La moda es la condena de quienes no tienen criterio

https://lamenteesmaravillosa.com/

La moda es una poderosa industria que está presente en muchos aspectos de nuestra vida. Desde los objetos más cotidianos como los móviles, la comida e incluso la ropa que llevamos. Todo está influido por la moda, que gracias a ello gana millones a nuestra costa.

Pero la moda no solo nos dice que objetos usar, sino cómo y por qué. La moda, al fin y al cabo, nos dice qué y cuándo pensar ciertas cosas y lo hace de manera tan sutil que muchas veces pasa desapercibido. Pero, ¿cómo lo hacen?, ¿en qué nos influyen?

La evolución de los cánones de belleza

Mientras muchas mujeres se preocupan por apuntarse a la actividad de moda en el gimnasio y hacerdieta para ajustarse cada vez a prendas más pequeñas, el cuerpo ideal que nos venden va cambiando. Cambiando tanto, que la mayoría de las veces sin cirugía será imposible cumplir con los cánones de belleza.

Cuerpo real de una mujer que ha sido madre

Pero los cánones de belleza no se modifican al azar, sino que van cambiando de manera que exijan comprar o consumir productos en concreto para alcanzar esos ideales de belleza que nos imponen. En la Edad Media se llevaban los cuerpos rollizos, con curvas, porque solo la corte disponía de los alimentos suficientes para poder lucir esos cuerpos, era una cuestión de clase y de consumismo alimentario.

Cuando las mujeres comenzaron a trabajar en el campo, se les pedía una piel blanca, de porcelana, algo difícil de conseguir cuando se trabaja de sol a sol. Por ello comenzaron a taparse, a ponerse pañuelos en la cabeza y ropas que les daban calor, que no eran útiles, pero sí les protegían del sol y les acercaban al ideal estético.

Actualmente se nos pide, entre otras muchas cosas, que trabajemos, tengamos una familia, ayudemos en las tareas del hogar y estemos perfectas. Nos enseñan a modelos que después de tener un hijoconservan sus cuerpos perfectos y nos muestran anuncios de depiladoras que depilan piernas sin un solo pelo.

Pero no nos dicen que eso es irreal, que esas modelos tienen todo el día para modelar sus cuerpos porque viven de ellos, que esas mujeres de los anuncios se han depilado con láser y que nadie es perfecto, nadie es una supermujer que lo puede llevar todo perfectamente sin que se le despeine un solo pelo de su cabeza.

Nos dicen que, en el gimnasio, con una dieta que conlleva comprar suplementos alimenticios, con determinadas cremas o productos varios seremos como las mujeres de la televisión, pero ni las mujeres de la televisión son así. Los vídeos están editados y las fotos llevan Photoshop. No te dejes engañar, en ti hay una realidad más sincera que en todas esas imágenes.

La moda refleja la historia

Pero la moda no son solo cánones de belleza, la moda también es historia, es ideología. La moda nos enseñó que después del 11 de septiembre y al comenzar la Guerra de Irak, que estaba bien visto llevar la bandera americana en la ropa.

Al igual que ha pasado con la famosa bufanda llamada Palestina, es ideología, habla del conflicto Israel-Palestina, pero la mayoría de la gente que la ha usado no lo sabe. La moda nos vende cosas y nos dice qué pensar, aunque no te des cuenta y creas que compras con libertad.

mujer-desnuda-relajada

La influencia de la moda en la propia identidad

Pero la moda no solo es belleza o ideología, la moda en muchas ocasiones representa tu identidad, porque te ha dicho que si te gusta la música rock vistes de manera distinta a si tu música es el rap o el reggaetón. Porque si perteneces a un grupo social lo dicta más tu ropa que cualquier otra cosa, porque la ropa es lo primero que ven de ti los demás.

En Japón no eres nadie, eres un paria si no compras una determinada y carísima marca de teléfono móvil, lo que ha llevado a muchos jóvenes a vender hasta sus órganos solo para no perder su identidad, esa que es una marca en sí misma.

Pero por supuesto, todo cambia, mañana se llevará otra ropa, otro teléfono, otro deporte, mañana será otro día y habrá alguien que te diga qué es lo que tienes que comprarte para ser feliz, para ser alguien, para tener una identidad. Así que si piensas que eres libre, que no eres una fashion victim, recuerda, ¿sé qué es todo lo que compro? ¿lo necesito realmente?

Recuerda lo más importante, cuando la moda te diga que no eres perfecta dile que no lo eres porque eres humana, cuando te diga que te gastes dinero en otro objeto inútil o en una versión suya supuestamente mejorada. Dile a esos que pretenden “marcar tendencia” que eres feliz con lo que tienes y cuando la moda te pregunte quién eres dile que mire más allá de tu ropa, de tu piel, de ese instante. Sé feliz como eres, porque eres tú tienes la gran oportunidad de ser perfecta sin seguir a nadie..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *