¡Imposible resistirse!

Salvo que hayamos decidido ser vegetarianos por cuestiones de salud o de convicción, ¿quién se resiste a una buena parrillada? No es solo una cuestión cultural. Nuestro devenir evolutivo nos ha conducido al consumo de carne en cantidades variables según la región del planeta y de las posibilidades económicas. Con el paso del tiempo y el definitivo predominio de la cultura neolítica hemos ideado un sinfín de formas de consumir alimentos de origen animal.
01caza
En las últimas semanas se ha hablado y mucho de las conclusiones de la OMS sobre el consumo de productos cárnicos. No entraré en ese debate, aunque lo más sensato que he podido escuchar es que todos los excesos son perjudiciales. Dejando a un lado esa discusión a los expertos, no está demás recordar que durante toda la genealogía de la humanidad, incluidas las primeras etapas desarrolladas en las intrincadas selvas de África, hemos consumido una cierta cantidad de proteínas de origen animal. Sabemos que en aquellos tiempos remotos -hace 5 ó 6 millones de años- predominaba el consumo de vegetales, tal vez en una cantidad similar a la que hoy en día forma parte del menú de los chimpancés.

Pero los tiempos cambiaron y las modificaciones climáticas del Plioceno nos dejaron en una situación muy diferente, casi diría que dramática. Casi nadie duda ya de que los propios australopitecos tuvieron que prescindir del amparo continuado de la frondosidad de los bosques. El continente africano fue cambiando su fisonomía hasta la situación actual, con las correspondientes fluctuaciones derivadas de un clima sujeto a cambios cíclicos. Sin embargo, a la postre nos vimos abocados a tener que adaptarnos a vivir la mayor parte de nuestras vidas en campo abierto ¿Qué consecuencias se derivaron de ese cambio tan drástico? Es evidente que nuestra dieta tuvo que cambiar; y con ella nuestra propia fisonomía ¡Somos lo que comemos! Una frase hecha, pero no por ello menos cierta. Por supuesto, las adaptaciones biológicas no se producen de un día para otro, y así lo podemos confirmar en el registro fósil. También es cierto que estábamos pre-adaptados para comer carne. Ese hecho facilitó el cambio para muchos homininos –aunque no para todos-.
02pesca
Uno de los cambios más sobresalientes –y yo diría que el más importante- fue el incremento del tamaño del cerebro. No podemos saber si la capacidades cognitivas de los australopitecos de hace tres millones de años fueron superiores a las de sus ancestros, habitantes todavía de bosques cerrados. Si la respuesta fuera afirmativa no tendríamos porque extrañarnos, aunque sus cerebros tuvieran el mismo tamaño. Al fin y cabo, la inteligencia no puede medirse solo por el volumen del cerebro, sino por la mayor o menor complejidad de las conexiones neuronales entre sus diferentes regiones. Podemos afirmar, en cambio, que los homininos que vivieron en el límite de los 3 a los 2 millones de años incrementaron el volumen de su cerebro. A partir de un cierto momento (aproximadamente hace 1,7 millones de años) el incremento fue exponencial. Y apostaría a que la conectividad también se incrementó en la misma medida, a juzgar por el aumento de la complejidad tecnológica.

04frutosecosAsí que comer una mayor cantidad de proteínas de origen animal parece que nos ha conducido a ser más inteligentes. Pero, ¡cuidado con tomar al pie de la letra esa conclusión! Antes de seguir, hemos de recordar que no todas esas proteínas procedían de la carne de pequeños, medianos o grandes mamíferos. Para un buen desarrollo el cerebro necesita -entre otros nutrientes- ácidos grasos omega 3 y ácido docosahexaenoico (DHA), que pueden obtenerse de algunas plantas (frutos secos, por supuesto) así como de peces de agua dulce.

Abatir animales para el consumo no es sencillo. Bien lo saben los cazadores, aún provistos de armas sofisticadas. La mejora en la cooperación para la caza es totalmente necesaria si solo se cuenta con palos y piedras. Es por ello que conseguir carne de animales en campo abierto tuvo que desarrollarse mediante estrategias complejas, que requieren capacidades cognitivas más desarrolladas que las de un primate estrictamente vegetariano. Así que las conclusiones podrían ser: 1- comer carne “per se” no nos hizo más inteligentes; 2- conseguir carne (o pescado) en determinadas circunstancias nos llevó a diseñar estrategias de cooperación cada vez más complejas, que precisaron capacidades cognitivas más desarrolladas; 3- no nos olvidemos del papel de determinadas plantas en la construcción de un cerebro más grande y más complejo.

Picture 557

4 comentarios en “¡Imposible resistirse!

  1. No veo la inteligencia que dicen tener por las proteinas animales,
    la frase “mas inteligentes” aplicada al ser humano promedio, es un sarcasmo ofensivo.

    Reto al que se la haya antojado el trozo de carne, lo vea desde el punto de vista de la vaca.
    Si ese trozo de carne fuese de un ser humano, y mas especificamente de un ser querido, se les sigue antojando?
    Piensenlo cada vez que se van a llevar un “delicioso” bocado de cadaver de lo que antes fue un ser con sentimientos.

  2. El humano moderno en una evolución de industria, de urbanismo, y con dinero que puede cambiar por alimentos todo el año, indiferentemente de la estación en la que se encuentre, puede decidir si come carne o no.
    El humano autártico y autosuficiente, en la que su vida y supervivencia, dependen principalmente de los ciclos de la naturaleza, no.

    Hay muchas personas que deciden ser vegetarianos o veganos, por un tema de conciencia, otros de consciencia, pero cada vez me doy cuenta de que este “movimiento”, además de ser una moda, es también una trampa mortal para el
    ser humano.

    Algunos o muchos, sostienen que no comer animales es parte de una evolucion espiritual,pensamiento que siempre me ha llevado a la misma pregunta: Los indígenas de las diferentes partes del mundo, que cosechan, recolectan, cazan y pescan, ¿son inferiores? ¿son poco evolucionados espiritualmente?, ¿necesitan que vayamos con nuestra verdad vegetariano/ vegana, a culturizarles?
    Pienso que ellos agradecen sinceramente todo lo que la naturaleza les ofrece, su agradecimiento es sincero. No necesitan predicadores.

    Preguntémonos qué parte de esta corriente, filosofía, moda, a nivel mundial, es parte de una auténtica decisión propia o por el contrario es una manipulación perfectamente orquestada para eliminar al supremo animal que reina en nosotros.

  3. El problema es que los BBs, no piensan y todos los pediatras incorporan en la dieta, la carne magra, en los primeros meses de vida, y lo he hecho con mis hijos porque hay proteínas y componentes que son dificiles de reemplazar. Si un adulto lo decide y basa su dieta solamente en vegetales , cereales y frutas y se siente bien; esta bien y si decide su dieta de otra forma y se siente bien, tambien. Nadie nos puede imponer ni una cosa ni la otra porque depende de los organismos y además la cultura, zonas donde vive, actividades etc. Si me han dicho, y hasta médicos, que si se opta por dieta vegetariana o vegana, hay que cuidar todo el químico adicional que implica y a veces daña la salud. Como asi tambien hay carnes que pueden tener demasiadas hormonas y eso afecta la salud tambien. Lo que hace bien y alimenta a cada uno es importante, no las modas.

  4. Comparto lo expresado por Marimer y María.

    Somos omnívoros por naturaleza y podemos ser ( o no ) vegetarianos por elección, aunque esto es más una moda ( difícil de mantener fuera del mundo occidental ) que una condición natural.

    ¿Seres con sentimientos ? También sienten los tomates, las lechugas y el brócoli.

    Ser más o menos espiritual nada tiene que ver con lo que uno come.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *