La neurociencia no socava el libre albedrío después de todo

Crédito: Unsplash/CC0 Public Domain

Durante décadas, los investigadores han debatido si la acumulación de ciertas actividades eléctricas en el cerebro indica que los seres humanos son incapaces de actuar por libre albedrío.

Los experimentos que abarcan las décadas de 1960 y 1980 midieron las señales cerebrales de manera no invasiva y llevaron a muchos neurocientíficos a creer que nuestros cerebros toman decisiones antes que nosotros, que las acciones humanas fueron iniciadas por ondas eléctricas que no reflejaban el pensamiento libre y consciente.

Sin embargo, un nuevo artículo en Tendencias en la ciencia cognitiva sostiene que la investigación reciente socava este caso contra el libre albedrío.

«Esta nueva perspectiva sobre los datos da la vuelta a la forma en que se han interpretado los hallazgos bien conocidos», dijo Adina Roskies, profesora distinguida de la familia Helman y profesora de filosofía en el Dartmouth College, quien coescribió el artículo. «La nueva interpretación tiene en cuenta los datos al tiempo que socava todas las razones para pensar que desafía el libre albedrío».

El debate sobre el libre albedrío se centra principalmente en la investigación de la década de 1980 que utilizó electroencefalogramas para estudiar la actividad cerebral. La investigación basada en EEG midió cuándo las señales eléctricas comienzan a construirse en el cerebro en relación con cuando una persona es consciente de su deseo de hacer un movimiento. Los datos promediados describieron una rampa antes del movimiento que se conoció como el «potencial de preparación» o «RP».

La investigación de la década de 1980, realizada por el neurofisiólogo Benjamin Libet, sostuvo que si el potencial de preparación era evidente antes de que una persona tuviera un pensamiento consciente sobre la mudanza, el libre albedrío no podía ser responsable de la acumulación de señales eléctricas o el movimiento posterior.

Según el equipo de investigación, esta parte de la lógica de Libet se basó en una premisa que probablemente sea falsa.

«Debido a que el potencial de preparación promedio precede de manera confiable al movimiento voluntario, la gente asumió que reflejaba un proceso dirigido específicamente a producir ese movimiento. Resulta que, y como nuestro modelo ha demostrado, ese no es necesariamente el caso», dijo Aaron Schurger, profesor asistente de psicología en la Universidad Chapman que coescribió el artículo.

El artículo destaca una nueva investigación utilizando modelos computacionales que indican que la interpretación estándar del potencial de preparación debe ser reevaluada, particularmente por su relevancia para la cuestión del libre albedrío.

El estudio apunta a hallazgos que sugieren que el potencial de preparación —la acumulación de actividad previa al movimiento— refleja la actividad neuronal que subyace a la formación de una decisión de moverse, en lugar del resultado de una decisión de moverse.

«Estos nuevos modelos computacionales explican el hallazgo consistente del potencial de preparación sin plantear nada parecido a un RP en ensayos individuales. El potencial de preparación en sí mismo es un tipo de artefacto o ilusión, uno que se esperaría que apareciera tal como lo hace dado el diseño experimental, pero no refleja una señal cerebral real que comienza con el inicio de rp o es leída por otras áreas», dijo Roskies.

El artículo también destaca varios desafíos a la idea de que el potencial de preparación hace que los seres humanos actúen: dificultad para distinguir el potencial de preparación de otras señales eléctricas en el cerebro; la presencia de un potencial de preparación cuando las tareas no implican actividad motora; y el «ruido» en los análisis, lo que dificulta la confirmación de si el potencial de preparación siempre predice el movimiento.

Los falsos positivos, en los que se observa potencial de preparación pero no logra iniciar el movimiento, y las inconsistencias en la cantidad de tiempo entre la acumulación de las ondas cerebrales y el movimiento también complican la comprensión de la conexión entre la actividad eléctrica en el cerebro y el libre albedrío.

Finalmente, el artículo enfatiza los aspectos filosóficos de intentar abordar el problema del libre albedrío con datos cerebrales.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2021/06/la-neurociencia-no-socava-el-libre.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *