La piedra filosofal.

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

Del cientifico frances Georges J. Ranqueinventor del tubo vortex, publico este libro en 1972 con el titulo original La Pierre philosophale trata sobre como converge la ciencia y la piedra filosofal.
En el año 1974 se publicó en esta colección con una traducción por J. Ferrer Aleu, donde nos habla sobre esta legendaria sustancia siendo la mas codiciada de la alquimia, capaz de transformar los metales o dar rejuvenecimiento.

Si la piedra filosofal no tuviese una existencia real, Cómo explicar una búsqueda que tiene al menos dos  milenios de duración. El afán de ganancia basta, naturalmente, para explicar la perseverancia de los sopladores, muy numerosos en la edad media, únicamente impulsados por la esperanza de fabricar oro por medio de formulas abracadabrantes.

Pero a lado de estos desdichados, que nunca dejaron huellas duraderas, estaban los filósofos, estudiosos de las teorías alquimistas atribuidas, con el nombre de Hermes, al antiguo Egipto.

1 comentario en “La piedra filosofal.

  1. Para los filósofos, la piedra es un arquetipo. La materialización de una idea, no una piedra propiamente dicha. No es pues una sustancia, ni siquiera un método, es una idea concreta.

    La piedra filosofal es aquello que da razón a todo lo demás. La piedra de rosetta del conocimiento absoluto de la realidad. La partícula última que todo lo forma. La verdad indudable y eterna de la que se deriva todo conocimiento. La esencia misma de la sabiduría.

    Encontrarla ( si existe ) es arduo y difícil. Y el camino se asemeja a la búsqueda de una piedra capaz de transformar cualquier cosa en oro. La alquimia y la filosofía comparten un camino, aunque unos buscan una sustancia y otros una idea.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.