias bajísimas.
    De ahí viene la razón del post, es precisamente lo contrario de lo que nos han estado vendiendo todos nuestros guías.
    Por eso pongo el ejemplo de la emisora de radio, desde un estado cerebral de baja frecuencia (0,5-7Hz) pude, supuestamente, acceder y percibir una frecuencia de entre 3.000.000Hz y 101.000.000Hz. Que es 5000 veces por encima de lo que el oído humano puede percibir.

    Llevo años dando vueltas al tema y me he decidido a compartir lo que creo que puede ser beneficioso para todos nosotros y a muchas personas que padecemos parálisis del sueño y estados alterados de conciencia y que buscamos y creemos que hay algo más detrás de todo esto y sospechamos que no se nos está diciendo toda la verdad.
    Un placer hablar contigo
    Un cordial saludo
    Manu Paterna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *